La per­di­da ba­ta­lla de Ang­hia­ri

Leo­nar­do da Vin­ci tra­ba­ja en una pin­tu­ra mu­ral que le en­car­ga la Re­pú­bli­ca, y que se per­de­rá des­pués.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Leo­nar­do da Vin­ci si­gue ocu­pan­do por­ta­das, no hay per­so­na­je his­tó­ri­co que, co­mo él, re­sis­ta cin­co si­glos des­pués de su muer­te el pul­so me­diá­ti­co con prin­ce­sas pro­ble­má­ti­cas, en­tre­na­do­res de fút­bol o po­lí­ti­cos co­rrup­tos. Ha­ce po­co fue la pe­cu­liar apa­ri­ción –pues no es­ta­ba per­di­da- de la Gio­con­da del Pra­do. Aho­ra se tra­ta­ría de una ver­da­de­ra apa­ri­ción –su­po­nien­do que no se tra­te de un ti­mo-, la del gi­gan­tes­co fresco de la Ba­ta­lla de Ang­hia­ri, su­pues­ta­men­te ocul­to ba­jo otra pin­tu­ra en el Pa­laz­zo Vec­chio de Flo­ren­cia. El pre­sun­to ha­llaz­go que se anun­cia a bom­bo y pla­ti­llo vie­ne im­pul­sa­do por un po­lé­mi­co in­ge­nie­ro que apa­re­ce co­mo per­so­na­je en la no­ve­la El Có­di­go da Vin­ci, por la sen­sa­cio­na­lis­ta ca­de­na de televisión do­cu­men­tal Na­tio­nal Geo­grap­hic y por las ne­ce­si­da­des elec­to­ra­les del al­cal­de de Flo­ren­cia, que es pre­ci­sa­men­te el in­qui­lino del Pa­laz­zo Vec­chio.

Pe­ro de­trás del cir­co me­diá­ti­co hay un tro­zo de his­to­ria apa­sio­nan­te. El fresco de la Ba­ta­lla de Ang­hia­ri fue –pues no sa­be­mos si ha so­bre­vi­vi­do al­go- un ex­tra­or­di­na­rio tes­ti­go his­tó­ri­co de su tiem­po, la úni­ca obra po­lí­ti­ca de Leo- nardo, la más gran­de que ja­más em­pren­die­ra (5 me­tros de al­to por 17 de an­cho) y, des­de el pun­to de vis­ta artístico, una con­fron­ta­ción di­rec­ta con otro mons­truo, Mi­guel Án­gel, a quien se le en­car­gó otra pin­tu­ra fren­te por fren­te, pa­ra cons­ti­tuir lo que Ben­ve­nut­to Ce­lli­ni lla­mó “la es­cue­la del mun­do”.

Por la Re­pú­bli­ca.

Si­tué­mo­nos en el mo­men­to y el lu­gar de los he­chos, Flo­ren­cia en 1503. Una dé­ca­da atrás ha si­do ex­pul­sa­da de la ciu­dad la fa­mi­lia Me­di­ci, que, de­ma­sia­do ri­ca y de­ma­sia­do po­de­ro­sa, ha­bía su­plan­ta­do el ré­gi­men de re­pú­bli­ca aris­to­crá­ti­ca por un prin­ci­pa­do di­nás­ti­co. Los Me­di­ci vol­ve­rán al po­der otros diez años des­pués, pe­ro en ese mo­men­to Flo­ren­cia es de nue­vo una Re­pú­bli­ca, y en la ca­be­za de su ad­mi­nis­tra­ción, co­mo se­cre­ta­rio y can­ci­ller, hay un tal Nic­co­lò Ma­quia­ve­lo, el ar­que­ti­po de maes­tro de po­lí­ti­ca.

El mo­men­to pa­re­ce bueno por la des­apa­ri­ción de es­ce­na de dos personajes des­pó­ti­cos y co­rrom­pi­dos que Ma­quia­ve­lo con­si­de­ra ame­na­zas pa­ra la Re­pú­bli­ca: ha fa­lle­ci­do el Pa­pa Bor­ja, Ale­jan­dro VI, y su hi­jo Cé­sar Bor­gia pier­de el po­der y ter­mi­na pri­sio­ne­ro de Fer­nan­do el Ca­tó­li­co. No sa­be­mos qué par­te tie­ne exac­ta­men­te el se­cre­ta­rio en la idea de re­fle­jar las glo­rias re­pu­bli­ca­nas en las pa­re­des de la se­de del Go­bierno, el en­car­go a Leo­nar­do se lo ha­ce ofi­cial­men­te el gon­fa­lo­nie­ro (pre­si­den­te del Go­bierno), pe­ro el con­tra­to lo fir­ma Ma­quia­ve­lo.

El pa­tri­cia­do flo­ren­tino siem­pre se ha dis­tin­gui­do por su me­ce­naz­go, y aho­ra quie­re mos­trar que la Re­pú­bli­ca su­pera a un dés­po­ta co­mo Lorenzo el Mag­ní­fi­co en pa­tro­ci­nar las ar­tes. De­ci­de en­car­gar al­go que asom­bre al mun­do pa­ra adorno de la Gran Sa­la del Consejo, de mo­do que po­ne a tra­ba­jar ca­ra a ca­ra a dos ge­nios re­co­no­ci­dos ya en su épo­ca, dos gran­des egos ce­lo­sos, Leo­nar­do y Mi­guel Án­gel, pa­ra que se pi­quen y com­pi­tan en­tre sí en “la es­cue­la del mun­do”.

El vie­jo maes­tro Leo­nar­do de­be pin­tar una ba­ta­lla del Quat­tro­cen­to, el jo­ven y pu­jan­te Mi­guel Án­gel otra aún más an­ti­gua, del Tre­cen­to. Y comienza la crea­ción de dos obras tan ma­ra­vi­llo­sas que, aun ha­bien­do des­apa­re­ci­do, no te­nien­do de ellas más que co­pias y los tes­ti­mo­nios asom­bra­dos de los hom­bres de su épo­ca, han des­lum­bra­do du­ran­te cin­co si­glos to­das las sen­si­bi­li­da­des.

Leo­nar­do si­gue el mé­to­do de los ar­tis­tas del Re­na­ci­mien­to, la ins­pi­ra­ción en el ar­te clá­si­co –lo que im­pli­ca­ba po­seer un cau­dal de eru­di­ción so­bre las culturas grie­ga y ro­ma­na-. Se ba­sa en una ge­ma an­ti­gua de la co­lec­ción de los Me­di­ci, la Caí­da de Fae­tón, que tie­ne en­ta­lla­das unas fi­gu­ras re­tor­ci­das en in­ve­ro­sí­mi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.