Un consejo im­pro­ce­den­te

Las me­mo­rias de Zweig, que ter­mi­nó po­co antes de qui­tar­se la vi­da, son más di­dác­ti­cas que el me­jor li­bro de tex­to.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

en­tre mis su­ge­ren­cias de lec­tu­ra siem­pre sa­le a re­lu­cir El mun­do de ayer. Me­mo­rias de un eu­ro­peo, de Ste­fan Zweig, y más en un mo­men­to tan des­con­cer­tan­te co­mo el que es­ta­mos vi­vien­do. Ha­ce unos días me re­pro­cha­ron que lo re­co­men­da­ra sin pen­sar en las ca­rac­te­rís­ti­cas de los lec­to­res po­ten­cia­les a los que me di­ri­gía. Es cier­to que me en­con­tra­ba an­te un pú­bli­co de­ma­sia­do jo­ven y, en opi­nión de la per­so­na que me in­cre­pó, era una re­co­men­da­ción de lo más inopor­tu­na, por­que un ado­les­cen­te no de­be leer las me­mo­rias de un per­so­na­je que ha vi­vi­do to­das las ca­la­mi­da­des inima­gi­na­bles y, al ser in­ca­paz de su­pe­rar­las, de­ci­de aca­bar con su vi­da. La verdad es que nun­ca se me hu­bie­ra ocu­rri­do pen­sar que el ex­cep­cio­nal tes­ti­mo­nio de Ste­fan Zweig que­da­se re­du­ci­do a la au­to­bio­gra­fía de un sui­ci­da y, por tan­to, no ap­to pa­ra me­no­res.

Ha­ce 70 años que su mu­jer y él se sui­ci­da­ron con una so­bre­do­sis de bar­bi­tú­ri­cos en Bra­sil, don­de fue a pa­rar des­pués de ser pri­va­do de su na­cio­na­li­dad, des­po­ja­do de sus bie­nes, prohi­bi­dos y des­trui­dos sus li­bros por los na­zis y con­ven­ci­do de que Hitler lle­ga­ría a do­mi­nar to­do el pla­ne­ta. “Creo que es me­jor fi­na­li­zar en un buen mo­men­to y de pie una vi­da en la cual la la­bor in­te­lec­tual sig­ni­fi­có el go­zo más pu­ro y la li­ber­tad per­so­nal el bien más pre­cia­do so­bre la Tie­rra”, es­cri­bió po­co antes de to­mar la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va. Pe­ro ni si­quie­ra el he­cho de que el au­tor mu­rie­se en cir­cuns­tan­cias dra­má­ti­cas pue­de al­te­rar la ejem­pla­ri­dad de un li­bro ex­tra­or­di­na­rio que, de ma­ne­ra es­pe­cial, todos los ciu­da­da­nos eu­ro­peos de­be­rían co­no­cer. No so­lo por­que es­tá es­cri­to ma­gis­tral­men­te, co­mo to­da la obra de Zweig, sino por la in­te­gri- dad de un re­la­to que im­pli­ca una apo­lo­gía de la cul­tu­ra eu­ro­pea. Se ini­cia en los mo­men­tos pre­vios a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, una épo­ca ple­na de se­gu­ri­dad, cuan­do la gen­te te­nía una fe cie­ga en un pro­gre­so inin­te­rrum­pi­do e im­pa­ra­ble, y ter­mi­na con el ho­rror del Ho­lo­caus­to. En me­dio de las dos gran­des gue­rras eu­ro­peas, Zweig, hi­jo de una acau­da­la­da fa­mi­lia ju­día de in­dus­tria­les y ban­que­ros, se doc­to­ra en Fi­lo­so­fía, vi­ve en pleno el es­plen­dor de la cul­tu­ra vie­ne­sa, re­co­rre el mun­do, se ha­ce ami­go, en­tre otros, de Freud, Eins­tein, Gorki, Ril­ke, Ro­din, Tos­ca­ni­ni, Strauss, Ra­vel, Bar­tók, Hes­se... y tie­ne un éxi­to apo­teó­si­co con sus no­ve­las, bio­gra­fías y en­sa­yos, tra­du­ci­dos a 50 idio­mas. Pe­ro Hitler no le per­do­na que sea ju­dío, pa­ci­fis­ta y, co­mo in­te­lec­tual com­pro­me­ti­do, que cri­ti­que con vehe­men­cia el na­zis­mo. Su vi­da pa­sa de la lu­mi­no­si­dad a las ti­nie­blas.

En re­su­men, las me­mo­rias de Zweig, que ter­mi­nó de es­cri­bir po­co antes de qui­tar­se la vi­da, son más di­dác­ti­cas que el me­jor li­bro de tex­to. Por eso, a pe­sar de las pro­tes­tas de mi ti­mo­ra­to cen­sor, me ra­ti­fi­co y se las vuel­vo a re­co­men­dar a los ado­les­cen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.