Van Van, los Ro­lling Sto­nes de Cu­ba

La ban­da más re­pre­sen­ta­ti­va de la sal­sa cu­ba­na pre­sen­ta La ma­qui­na­ria en Eu­ro­pa.

Tiempo - - CUL­TU­RA - JO­SÉ MA­NUEL GÓMEZ

van van lan­za nue­vo dis­co, La ma­qui­na­ria, y es­tán de gi­ra eu­ro­pea, que con­clui­rá en Ma­drid el pró­xi­mo 2 de abril y en Bar­ce­lo­na el día 5. Es la ban­da más po­pu­lar de Cu­ba, pa­ra mu­chos una ins­ti­tu­ción tan fia­ble co­mo los Ro­lling Sto­nes. Des­de ha­ce va­rias tem­po­ra­das es­tá di­ri­gi­da por Sa­muel For­mell, hi­jo del fun­da­dor, Juan For­mell, que se ha re­ti­ra­do de las ex­te­nuan­tes gi­ras. “Aho­ra es­tá bien de sa­lud, pe­ro tie­ne dia­be­tes y ha­ce­mos una gi­ra de un con­cier­to de una ciu­dad por día du­ran­te más de un mes -ex­pli­ca Sa­muel For­mell-. La gen­te se sor­pren­de de que al­guien tan jo­ven co­mo yo di­ri­ja una ban­da co­mo Van Van, pe­ro es que yo me crié con ellos. Yo te­nía 3 años cuan­do mi pa­pá fun­dó el gru­po y he vis­to to­dos los en­sa­yos, có­mo han na­ci­do las can­cio­nes”.

El re­le­vo se pro­du­jo ha­ce ca­si 20 años, en 1994, cuan­do Sa­muel sus­ti­tu­yó a Chan­gui­to, el per­cu­sio­nis­ta que hi­zo po­si­ble uno de los so­ni­dos más com­ple­jos y bai­la­bles del Ca­ri­be. “En reali­dad yo de­bu­té mu­cho an­tes –ex­pli­ca Sa­muel–. A los 15 años, en un en­sa­yo, to­qué San­dun­gue­ra, y cuan­do me es­cu­chó Chan­gui­to me di­jo que no sa­bía que ha­bía avan­za­do tan­to y du­ran­te el con­cier­to, cuan­do lle­gó el te­ma, me ce­dió las ba­que­tas. Mi pa­pá se emo­cio­nó”.

Van Van se bau­ti­za du­ran­te la campaña gu­ber­na­men­tal pa­ra la re­co­gi­da de azú­car de 1969, Juan For­mell in­tro­du­ce ele­men­tos del chan­güi y jue­ga con el funk y el soul nor­te­ame­ri­ca­nos. Pe­ro los te­cla­dos que lle­gan a Cu­ba son de la ór­bi­ta co­mu­nis­ta. “Los traían de Ale­ma­nia y eran muy ma­los, lue­go ya los con­se­guían en Ja­pón”. Co­sas del blo­queo, que desem­bo­ca en un dis­co de so­ni­dos ex­tra­va­gan­tes, el ele­pé Eso que an­da que es una de las pie­dras so­no­ras fun­da­cio­na­les so­bre las que cons­tru­ye Ru­bén Bla­des su se­gun­da re­vo­lu­ción sal­se­ra. Los Van Van han re­no­va­do los vo­ca­lis­tas (en la fo­to, Ab­del, Ye­ni­sel. Ro­ber­tón y, el nue­vo, Mandy) sin trai­cio­nar las esen­cias.

Aho­ra en Cu­ba triun­fa el reg­gae­tón con sus bai­les las­ci­vos. Al­go que no sor­pren­de ni a Van Van ni a su pú­bli­co, los pe­rreos de aho­ra pa­re­cen co­pia­dos de la ma­ne­ra de bai­lar de los ha­ba­ne­ros en la dis­co­te­ca Tro­pi­cal: “Pa­ra no­so­tros la me­jor ma­ne­ra de sa­ber có­mo es­tá la ban­da es to­car allí”. Obli­ga­dos a ofre­cer una ra­ción de bai­le en ca­da con­cier­to, en la or­ques­ta siem­pre ha ha­bi­do no­ve­da­des. Cuan­do lle­gó Sa­muel gra­ba­ron Me po­ne la ca­be­za ma­la, la res­pues­ta de Van Van a la ge­ne­ra­ción de la tim­ba (el mo­de­lo de sal­sa cu­ba­na de los años no­ven­ta ti­po Cha­ran­ga Ha­ba­ne­ra), que coin­ci­dió con la au­to­ri­za­ción del dó­lar pa­ra los cu­ba­nos y la eclo­sión de un ji­ne­te­ris­mo que mo­vía las ca­de­ras a ve­lo­ci­da­des su­per­só­ni­cas y que obli­gó a los tu­ris­tas a bai­lar con las ma­nos. Tras la vi­si­ta del Pa­pa, Fi­del man­dó pa­rar y aque­lla ge­ne­ra­ción de la tim­ba fue ol­vi­da­da. Que­dó Van Van co­mo la or­ques­ta in­dis­cu­ti­ble, la cró­ni­ca de la vi­da en una ca­lle de La Habana.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.