Her­ma­nos de ci­ne

Les pi­có el gu­sa­ni­llo de la in­ter­pre­ta­ción, aun­que con de­sigual re­sul­ta­do. Son ac­to­res que for­man par­te de fa­mi­lias de pe­lí­cu­la.

Tiempo - - SOCIEDAD - MA­CU LLO­REN­TE

Com­par­ten in­fan­cia, pa­dres y has­ta el mis­mo ta­len­to. En el mun­do del ci­ne hay mu­chos her­ma­nos que se han de­di­ca­do a lo mis­mo, ac­to­res y ac­tri­ces que han per­se­gui­do el mis­mo sue­ño y per­te­ne­cen a im­por­tan­tes di­nas­tías del ce­lu­loi­de. Pe­né­lo­pe y Mónica Cruz son las her­ma­ní­si­mas por ex­ce­len­cia del ci­ne his­pano, ca­si co­mo dos go­tas de agua. Pe se ha he­cho más fa­mo­sa que su her­ma­na Mónica tra­ba­jan­do con di­rec­to­res de la ta­lla de Woody Allen o Pe­dro Al­mo­dó­var. La me­nor de los Cruz es muy co­no­ci­da en nues­tro país, aun­que en cuan­to a ta­len­to y éxi­to pro­fe­sio­nal mu­cho tie­nen que cam­biar las co­sas pa­ra que igua­le o se apro­xi­me a su her­ma­na. Con gran per­se­ve­ran­cia Mónica in­ten­ta ha­cer­se un hue­co en la me­ca del ci­ne gra­cias al am­pa­ro de su fa­mo­so ape­lli­do. De mo­men­to, ya cuenta en su cu­rrícu­lo con la par­ti­ci­pa­ción en Pi­ra­tas del Ca­ri­be 4, don­de com­par­tió per­so­na­je con Pe­né­lo­pe. Mónica hi­zo de do­ble de Pe al ser el em­ba­ra­zo de es­ta más que evi­den­te. De al­go le tie­ne que ser­vir el pa­re­ci­do. Aun­que eso sí, tan so­lo fue una sim­bó­li­ca in­cur­sión en el uni­ver­so holly­woo­dien­se que por aho­ra no ha da­do más fru­tos.

Ape­lli­dos re­le­van­tes.

No es a la úni­ca a la que Pe­né­lo­pe echa una mano: más co­no­ci­do por su re­la­ción ya aca­ba­da con Eva Lon­go­ria, el pe­que­ño de la fa­mi­lia, Eduardo, tam­bién se ha pro­pues­to ha­cer­se un hue­co en el di­fí­cil y com­pli­ca­do mun­do del ar­tis­teo. El com­po­si­tor y can­tan­te tie­ne cla­ro que pa­ra es­to no hay na­da me­jor que tener una bue­na ma­dri­na, y quien me­jor que Pe­né­lo­pe, que tam­bién con­si­guió co­lo­car sus can­cio­nes en la ban­da so­no­ra de la mis­ma pe­lí­cu­la. Di­cen que fue tal el em­pe­ño de la ac­triz en tra­ba­jar en fa­mi­lia que in­clu­so pro­pu­so re­ba­jar­se el suel­do pa­ra que Eduardo fue­ra el au­tor de la mú­si­ca.

Y con­ti­nuan­do con los Cruz-bar­dem, Ja­vier, el ma­ri­do de Pe, tam­bién for­ma par­te de una fa­mo­sa di­nas­tía ci­ne­ma­to­grá­fi­ca que li­de­ra la ma­triar­ca, Pi­lar. Aun­que Car­los Bar­dem no go­za de la fa­ma y el re­co­no­ci­mien­to de su os­ca­ri­za­do her­mano, tam­bién tie­ne su hue­co en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción, siem­pre con la res­pon­sa­bi­li­dad de lle­var uno de los ape­lli­dos más re­le­van­tes del ci­ne na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Era co­sa de fa­mi­lia que Ja­vier y Car­los se de­di­ca­ran al ci­ne, pe­ro no es so­lo en es­to en lo que coin­ci­den: los ro­da­jes no son pa­ra ellos so­lo un lu­gar de tra­ba­jo, son tam­bién el si­tio per­fec­to pa­ra en­con­trar el amor. Se co­no­cían ha­ce años, pe­ro el co­ra­zón de Ja­vier la­tió por Pe­né­lo­pe de un día pa­ra otro mien­tras ro­da­ban Vicky Cris­ti­na Bar­ce­lo­na. Tam­bién Car­los se enamo­ró de la ac­triz Daf­ne Fer­nán­dez, con quien a pe­sar de lle­var­se 20 años de di­fe­ren­cia pa­re­cía que la co­sa iba en se­rio, has­ta que se con­vir­tie­ron en ex.

Y si­guien­do con los la­zos con­san­guí­neos pa­trios, si has­ta aho­ra María León era co­no­ci­da co­mo la her­ma­na de Pa­co León, des­pués de lle­var­se a ca­sa la Con­cha de Pla­ta en el pa­sa­do fes­ti­val de San Se­bas­tián y el Go­ya a la me­jor ac­triz re­ve­la­ción, la se­vi­lla­na se ha ga­na­do a pul­so su pro­pio si­tio en el mun­do del es­pec­tácu­lo. Al­go de lo que su po­li­fa­cé­ti­co her­mano se sien­te muy or­gu­llo­so.

Pe­ro en nues­tro país hay más ejem­plos no­ta­bles de her­ma­nos fa­mo­sos que des­ta­can y triun­fan en la pe­que­ña y gran pan­ta­lla. Fer­nan­do y Ca­ye­ta­na Guillén Cuervo tam­bién se han vis­to con­di­cio­na­dos por el en­torno y han se­gui­do la sen­da de sus fa­mo­sos pa­dres, los ac­to­res Fer­nan­do Guillén y Gem­ma Cuervo. La con­duc­to­ra del pro­gra­ma de televisión Ver­sión es­pa­ño­la se ini­ció pro­fe­sio­nal­men­te jun­to a su her­mano ma­yor, con el que for­mó com­pa­ñía tea­tral. Ac­tual­men­te la ac­triz es­tá más cen­tra­da en su la­bor de pre­sen­ta­do­ra, que, por qué no de­cir­lo, se­gu­ro que le sa­le más ren­ta­ble. Tam­bién nos po­de­mos fi­gu­rar de qué se ha­bla en las reunio­nes en ca­sa de los Mo­li­na. Aquí son mu­chos a los que el ar­te les co­rre por sus ve­nas: Án­ge­la, Micky, Pau­la y Mónica han vi­vi­do to­da su vi­da vin­cu­la­dos al ci­ne, fie­les a un clan mar­ca­do por el ar­te, ca­da uno ha en­con­tra­do su es­pa­cio. Y co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, la sa­ga con­ti­núa: Oli­via, hi­ja de Án­ge­la, tam­bién se ha la­bra­do un hue­co en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción.

La­zos re­co­no­ci­bles, o no tan­to.

Y al otro la­do del char­co, uno de los misterios de la his­to­ria del ce­lu­loi­de es la fa­mi­lia Bald­win: Alec, Wi­lliam, Da­niel y Stephen. Todos ellos son muy re­co­no­ci­bles y sus ros­tros se pa­re­cen bas­tan­te, de ahí que los chi­cos ge­ne­ren gran con­fu­sión y sea fá­cil atri­buir­le a uno las pe­lí­cu­las de los otros. En es­te ca­so es nor­mal ha­cer­se un ver­da­de­ro lío con sus nom­bres, ya que los cua­tro se de­di­can a la in­ter­pre­ta­ción, aun­que con éxi­to un tan­to de­sigual. Nin­guno de ellos pue­de pre­su­mir de ha­ber he­cho una gran ca­rre­ra, aun­que Alec es el más co­no­ci­do y el que más éxi­to ha lo­gra­do al­can­zar a lo lar­go de su vi­da pro­fe­sio­nal.

Al­go dis­tin­to su­ce­de con los Fien­nes: Ralph, Jo­seph y Mart­ha. A los dos pri­me­ros los cono-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.