El hu­mor de Hit­chens

Fue un pe­rio­dis­ta y un te­mi­ble po­le­mis­ta que se dis­tin­guía por la in­de­pen­den­cia de sus cri­te­rios.

Tiempo - - CULTURA VISIONES -

aca­bo de leer la au­to­bio­gra­fía de Ch­ris­top­her Hit­chens ( Hitch22, edi­to­rial De­ba­te), es­cri­ta po­co antes de mo­rir y re­cién pu­bli­ca­da en es­pa­ñol. Hit­chens fue un pe­rio­dis­ta y un te­mi­ble po­le­mis­ta, de só­li­da for­ma­ción in­te­lec­tual, cé­le­bre en el mun­do an­glo­sa­jón, que se dis­tin­guía por la in­de­pen­den­cia de sus cri­te­rios y por sus po­si­cio­na­mien­tos a me­nu­do im­pro­pios de un in­te­lec­tual su­pues­ta­men­te de iz­quier­das, co­mo por ejem­plo apo­yan­do re­suel­ta­men­te la gue­rra de las Mal­vi­nas y la in­va­sión de Irak, o ar­gu­men­tan­do con con­vic­ción con­tra el Es­ta­do de Is­rael (su ma­dre era ju­día), o su­mán­do­se a la re­pug­nan­te ca­ce­ría con­tra Bill Clin­ton con el li­bro Ni una men­ti­ra sin de­cir. Sus ar­gu­men­tos so­bre es­tos y otros te­mas, mu­chos de ellos re­la­cio­na­dos con los con­flic­tos de Oriente Me­dio, Pa­kis­tán, Af­ga­nis­tán y otros lu­ga­res trá­gi­cos adon­de via­jó re­pe­ti­da­men­te, ocu­pan bue­na par­te del tex­to del li­bro. Tam­bién era fa­mo­so Hit­chens por su mag­ní­fi­co sen­ti­do del hu­mor, ma­ni­fies­to ya en el tí­tu­lo de su au­to­bio­gra­fía, que alu­de a la fa­mo­sa no­ve­la an­ti­bé­li­ca Catch-22. Ha­ble­mos de su hu­mor: Hit­chens se ha­bía re­sig­na­do a ser al­cohó­li­co, pues sin la bo­te­lla no sa­bía es­cri­bir, y jus­ti­fi­ca­ba su vi­cio con la que qui­zá sea la más fa­mo­sa de sus agu­de­zas: “Be­bo pa­ra que los de­más sean más in­tere­san­tes”. Ocu­rren­cias pa­re­ci­das sal­pi­can to­do el li­bro. Al ge­ne­ral Vi­de­la le de­di­ca pá­gi­nas fe­ro­ces, sin du­da me­re­ci­das, co­mo es­ta des­crip­ción de su as­pec­to fí­si­co que es a la vez in­mi­se­ri­cor­de y exac­ta: “Da­ba la im­pre­sión de un cre­tino que imi­ta a un ce­pi­llo de dien­tes”. En cam­bio su ami­go el no­ve­lis­ta Ian Mc Ewan “era fla­co co­mo un pa­sa­ma­nos”. A ve­ces sus com­pa­ra­cio­nes eran de­li­ran­tes, co­mo cuan­do re­cuer­da el de­ba­te con un con­trin­can­te que pa­de­cía ha­li­to­sis: “Pa­ra en­ton­ces su alien­to es­ta­ba des­abro­chán­do­me la cor­ba­ta”. Et­cé­te­ra. Es­tos chis­pa­zos de in­ge- nio di­se­mi­na­dos por el tex­to lo ha­cen aún más ameno.

Qui­zá lo que ha­ya da­do más repu­tación a Hit­chens en­tre no­so­tros sea su ateís­mo mi­li­tan­te y com­ba­ti­vo, re­fle­ja­do en el li­bro Dios no es bueno, y que le lle­vó a sos­te­ner sen­dos de­ba­tes pú­bli­cos, an­te aba­rro­ta­dos au­di­to­rios, con el ex pri­mer mi­nis­tro Tony Blair, que tras de­jar el car­go se con­vir­tió pú­bli­ca­men­te al ca­to­li­cis­mo, y con el ar­zo­bis­po de Can­ter­bury, na­da me­nos. En el mun­do an­glo­sa­jón se pa­ga en­tra­da pa­ra asis­tir a pu­gi­la­tos in­te­lec­tua­les de es­te te­nor co­mo si fue­ra a asis­tir­se a un mag­ní­fi­co es­pec­tácu­lo (es verdad que eso de­no­ta una cu­rio­sa idea de lo que es “una ve­la­da di­ver­ti­da”, pe­ro otros in­cu­rren en ma­yo­res ex­tra­va­gan­cias, co­mo asis­tir a par­ti­dos de fút­bol, y con perfecta sen­sa­ción de nor­ma­li­dad). ¿Es ima­gi­na­ble, en España, un de­ba­te pú­bli­co so­bre la exis­ten­cia de Dios y la co­li­sión de la fe y la cien­cia, en­tre por ejem­plo Fer­nan­do Sa­va­ter, que es nues­tro in­te­lec­tual más (me­re­ci­da­men­te) pres­ti­gio­so, y el car­de­nal Rou­co Varela o al­gu­na otra emi­nen­cia re­li­gio­sa? Y el he­cho de que no sea ima­gi­na­ble ¿es se­ñal de nues­tra se­que­dad y ri­gi­dez y de­sin­te­rés in­te­lec­tual... o so­lo del acu­sa­do sen­ti­do tea­tral que tie­nen bri­tá­ni­cos y nor­te­ame­ri­ca­nos? ¡He aquí otra co­sa que no sé!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.