Ma­ra­do­na pre­di­ca en el de­sier­to

Ca­si un año des­pués de su lle­ga­da a los Emi­ra­tos Ára­bes la que desató el fut­bo­lis­ta, que se de­cla­ra fe­liz en su des­tino, se ha es­fu­ma­do.

Tiempo - - DEPORTE - POR D.GARCÍA MAR­CO Y A. HAS­HEM (DPA)

es­ta­mos bár­ba­ro”, ase­gu­ra Die­go Ma­ra­do­na so­bre la vi­da en Du­bai. Ape­nas 25 mi­nu­tos en co­che se­pa­ran las ins­ta­la­cio­nes del Al Wasl, su equi­po, de la eli­tis­ta Ju­mei­rah Palm, la is­la ar­ti­fi­cial con for­ma de pal­me­ra don­de se hos­pe­da en una Ro­yal Re­si­den­ce del ho­tel Ju­mei­rah Za­beel Sa­ray. En la re­cep­ción, una jo­ven to­ca el ar­pa, los cho­rros de las fuen­tes di­bu­jan ca­brio­las y alam­bi­ca­das lám­pa­ras cuel­gan de los te­chos. Ane­xas al ho­tel, las re­si­den­cias reales, una se­rie de vi­llas ex­clu­si­vas a un pre­cio de más de 1.300 dó­la­res (995 eu­ros) la no­che. En una de ellas, ro­dea­dos de un mar azul lim­pio, vi­ven Ma­ra­do­na y su fa­mi­lia en Du­bai, una ciu­dad mez­cla de Mia­mi, Las Ve­gas, Mon­te­car­lo y Es­tam­bul.

En el ho­ri­zon­te, ta­mi­za­do por el pol­vo de una de las ha­bi­tua­les tor­men­tas de are­na, el sky­li­ne de Du­bai Ma­ri­na, el nue­vo si­tio de mo­da pa­ra los mi­llo­na­rios, qui­zás por­que des­de la dis­tan­cia se pa­re­ce a Man­hat­tan. Al otro la­do, el enor­me ho­tel Atlan­tis on the Palm, la co­pa de la pal­me­ra. Allá don­de la vis­ta no lle­ga y a seis ho­ras en bar­co, Irán. Más cer­ca, el Burj al Arab, un edi­fi­cio con for­ma de ve­la de bar­co que aco­ge el ho­tel más ca­ro del mun­do, el pri­me­ro de sie­te es­tre­llas. Y por en­ci­ma de todos los ras­ca­cie­los, el Burj Kha­li­fa, el más al­to del mun­do con más de 820 me­tros, aun­que a ve­ces el pol­vo lo ocul­ta.

Todos esos hi­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos su­per­la­ti­vos, pro­pa­gan­da de la bue­na sa­lud fi­nan­cie­ra de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EUA), uno de los paí­ses top en cuan­to a ren­ta per cá­pi­ta, los pue­de ver Ma­ra­do­na a bor­do de su Au­di Q7 blan­co ca­mino del pe­que­ño es­ta­dio del Al Wasl, que cuen- ta, co­mo es cos­tum­bre, con una pe­que­ña mez­qui­ta con­ti­gua. En los ar­ce­nes de la Sheik Za­yed Road, la prin­ci­pal ar­te­ria de Du­bai, con seis ca­rri­les en ca­da sen­ti­do, se acu­mu­la la are­na. En su cos­ta­do, nu­me­ro­sos cen­tros co­mer­cia­les y pa­ra­das de au­to­bús ce­rra­das y re­fri­ge­ra­das. La agra­da­ble tem­pe­ra­tu­ra de fe­bre­ro se tor­na in­so­por­ta­ble en ve­rano, cuan­do se su­pe­ran los 50 gra­dos.

Pa­sión fut­bo­le­ra.

El ca­lor en torno a Ma­ra­do­na sí ha des­cen­di­do. “Aho­ra to­do se ha cal­ma­do mu­cho”, ase­gu­ra un pe­rio­dis­ta lo­cal del dia­rio Gulf News. La Ma­ra­do­na­ma­nía que se desató a su lle­ga­da, en ma­yo de 2011, ape­nas se sien­te ya, pe­se a que el as­tro ar­gen­tino de­fien­de que en los Emi­ra­tos se vi­ve mu­cho el ba­lom­pié. “So­bre to­das las co­sas, gus­ta el fút­bol. Es una ben­di­ción que en un país tan le­jano go­cen del fút­bol”, afir­ma la exes­tre­lla.

Al ju­gar en el exi­lio de Ba­ni­yas, a 150 ki­ló­me­tros del es­ta­dio del Al Wasl, eran muy po­cos los es­pec­ta­do­res que aco­gía el es­ta­dio pa­ra ver có­mo el equi­po ba­tía al Al Ya­zi­ra el pa­sa­do 2 de mar­zo por 4-3 y se cla­si­fi­ca­ba pa­ra las se­mi­fi­na­les de la Co­pa Eti­sa­lat. Nue­ve pe­rio­dis­tas asis­tie­ron a la rue­da de pren­sa pos­te­rior al par­ti­do. Po­dría ha­ber si­do peor: fue­ron ape­nas tres pa­ra es­cu­char, dos días antes, al en­tre­na­dor es­pa­ñol del Al Ahli, Qui­que Sán­chez Flo­res, que afir­ma: “Pa­ra el mun­do ára­be tener aquí a Ma­ra­do­na es una re­fe­ren­cia mun­dial. Co­mo Pe­lé, Cruyff y Di Ste­fano: lo que di­ga y có­mo lo di­ga en ca­da mo­men­to va a in­tere­sar, siem­pre es un lu­jo te­ner­lo aquí”.

Un lu­jo y un es­pec­tácu­lo, tan­to du­ran­te el par­ti­do co­mo des­pués, cuan­do se en­fren­ta a los me­dios jun­to a dos tra­duc­to­res. Ahí ma­ne­ja el es­ce­na­rio for­zan­do, por ejem­plo, que al­guien le lla­me al ce­lu­lar pa­ra que todos los pre­sen­tes es­cu­chen el po­li­tono en el que se apre­cia la voz de Ben­ja­mín, su nie­to, el hi­jo de Ser­gio, Kun, Agüe­ro y Gia­ni­na Ma­ra­do­na, de­bi­li­dad del Di0s y pro­ta­go­nis­ta ha­bi­tual de las rue­das de pren­sa.

Tam­bién ha­ce gui­ños muy bien vis­tos en la re­gión. “Vi­si­tar a [la se­lec­ción de] Pa­les­ti­na pa­ra mí es co­mo que Ben­ja­mín me dé un be­so. El pue­blo pa­les­tino ne­ce­si­ta que lo ayu­de­mos en­tre todos, y yo es­toy a dis­po­si­ción de Pa­les­ti­na. Soy el hin­cha nú­me­ro uno de Pa­les­ti­na”.

Nue­ve me­ses des­pués de su lle­ga­da, sin em­bar­go, Ma­ra­do­na no ha atraí­do a otros gran­des nom­bres al de­sier­to. Na­die si­guió al ita­liano Fa­bio Can­na­va­ro en su pa­so por los Emi­ra­tos, don­de los ni­ños, si­guien­do la im­pron­ta del im­pe­rio bri­tá­ni­co, no jue­gan a me­dia­no­che en los apar­ca­mien­tos al fút­bol, sino al cric­ket.

“No sé si se­re­mos la per­fec­ción, pe­ro bus­ca­mos siem­pre el ar­co de en­fren­te, tra­ta­mos de lle­gar al ar­co de en­fren­te ju­gan­do bien al fút­bol y creo que eso le ha­ce bien a to­do el fút­bol de los Emi­ra­tos. Fue­ron sie­te go­les, es un es­pec­tácu­lo her­mo­so ver sie­te go­les”, reivin­di­có Ma­ra­do­na ha­ce unos días tras un en­cuen­tro en­tre equi­pos de de­fen­sas muy dé­bi­les que so­lo vie­ron 317 afi­cio­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.