Re­tra­to de ci­neas­ta mar­ciano con ov­ni al fon­do

Tiempo - - CULTURA - AN­TO­NIO DÍAZ

Si pi­dié­ra­mos a Na­cho Vi­ga­lon­do (Ca­be­zón de la sal, 1977) que se pre­sen­ta­se a los lec­to­res, pro­ba­ble­men­te uti­li­za­ría la mis­ma fór­mu­la au­to­pa­ró­di­ca a la que re­cu­rrió ha­ce unos me­ses al apa­dri­nar el pres­treno en Ma­drid de la pe­lí­cu­la cu­ba­na Juan de los muer­tos: “Pro­ta­go­ni­cé un anun­cio de ga­fas mon­ta­do en un burro, com­pu­se la can­ción Me hue­le el pi­to a ca­ne­la y he desata­do una po­lé­mi­ca en Twit­ter por un chis­te so­bre el Ho­lo­caus­to. Ese es mi cu­rri­cu­lum, os pue­do dar una co­pia a la sa­li­da. En un post-it”. Y aun­que es­ta enu­me­ra­ción se ajus­ta ab­so­lu­ta­men­te a la reali­dad, con­for­ma­ría de él una ca­ri­ca­tu­ra su­per­fi­cial e in­jus­ta en la que se ob­via­rían otros hi­tos pro­fe­sio­na­les de ma­yor ca­la­do.

Di­rec­tor, guio­nis­ta, ac­tor y show­man, po­dría pre­su­mir de ha­ber­se pa­sea­do por la al­fom­bra ro­ja del teatro Ko­dak de Los Án­ge­les con mo­ti­vo de su no­mi­na­ción al Oscar por su cor­to 7:35 de la ma­ña­na en 2005, el mis­mo año que Ale­jan­dro Ame­ná­bar se lle­vó su es­ta­tui­lla por Mar aden­tro. O po­dría tam­bién jac­tar­se de que su de­but en el lar­go­me­tra­je, la pe­lí­cu­la de cien­cia-fic­ción Los cro­no­crí­me­nes (2007), aun­que fue­ra fría­men­te re­ci­bi­da en España, en Es­ta­dos Uni­dos va ca­mino de con­ver­tir­se en un fil­me de cul­to del que se pre­pa­ra un re­ma­ke. Es más: po­dría fan­fa­rro­near de que Ti­me­cri­mes (co­mo se ti­tu­ló allí su ópe­ra pri­ma) fue­ra ci­ta­da por los guio- nis­tas de Per­di­dos co­mo una in­fluen­cia pa­ra la rec­ta fi­nal de su se­rie por su ori­gi­nal ma­ne­ra de abor­dar las pa­ra­do­jas tem­po­ra­les. Na­da me­nos.

Cin­co años des­pués de aque­lla, es­te cán­ta­bro es­tre­na su se­gun­da pe­lí­cu­la, Ex­tra­te­rres­tre (23 de mar­zo), una co­me­dia cos­tum­bris­ta de cien­cia-fic­ción pre­ce­di­da de ova­cio­nes y bue­nas crí­ti­cas tras su pro­yec­ción en los fes­ti­va­les de To­ron­to, San Se­bas­tián, Sit­ges o Aus­tin, don­de el pro­ta­go­nis­ta, Ju­lián Vi­lla­grán, se al­zó con el premio del Ju­ra­do al me­jor ac­tor. Es­te in­tér­pre­te an­da­luz en­car­na a Ju­lio, un jo­ven es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría que ama­ne­ce un do­min­go en la ca­ma de Ju­lia (Mi­che­lle Jen­ner), una chi­ca a la que co­no­ció la no­che an­te­rior, aun­que nin­guno de los dos re­cuer­da exac­ta­men­te qué ha pa­sa­do en­tre ellos. Si la si­tua­ción no fue­ra lo su­fi­cien­te­men­te in­có­mo­da, el des­cu­bri­mien­to de un des­co­mu­nal pla­ti­llo vo­lan­te do­mi­nan­do el cie­lo de Ma­drid les obli­ga a per­ma­ne­cer jun­tos en el apar­ta­men­to. Y allí, po­co des­pués, re­ci­bi­rán la vi­si­ta de un ve­cino mo­les­to (Car­los Are­ces) y el ines­pe­ra­do re­torno del ex­cén­tri­co no­vio de Ju­lia (Raúl Ci­mas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.