VÍC­TI­MA DEL ÉXI­TO

Tiempo - - MUNDO -

Ma­ri­ne Le Pen (a la de­re­cha) se pre­sen­ta por pri­me­ra vez a las pre­si­den­cia­les fran­ce­sas, en las que su pa­dre ha si­do un in­có­mo­do pro­ta­go­nis­ta pa­ra mu­chos des­de fi­na­les de los ochen­ta. En los úl­ti­mos me­ses se ha es­tan­ca­do en la hor­qui­lla del 16%-18% en in­ten­ción de vo­to, de­ma­sia­do le­jos de Sar­kozy y Ho­llan­de pa­ra as­pi­rar a una se­gun­da vuel­ta. Mien­tras que el fun­da­dor del Fren­te Na­cio­nal se de­cla­ra­ba “na­cio­na­lis­ta li­be­ral”, su hi­ja de­fien­de pos­tu­la­dos de la iz­quier­da co­mo la ju­bi­la­ción a los 60 años, las 35 ho­ras se­ma­na­les o el au­men­to del suel­do de los fun­cio­na­rios. Ella se de­cla­ra una “pa­trio­ta so­cial” en la cam­pa­ña pa­ra di­fe­ren­ciar­se de su pa­dre y, so­bre to­do, pa­ra evi­tar com­pa­ra­cio­nes odio­sas con el tér­mino na­cio­nal­so­cia­lis­ta de la Ale­ma­nia na­zi. Hay más de tres mi­llo­nes de fran­ce­ses que votan al FN, aun­que Ma­ri­ne Le Pen es víc­ti­ma de su pro­pio éxi­to: ca­da vez más se la ve co­mo una can­di­da­ta con­ven­cio­nal, in­te­gra­da en el sis­te­ma que su pa­dre tan­to cri­ti­có. Su pri­me­ra me­di­da en ca­so de lle­gar al Elí­seo se­ría la crea­ción del Mi­nis­te­rio de la So­be­ra­nía, pa­ra sa­car a Fran­cia del euro en el pla­zo de “seis u ocho me­ses” y re­cu­pe­rar el fran­co. Su mo­men­to po­lí­ti­co pue­de lle­gar en 2017, ad­vier­ten los ana­lis­tas.

La Fran­cia que ma­dru­ga.

El can­di­da­to a la re­lec­ción man­tie­ne in­tac­to su tem­pe­ra­men­to agre­si­vo de abogado de pro­vin­cias y alér­gi­co al gre­mio de los enar­cas, la cas­ta de fun­cio­na­rios que sa­len de la Es­cue­la Na­cio­nal de la Ad­mi­nis­tra­ción (ENA) y que aca­ban co­pan­do los prin­ci­pa­les pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca en Fran­cia. Sar­kozy de­fien­de que du­ran­te su man­da­to no ha ha­bi­do “re­vuel­tas so­cia­les” co­mo con Chi­rac y ape­la­rá de nue­vo, 10% el im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio a las for­tu­nas más al­tas. Se­gún su mi­nis­tra de Pre­su­pues­to y mano de­re­cha den­tro del Go­bierno, Va­lé­rie Pé­cres­se, el pre­si­den­te pre­ten­de re­du­cir el dé­fi­cit al 4,5% en 2012 (en 2011 ron­da­rá el 5,3%, cua­tro dé­ci­mas me­nos de lo pre­vis­to ini­cial­men­te) y ba­jar el gas­to pú­bli­co al 52% du­ran­te el pró­xi­mo quin­que­nio con “re­ce­tas de aus­te­ri­dad” que su­ma­rán 40.000 mi­llo­nes de eu­ros. An­te la re­cu­rren­te com­pa­ra­ción con Ale­ma­nia y su ri­gor pre­su­pues­ta­rio, Pé­cres­se sub­ra­ya que si Pa­rís se ha ale­ja­do has­ta aho­ra de la doc­tri­na ale­ma­na ha si­do “pa­ra no afec­tar el cre­ci­mien­to [en 2011 del 0,4%] y que los fran­ce­ses no su­fran co­mo en otros paí­ses”, en alu­sión a España. co­mo ya hi­zo en 2007, a la Fran­cia que ma­dru­ga y ti­ra del ca­rro de la economía a ba­se de es­fuer­zo, aun­que ha con­ver­ti­do es­tas elec­cio­nes en un ple­bis­ci­to, al anun­ciar que aban­do­na­rá la po­lí­ti­ca en ca­so de de­rro­ta.

El ba­lan­ce de sus cin­co años de Go­bierno es po­bre pa­ra la ma­yo­ría de los fran­ce­ses, a los que les cues­ta enu­me­rar una lis­ta de lo­gros. Sus pri­me­ros me­ses en el Elí­seo se per­die­ron en el tor­men­to­so di­vor­cio con Ce­ci­lia Ci­ga­ñer y el pos­te­rior ro­man­ce y en­la­ce se­cre­to con la can­tan­te Car­la Bru­ni. Cuan­do la cri­sis em­pe­zó a ex­ten­der­se co­mo una pla­ga en 2008, Sar­kozy tuvo que adap­tar­se a la nue­va reali­dad co­mo la ma­yo­ría de los man­da­ta­rios eu­ro­peos y em­pe­zó a per­der po­pu­la­ri­dad (ver grá­fi­co).

De es­te po­lí­ti­co de ori­gen hún­ga­ro se des­ta­ca su de­ter­mi­na­ción pa­ra apro­bar la re­for­ma de la uni­ver­si­dad, que pu­so fin a la au­to­no­mía del pro­fe­so­ra­do con­se­gui­da tras las re­vuel­tas del 68, su apues­ta por la di­ver­si­dad y la pro­mo­ción de las mu­je­res en los ale­da­ños del po­der (el ejem­plo es la ex­mi­nis­tra Ra­chi­da Da­ti), así co­mo el es­ta­tu­to de los em­pren­de­do­res, del que se han be­ne­fi­cia­do un mi­llón de fran­ce­ses, y la re­duc­ción del nú­me­ro de fun­cio­na­rios de la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral (37.000 me­nos al amor­ti­zar la mi­tad de las ju­bi­la­cio­nes anua­les, aun­que ha au­men­ta­do la con­tra­ta­ción en las co­lec­ti­vi­da­des lo­ca­les).

La re­for­ma de las pen­sio­nes.

De to­das sus me­di­das, la más con­tes­ta­da en la ca­lle ha si­do la re­for­ma de las pen­sio­nes, con la que se ha pues­to fin a la ju­bi­la­ción a los 60 años, una con­quis­ta so­cial de los tiem­pos de Mit­te­rrand. Di­cha re­for­ma ha ele­va­do de 60 a 62 años la edad mí­ni­ma de ju­bi­la­ción y de 65 a 67 años la edad pa­ra co­brar una pen­sión com­ple­ta. Ade­más, ha au­men­ta­do de 40,5 a 41,3 los años de con­tri­bu­ción pa­ra ob­te­ner una ju­bi­la­ción al 100%.

Ho­llan­de se ha com­pro­me­ti­do a per­mi­tir que aque­llos fran­ce­ses de 60 años que ha­yan co­ti­za­do la to­ta­li­dad de sus anua­li­da­des pue­dan ac­ce­der a la ju­bi­la­ción com­ple­ta sin es­pe­rar a los 62 años, y la pro­pia can­di­da­ta de la ul­tra­de­re­cha,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.