La otra ba­ta­lla

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Si Leo­nar­do pin­ta una agó­ni­ca re­pre­sen­ta­ción de la gue­rra, Mi­guel Án­gel apro­ve­cha el en­car­go pa­ra ha­cer una es­ce­na lle­na de des­nu­dos mas­cu­li­nos. En la ba­ta­lla de Cas­ci­na los flo­ren­ti­nos, tor­tu­ra­dos por el ca­lor, de­ci­die­ron dar­se un ba­ño en el río. Allí se hol­ga­ban cuan­do lle­gó avi­so de que el ejér­ci­to de Pi­sa se acer­ca­ba, y hu­bie­ron de ves­tir­se rá­pi­da­men­te pa­ra la lu­cha. Así, fren­te a la es­ce­na de có­le­ra y vio­len­cia del mu­ral de Leo­nar­do, Mi­guel Án­gel apues­ta por la sen­sua­li­dad de los cuer­pos atlé­ti­cos. Cuan­do ve esa ori­gi­nal ver­sión de una ba­ta­lla, Leo­nar­do tuer­ce el ges­to. Pe­se a ser ho­mó­fi­lo, apa­ren­ta que no le gus­tan los des­nu­dos mas­cu­li­nos, esos cuer­pos muscu­losos co­mo “sa­cos de nue­ces y ma­no­jos de rá­ba­nos”, di­ce con len­gua de ha­cha. En reali­dad los des­nu­dos de Mi­guel Án­gel le fas­ci­nan has­ta el pun­to de que los co­pia­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.