El sue­ño pos­ter­ga­do de Yous­sou N’dour

El can­tan­te se­ne­ga­lés no ha po­di­do con­cu­rrir a las pre­si­den­cia­les de su país al no re­unir, su­pues­ta­men­te, las fir­mas ne­ce­sa­rias. Mien­tras aguar­da pró­xi­mas con­vo­ca­to­rias, apo­ya al can­di­da­to opo­si­tor en su in­ten­to de tum­bar a Wa­de.

Tiempo - - MUNDO - POR CA­RO­LI­NA VALDEHÍTA (Da­kar, Se­ne­gal)

se­ne­gal ce­le­bra su se­gun­da vuel­ta elec­to­ral el do­min­go 25 de mar­zo. Des­pués de unas se­ma­nas de caos e ines­ta­bi­li­dad pre­vios a la pri­me­ra fase de los co­mi­cios, en las que la muer­te de diez per­so­nas hi­zo sal­tar la alar­ma in­ter­na­cio­nal, se man­tie­ne la cal­ma. En es­ta nue­va ci­ta con las ur­nas se ve­rán las ca­ras el pre­si­den­te sa­lien­te, Ab­dou­la­ye Wa­de, líder del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co Se­ne­ga­lés (PDS), y su ex pri­mer mi­nis­tro Macky Sall. Mien­tras que la opo­si­ción y el cé­le­bre N’dour se han vol­ca­do con Sall –a quien ya lla­man pre­si­den­te- el ca­si no­na­ge­na­rio Wa­de ve có­mo sus días en el pa­la­cio pre­si­den­cial lle­gan a su fi­nal. Se­ne­gal es­tá en un mo­men­to his­tó­ri­co y ha da­do una lec­ción de trans­pa­ren­cia y de­mo­cra­cia en la pri­me­ra ci­ta elec­to­ral. ¿Es­tá or­gu­llo­so de su pue­blo? Por su­pues­to, es­toy muy sa­tis­fe­cho de la par­ti­ci­pa­ción ma­si­va y de que to­do ha­ya trans­cu­rri­do bien. Ab­dou­la­ye Wa­de so­lo ha con­se­gui­do un 34% de los vo­tos, lo que quie­re de­cir que más del 65% de los elec­to­res no quie­ren su con­ti­nui­dad. Si hoy tu­vié­ra­mos pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, Wa­de de­be­ría com­pren­der que no me­re­ce la pe­na es­ta se­gun­da vuel­ta, por­que es­tá a un pa­so de la sa­li­da. Es­toy con­ten­to tam­bién por el com­pro­mi­so de todos los lí­de­res ha­cia Macky Sall pa­ra ha­cer po­si­ble el cam­bio po­lí­ti­co, pe­ro más aún por­que el pue­blo se­ne­ga­lés ha mos­tra­do que él es el úni­co consejo constitucional. Wa­de opta a un ter­cer man­da­to am­bi­guo y no con­tem­pla­do por la le­gis­la­ción, mien­tras que su can­di­da­tu­ra fue in­va­li­da­da. ¿Con qué pre­tex­to? El Consejo Constitucional hi­zo lo que qui­so y la úni­ca ex­pli­ca­ción que dio fue que su­pues­ta­men­te no ha­bía­mos al­can­za­do el nú­me­ro de fir­mas ne­ce­sa­rias pa­ra que mi can­di­da­tu­ra fue­se efec­ti­va cuan­do, en reali­dad, ha­bía­mos en­tre­ga­do bas­tan­tes más de las que se re­que­rían. ¿Cuál cree que ha si­do el ma­yor error que ha co­me­ti­do el man­da­ta­rio? Wa­de ha he­cho co­sas bue­nas por el país, pe­ro du­ran­te el úl­ti­mo año ha for­za­do las co­sas pa­ra pre­sen­tar­se a un ter­cer man­da­to cuan­do no po­día ha­cer­lo. Lo que no en­tien­do es por qué al­guien que ha es­ta­do 25 años en la opo­si­ción, que ha apor­ta­do tan­tas co­sas a la de­mo­cra­cia se­ne­ga­le­sa y que ha go­ber­na­do du­ran­te 12 años ha for­za­do tan­to las co­sas pa­ra no aban­do­nar el po­der. Creo que aho­ra de­be li­diar con to­da la res­pon­sa­bi­li­dad del caos ins­ti­tu­cio­nal, so­cial y eco­nó­mi­co ge­ne­ra­do en el país. A us­ted se le ha cri­ti­ca­do por pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial sin tener for­ma­ción po­lí­ti­ca. ¿Pien­sa con­ti­nuar con es­tas as­pi­ra­cio­nes? Sí, sí, pien­so se­guir mar­can­do mi agen­da den­tro del cam­po de la po­lí­ti­ca. Pe­ro no he lle­ga­do has­ta aquí por una ne­ce­si­dad per­so­nal, sino pa­ra alen­tar y ha­cer pro­mo­ción de la ciu­da­da­nía. ¿Qué pa­pel co­mo re­fe­ren­te de opi­nión jue­ga us­ted den­tro y fue­ra de las fron­te­ras de Se­ne­gal? Es verdad que mi fa­ma me per­mi­te trans­mi­tir lo que pa­sa en Se­ne­gal den­tro y fue­ra de él, bá­si­ca­men­te por­que es­toy muy com­pro­me­ti­do con la si­tua­ción po­lí­ti­ca y so­cial. Co­noz­co muy bien mi país y todos sa­ben que siem­pre soy ho­nes­to y di­go la verdad so­bre lo que ocu­rre en el te­rreno po­lí­ti­co. Se­ne­gal tie­ne una ima­gen de país de­mo­crá­ti­co, pe­ro hay que mos­trar al mun­do en­te­ro que el clan Wa­de no es­tá res­pe­tan­do las re­glas. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal tie­ne que tener ac­ce­so a vi­sio­nes creí­bles so­bre lo que es­tá pa­san­do, so­bre to­do por­que Wa­de ha da­ña­do nues­tra ima­gen in­ter­na­cio­nal y aho­ra es­ta­mos en el pun­to de mi­ra. Creo que gra­cias a mi po­si­ción de no­to­rie­dad for­mo par­te de ese gru­po de per­so­nas que ha­blan en nom­bre del país y de la gen­te. Aun­que to­do apun­ta a que Sall se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te, Wa­de se ha vis­to acom­pa­ña­do de acu­sa­cio­nes de frau­de du­ran­te to­da la cam­pa­ña. ¿Te­me que va­yan a lle­var­se a ca­bo aho­ra? Sí, Wa­de nun­ca ce­sa­rá en su em­pe­ño de con­fis­car vo­tos, aun­que es ma­te­má­ti­ca­men­te im­po­si­ble que ga­ne. En mi opi­nión, la ma­yor par­te de la gen­te vo­ta­rá a Sall, no so­lo por­que es la es­pe­ran­za pa­ra el pue­blo, sino por­que todos los ex­can­di­da­tos han he­cho un lla­ma­mien­to a su elec­to­ra­do, lo que otor­ga a Sall un apo­yo del 60%. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ha he­cho un lla­ma­mien­to pa­ra que se ce­le­bren unas elec­cio­nes li­bres y trans­pa­ren­tes en las que todos sa­be­mos lo que va a pa­sar. Por eso, si Wa­de no acep­ta su sa­li­da del po­der, ten­drá que asu­mir to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de lo que ocu­rra, por­que la gran ma­yo­ría del pue­blo no lo acep­ta­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.