Pe­li­gro­sos he­re­de­ros

Tiempo - - CULTURA -

Mu­cha gen­te pa­de­ce la alar­man­te con­vic­ción de que un gran escritor, o mú­si­co, o pin­tor, era un ge­nio arre­ba­ta­do des­de que se le­van­ta­ba has­ta que se acos­ta­ba, y eso todos los días de su vi­da des­de que le sa­lie­ron los dien­tes. Así se ce­le­bran co­mo acon­te­ci­mien­tos tras­cen­den­ta­les, ca­pa­ces de cam­biar el eje de in­cli­na­ción de la Tie­rra, la apa­ri­ción de poe­mi­tas o pa­pe­les suel­tos que Cor­tá­zar no qui­so pu­bli­car en vi­da (y sus ra­zo­nes te­nía), una pá­gi­na de mú­si­ca ton­ta que Mo­zart ol­vi­dó en una po­sa­da o un di­bu­jín que hi­zo Leo­nar­do a los 7 años. No es el ca­so de Cla­ra­bo­ya, que tie­ne 400 pá­gi­nas y mu­cha am­bi­ción pe­ro cui­da­do. So­lo hay al­go más pe­li­gro­so que los mi­tó­ma­nos: los he­re­de­ros.

62

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.