Ma­ri­na Dan­ko cau­sa es­cán­da­lo con su pri­mo Ce­lio en Ve­ne­cia

El de la co­lom­bia­na, que ha ro­to su ma­tri­mo­nio des­pués de 30 años, con el co­man­dan­te de Ibe­ria es el te­ma es­tre­lla de es­te inicio de pri­ma­ve­ra.

Tiempo - - GENTE -

Han si­do días tris­to­nes, de un in­vierno re­cu­pe­ra­do cuan­do ya es­tá­ba­mos en pre­ve­rano. Jor­na­das luc­tuo­sas con la muer­te de dos gran­des del teatro co­mo Pe­pe Ru­bio y Pa­co Va­lla­da­res, que días antes re­for­zó aún op­ti­mis­ta el 40 aniver­sa­rio pro­fe­sio­nal del pe­lu­que­ro Alberto Cer­dán. Fue la úl­ti­ma sa­li­da de quien era re­pe­ti­do ga­lán­can­tan­te de Es­pe­ran­za Roy y Con­cha Ve­las­co en sus des­en­to­nes mu­si­ca­les siem­pre ili­mi­ta­dos. Creó es­cue­la des­afi­na­do­ra y co­mo ejem­plo es­tá la chi­rrian­te Chi­ca ye­yé ca­si tan des­afor­tu­na­da co­mo su es­ce­ni­fi­ca­do ¡He­llo, Dolly!, que la arrui­nó más que la pa­sión ju­ga­do­ra del su­fri­dor Pa­co Mar­só, otro que descansa en paz.

Ru­bio fue el ga­lán pre­fe­ri­do y bie­na­ma­do por Jo­sé Ta­ma­yo, un di­rec­tor gran­di­lo­cuen­te aho­ra mag­ni­fi­ca­do al re­cu­pe­rar su mí­ti­ca An­to­lo­gía de la Zar­zue­la, que lle­vó a me­dio mun­do con la inol­vi­da­ble Mary Car­men Ra­mí­rez. Pe­pe hi­zo es­cue­la con En­se­ñar a un sin­ver­güen­za, que re­pre­sen­tó más de 20 años mar­can­do ré­cords. Tam­bién de­jó hue­lla en Piel de ser­pien­te o dán­do­le ím­pe­tu al Pár­meno de La Ce­les­ti­na con María Do­lo­res Pra­de­ra. Año­ra­re­mos tam­bién su sim­pa­tía im­pa­ra­ble, que re­cor­da­ba una Rosa Va­lenty que tuvo en Pe­pe ami­go, co­le­ga y de­fen­sor fren­te a las tro­pe­lías hu­mi­lla­do­ras que le pro­di­gó Mon­cho Bo­rra­jo: “Es­tan­do ya en co­ma, los dos so­los en la ha­bi­ta­ción hos­pi­ta­la­ria, sa­bien­do có­mo le gus­ta­ba tener las ma­nos per­fec­tas, le hi­ce la ma­ni­cu­ra mien­tras lo des­pe­día. Y pien­so que me oyó”, me cuenta mien­tras otros tea­tre­ros pre­fie­ren cen­trar­se en re­cor­dar el gen­tío ge­ne­ra­do por Lo­la He­rre­ra en su de­but co­mo di­se­ña­do­ra de ro­pa y mue­bles.

Al­go nue­vo y es­ti­mu­la­dor a sus triun­fa­les 76 lle­nos de cu­rio­si­dad. Lan­za­mien­to a lo gran­de con gen­te, más bien mul­ti­tud, pro­cu­rán­do­se un hue­co o lon­cha aja­mo­na­da de Gui­jue­lo al la­do de Jai­me Os­tos, la siem­pre ex­qui­si­ta Ma­ri­sa Pa­re­des, que es la ba­call es­pa­ño­la, o una Car­men Mau­ra des­cu­brien­do ma­los tra­tos re­ci­bi­dos de Gé­rard De­par­dieu cuan­do aún no le ha­bían da­do el Ce­sar co­mo me­jor ac­triz de Fran­cia. “Te­nía­mos una es­ce­na que ro­dar jun­tos, y de­jó que me die­ra la ré­pli­ca el ayu­dan­te de di­rec­ción. Fue una hu­mi­lla­ción im­per­do­na­ble”, re­ve­ló a una Pa­re­des achu­cha­da en­tre co­da­zos, igual que Na­ta­lia Fi­gue­roa y su hi­ja, la dul­ce Ale­jan­dra Mar­tos, oji­to de­re­cho del eterno Rap­hael. Son un ejem­plo de bue­na educación, co­mo Na­ta­lia de adic­ción de­vo­ta a Lo­la. Son co­ma­dres, de ahí que se lla­me Na­ta­lia la hi­ja de la va­lli­so­le­ta­na. Am­bas com­par- tie­ron lo me­jor del Vi­cen­te Pa­rra que de­jó re­crea­ción fíl­mi­ca de Alfonso XII su­pues­ta­men­te pren­da­do de su pri­ma María de las Mer­ce­des. Otra le­yen­da bien ali­men­ta­da y man­te­ni­da, por­que se los po­nía en pleno hi­me­neo. Pa­só a la his­to­ria co­mo no hi­zo el mo­nar­ca de­ci­mo­nó­ni­co aho­ra evo­ca­do en el car­na­va­les­co Cá­diz en el aniver­sa­rio de la mo­dé­li­ca pri­me­ra Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la. Ova­ción de ga­la a don Juan Car­los, que si­gue ga­nan­do pun­tos con ad­he­sio­nes des­bor­dan­tes que ga­na día a día.

Co­mien­zos atí­pi­cos.

Igual en­tu­sias­mo ge­ne­ró la iné­di­ta pro­duc­ción de Lo­la, re­crea­do­ra de tra­jes-tú­ni­ca-ba­ta ca­se­ra con re­mi­nis­cen­cias orien­ta­li­za­do­ras de qui­mono. En­can­ta­ron a Ana Te­re­sa Ber­gan­za, que ape­nas se pro­di­ga so­cial­men­te, fir­me en sus con­vic­cio­nes es­té­ti­cas personalísimas que van más allá de lo lí­ri­co. Lu­ció vis­to­sos es­tam­pa­dos flo­ra­les com­pa­ra­bles a los que ex­hi­bían. En­con­tró ade­cua­das las pren­das, bi­su­te­ría y los mue­bles fun­cio­na­les con más ca­li­dez que los nór­di­cos de Ikea pre­si­di­dos por una enor­me ca­ma en­se­gui­da to­ma­da al asal­to por Ali­cia Se­no­vi­lla y Mar Re­gue­ras. Su­po­nía re­fu­gio is­le­ño, oa­sis re­la­ti­vo en­tre el fra­gor del run­rún ca­za­dor de lon­chas ja­mo­ni­les en que des­ta­có el ar­qui­tec­to Joa­quín To­rres, fir­me en re­cla­mar­le 30.000 eu­ros de in­dem­ni­za­ción al fut­bo­lis­ta Raúl “por­que de­jó a me­dias un en­car­go que me hi­zo”. Lo vi en­can­di­la­do con las pro­pues­tas de la ac­triz re­fu­gia­da en au­to­di­se­ño de pi­ja­ma are­na ba­jo im­por­tan­te abri­go ma­rrón car­me­li­ta: “To­do na­ció al ne­ce­si­tar de­ter­mi­na­das pren­das de es­ce­na que no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.