En­tre la bar­ba­rie y el ab­sur­do

La re­ti­ra­da de Af­ga­nis­tán anun­cia­da por Oba­ma, cons­cien­te de que no pue­de ganar la gue­rra, ha en­va­len­to­na­do a los ta­li­ba­nes y des­mo­ra­li­za­do a las tro­pas de la coa­li­ción.

Tiempo - - MUNDO -

Al ca­bo de diez años de com­ba­tes, la gue­rra de Af­ga­nis­tán es un dra­má­ti­co y ab­sur­do ba­rri­zal cu­ya úni­ca sa­li­da pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos es en­con­trar el mo­do de en­mas­ca­rar la de­rro­ta y la re­ti­ra­da. La opi­nión pú­bli­ca nor­te­ame­ri­ca­na la re­cha­za en más del 70% y la de los otros paí­ses com­pro­me­ti­dos en un por­cen­ta­je mu­cho ma­yor. Los sol­da­dos que lu­chan en el fren­te creen que su com­ba­te ca­re­ce de sen­ti­do y no ven cau­sas que lo jus­ti­fi­quen. Los af­ga­nos a quie­nes pre­ten­dían li­be­rar, in­clu­so los que re­sis­tían a los ta­li­ba­nes, les con­si­de­ran in­va­so­res y Ba­rack Oba­ma pien­sa, y a ve­ces lo di­ce, que el pre­si­den­te Ha­mid Kar­zai no es un ti­po fia­ble, que en­ca­be­za un Go­bierno de co­rrup­tos, que ga­nó unas elec­cio­nes frau­du­len­ta­men­te y que la ma­yo­ría de sus com­pa­trio­tas le mi­ran con des­pre­cio y sin en­tu­sias­mo. Por su par­te, Kar­zai ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que la pre­sen­cia de los es­ta­dou­ni­den­ses y sus acom­pa­ñan­tes le per­ju­di­ca y por eso ha pe­di­do que se re­ti­ren a sus cuar­te­les.

A lo lar­go de una dé­ca­da de gue­rra, los epi­so­dios trá­gi­cos han si­do in­con­ta­bles, se han pro­du­ci­do bom­bar­deos de la po­bla­ción ci­vil, ma­tan­zas de ni­ños y ac­cio­nes muy vi­si­bles y fil­ma­das con­tra los de­re­chos hu­ma­nos. La úl­ti­ma olea­da de furia con­tra los nor­te­ame­ri­ca­nos se es­tá vi­vien­do por dos he­chos muy con­cre­tos: ha­ce un mes cin­co sol­da­dos que­ma­ron ejem­pla­res del Co­rán en la ba­se mi­li­tar de Ba­gram, cer­ca de Ka­bul. Los af­ga­nos que tra­ba­jan en la ba­se los de­nun­cia­ron. La có­le­ra se ex­ten­dió por to­do el país y Oba­ma pi­dió dis­cul­pas que no fue­ron acep­ta­das. Pa­ra los af­ga­nos el Co­rán no so­lo es un li­bro sa­gra­do, sino que es la mis­ma pa­la­bra de Dios. Los mi­li­ta­res im­pli­ca­dos sos­tie­nen que eran li­bros que es­ta­ban en­tre la ba­su­ra y los que­ma­ron sin sa­ber de qué se tra­ta­ba. Es­tas ra­zo­nes no apla­can a los cre­yen­tes y las ma­ni­fes­ta­cio­nes han de­ri­va­do en muer­tes. En es­te pai­sa­je apa­re­ció el sar­gen­to Ro­bert Ba­les, ve­te­rano y va­lo­ra­do com­ba­tien­te de la gue­rra de Irak, un buen chi­co de Ohio, pe­ro que di­vi­de al mun­do en dos par­tes, los es­ta­dou­ni­den­ses y los ma­los. So­ña­ba con ser un hé­roe, pe­ro una alu­ci­na­ción vio­len­ta le lle­vó a aban­do­nar su ba­se si­tua­da en la pro­vin­cia de Panj­wai cer­ca de la ciu­dad sa­gra­da de Kan­dahar y se lio a ti­ros con­tra to­do el que se mo­vía. Ma­tó a 15 per­so­nas, nue­ve de ellas, ni­ños.

Có­le­ra so­bre có­le­ra. El cla­mor por la re­ti­ra­da de los nor­te­ame­ri­ca­nos es uná­ni­me. Ha ha­bi­do de­ma­sia­dos muer­tos. Mu­chos mi­les. La ma­yo­ría los han pues­to los af­ga­nos, unos 20.000, aun­que las ci­fras son po­co fia­bles, ya que los ta­li­ba­nes no sue­len dar el nú­me­ro de las ba­jas pro­pias, se li­mi­tan a en­te­rrar a sus muer­tos y ven­gar­les. La coa­li­ción ha te­ni­do que re­pa­triar más de 2.600 ca­dá­ve­res, de los cua­les 1.600 eran es­ta­dou­ni­den­ses; ca­si 500, in­gle­ses; y no­so­tros he­mos en­te­rra­do a 96, con­tan­do los 62 del ac­ci­den­te de Tur­quía. De­ma­sia­dos.

Có­mo em­pe­zó to­do.

Pa­ra com­pren­der la si­tua­ción ac­tual te­ne­mos que re­bo­bi­nar, aun­que so­lo sea te­le­grá­fi­ca­men­te, los acon­te­ci­mien­tos. El 11 sep­tiem­bre de 2001 mi­li­tan­tes de Al Qae­da pul­ve­ri­zan con dos avio­nes las To­rres Ge­me­las de Nue­va York en el más es­pec­ta­cu­lar y san­grien­to aten­ta­do te­rro­ris­ta de la his­to­ria. Ca­si 3.000 muer­tos y el do­ble de he­ri­dos. Es­ta­dos Uni­dos, en es­ta­do de shock, con­tó con la so­li­da­ri­dad mun­dial. Se iden­ti­fi­có el ni­do de los ase­si­nos: es­ta­ba en Ka­bul y lo di­ri­gía un vie­jo co­no­ci­do de la CIA, Osa­ma Bin La­den, que ha­bía for­ma­do Al Qae­da. El ré­gi­men de los ta­li­ba­nes, li­de­ra­do por el mu­lá Omar, lo sos­te­nía y lo co­bi­ja­ba. El es­ta­do de áni­mo pro­vo- ca­do por una agre­sión de ta­les di­men­sio­nes pe­día ven­gan­za y Bush la mon­tó con el vis­to bueno de la ONU (lo de Irak fue di­fe­ren­te). El guion te­nía más car­ga de li­ris­mo que de rea­lis­mo prác­ti­co. Las de­cla­ra­cio­nes de los po­lí­ti­cos de en­ton­ces, em­pe­zan­do por Bush, afir­ma­ban que to­do iba a ser muy sen­ci­llo. Al en­trar en Ka­bul des­pués de de­rro­car con la vio­len­cia que fue­ra ne­ce­sa­ria el ré­gi­men de los ta­li­ba­nes y apre­sar a Bin La­den, vi­vo o muer­to, los af­ga­nos les re­ci­bi­rían co­mo li­be­ra­do­res. Co­mo sol­da­dos de la li­ber­tad. Las mu­je­res se qui­ta­rían en­tu­sias­ma­das el opre­si­vo bur­ka y se es­ta­ble­ce­ría una de­mo­cra­cia plu­ral. El pue­blo es­tá can­sa­do de los ta­li­ba­nes por su fa­na­tis­mo in­to­le­ran­te y cri­mi­nal, de­cían. Las co­sas no fue­ron así.

Af­ga­nis­tán tie­ne una lar­ga his­to­ria de lu­chas pa­ra man­te­ner su in­de­pen­den­cia. La pe­núl­ti­ma de sus gue­rras fue con­tra el to­do­po­de­ro­so co­mu­nis­mo so­vié­ti­co,

Hos­ti­li­dad. Pro­tes­ta en Ba­gram por la que­ma de ejem­pla­res del Co­rán por par­te de sol­da­dos de EEUU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.