Las au­to­no­mías bus­can di­ne­ro de­ba­jo de las pie­dras

Las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas han ba­ti­do ré­cords de en­deu­da­mien­to en 2011. Pa­ra 2012 tie­nen ven­ci­mien­tos im­por­tan­tes de deu­da y ofre­cen ti­pos de in­te­rés has­ta cua­tro ve­ces su­pe­rio­res a los que da el Es­ta­do.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MARÍA VALS

El Te­so­ro Pú­bli­co lo­gra­ba co­lo­car es­ta se­ma­na 5.044 mi­llo­nes de eu­ros en­tre in­ver­so­res na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, me­dian­te la ven­ta de le­tras a do­ce y 18 me­ses, por las que pa­ga un in­te­rés del 1,473% y 1,77%, res­pec­ti­va­men­te, que son las ci­fras más ba­jas des­de abril de 2010. La bue­na no­ti­cia, sin em­bar­go, con­tras­ta con las emi­sio­nes de deu­da au­to­nó­mi­ca, que pa­gan in­tere­ses mu­cho más ele­va­dos.

Dos ejem­plos. El pri­me­ro tie­ne fe­cha de 16 de mar­zo de es­te mis­mo año, día en el que la Jun­ta de An­da­lu­cía pu­so en cir­cu­la­ción una emi­sión de bo­nos a un año al 5% y otra a dos años al 5,50%. Los ti­pos, co­mo pue­de com­pro­bar­se, su­pe­ran am­plia­men­te los que ofre­ce el Es­ta­do con sus le­tras del Te­so­ro, pe­ro la ne­ce­si­dad aprie­ta. El se­gun­do ca­so ten­drá lu­gar en abril, mes en el que, si na­da se tuer­ce en­tre me­dias, la Ge­ne­ra­li­tat de Cataluña emi­ti­rá bo­nos a uno y dos años, con un ti­po de in­te­rés pre­vis­to del 4,25% y del 4,75%, res­pec­ti­va­men­te, tam­bién muy por en­ci­ma de los que otor­ga el Es­ta­do.

To­do es­to vie­ne de la ne­ce­si­dad de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas de fi­nan­ciar su deu­da pú­bli­ca, que, se­gún los úl­ti­mos da­tos del Ban­co de España, ha ba­ti­do ré­cords en 2011, ade­más de ha­cer fren­te a los ven­ci­mien­tos de los de­no­mi­na­dos bo­nos pa­trió­ti­cos, unos tí­tu­los que los go­bier­nos re­gio­na­les co­lo­can en­tre par­ti­cu­la­res (sin subas­ta) y cu­ya mo­da ini­ció Cataluña en 2010, cuan­do los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros co­men­za­ron a ne­gar­se a in­ver­tir en deu­da au­to­nó­mi­ca. So­lo en 2012 ven­cen más de 7.300 mi­llo­nes de eu­ros en bo­nos pa­trió­ti­cos.

Ti­pos y co­mi­sio­nes.

A la ca­be­za de es­tos ven­ci­mien­tos es­tá Cataluña, que tie­ne que de­vol­ver a los in­ver­so­res 4.877 mi­llo­nes de eu­ros de sus úl­ti­mas emi­sio­nes, en las que apli­có in­tere­ses del 4,25% y 4,75%, se­gún fue­ran a un año o a dos. Por or­den des­cen­den­te, le si­gue la Ge­ne­ra­li­tat de Va­len­cia, que se en­fren­ta al pa­go de 1.370 mi­llo­nes de eu­ros que fue­ron emi­ti­dos a ti­pos de in­te­rés muy pa­re­ci­dos a los de sus ve­ci­nos del nor­te: el 4,25% pa­ra un año y el 5% pa­ra dos. Ba­lea­res, Mur­cia y An­da­lu­cía se re­par­ten el res­to de los ven­ci­mien­tos, al­gu­nos de los cua­les se con­cen­tran en es­tos pri­me­ros me­ses del año.

Es­tas emi­sio­nes de bo­nos pa­trió­ti­cos han su­pues­to tam­bién una bue­na ve­ta de in­gre­sos pa­ra los ban­cos, que los co­lo­can en­tre los clien­tes y par­ti­cu­la­res. Al ti­po ofi­cial que pa­gan los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos a los in­ver­so­res hay que su­mar­le las ele­va­das co­mi­sio­nes que co­bran las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras por co­lo­car los tí­tu­los a tra­vés de sus re­des co­mer­cia­les. Aun­que en ca­si nin­gún ca­so se ha­cen pú­bli­cas, en el mer­ca­do se da por se­gu­ro que las co­mi­sio­nes más ha­bi­tua­les os­ci­lan en­tre el 2% y el 3% del im­por­te ven­di­do a los aho­rra­do­res.

Con el fin de evi­tar en lo po­si­ble es­te gas­to ex­tra, la Ge­ne­ra­li­tat de Cataluña ins­tau­ró el pa­sa­do fe­bre­ro (la úl­ti­ma se­ma­na, pa­ra ser más exac­tos) una nue­va mo­da­li­dad de es­te ti­po de bo­nos. Le en­car­gó a una so­la en­ti­dad fi­nan­cie­ra (en es­te ca­so, Ban­kia) que co­lo­ca­ra en­tre in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les una can­ti­dad mo­des­ta (141 mi­llo­nes de eu­ros), pe­ro con una ren­ta­bi­li­dad muy atrac­ti­va. Ofre­ció el 6% a un año, que es mu­cho más de lo que da cual­quier de­pó­si­to ban­ca­rio y es cua­tro ve­ces su­pe­rior a lo que da el Es­ta­do por sus le­tras. En es­te ca­so, Ban­kia di­jo que no se ha­bía que­da­do con nin­gún tí­tu­lo, que los ha­bía co­lo­ca­do todos en­tre gran­des in­ver­so­res, mien­tras que la Ge­ne­ra­li­tat se mos­tró sa­tis­fe­cha por­que, a pe­sar de que el ti­po de in­te­rés es más ele­va­do que el 4,25% que da por sus bo­nos pa­trió­ti­cos tra­di­cio­na­les, al tener me­nos co­mi­sio­nes le sa­le más ba­ra­to.

Y es que Cataluña y Va­len­cia, las que más emi­sio­nes de bo­nos pa­trió­ti­cos han rea­li­za­do, tie­nen en común otras dos co­sas: son las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas más en­deu­da­das (41.778 y 20.762 mi­llo­nes de eu­ros, res­pec­ti­va­men­te, a 31 de di­ciem­bre úl­ti­mo, se­gún da­tos del Ban­co de España) y tam­bién son las que peor ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia tie­nen otor­ga­da por las agencias de ra­ting. Am­bas tie­nen Baa3 ne­ga­ti­vo, va­rios es­ca­lo­nes por de­ba­jo de la que tie­ne el Es­ta­do pa­ra sus emi­sio­nes.

Pe­ro apar­te de la re­fi­nan­cia­ción de los bo­nos pa­trió­ti­cos, las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas tie­nen que ha­cer fren­te tam­bién a los ven­ci­mien­tos ha­bi­tua­les de su deu­da pú­bli­ca nor­mal. To­das las que han in­cum­pli­do los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit (so­lo Ma­drid se sal­va) tie­nen prohi­bi­do asu­mir deu­da nue­va, sal­vo acuer­do ex­pre­so del Consejo de Mi­nis­tros. Es de­cir, que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.