Gri­ñán-ru­bal­ca­ba, el co­ra­zón par­tío

Los fal­sos pro­fe­tas de la de­mos­co­pia han vuel­to a fra­ca­sar en An­da­lu­cía, des­de don­de los so­cia­lis­tas sue­ñan aho­ra ini­ciar una re­mon­ta­da-re­con­quis­ta que se pre­sen­ta tan lar­ga co­mo in­cier­ta.

Tiempo - - CAR­TA DEL DI­REC­TOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Mariano Ra­joy.

An­da­lu­cía da un res­pi­ro al PSOE, pe­ro el PP tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta pa­ra go­ber­nar has­ta 2015

es­ta­ba es­cri­to. Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, can­di­da­to so­cia­lis­ta a la Jun­ta de An­da­lu­cía, te­nía ca­da vez más ca­ra de Boab­dil. Tan so­lo es­ta­ba a la es­pe­ra de que Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba es­cri­bie­ra la ver­sión mo­der­na y po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta de la bron­ca que re­ci­bió de su ma­dre el úl­ti­mo rey mo­ro de Gra­na­da: “Llo­ra co­mo pa­ria po­lí­ti­co lo que no has sa­bi­do de­fen­der co­mo lí­der en las ur­nas”. Es­ta­ba es­cri­to. Mien­tras Gri­ñán, de­rro­ta­do, des­cen­día al averno po­lí­ti­co, Ja­vier Are­nas era co­ro­na­do vi­rrey del PP y ca­li­fa de la An­da­lu­cía del si­glo XXI. Sí, es­ta­ba es­cri­to, pe­ro lo es­ta­ba con la ma­la le­tra y peor es­ti­lo co­ral del pe­núl­ti­mo ba­ta­llón de de­mós­co­pos, gu­rús y adi­vi­nos so­cio­ló­gi­co­po­lí­ti­cos fra­ca­sa­dos otra vez, ¿y van...? Sí, to­do fue una fal­sa pro­fe­cía, bien re­mu­ne­ra­da por cier­to, que se em­pe­zó a des­mo­ro­nar des­de que se abrie­ron, a par­tir de las ocho de la tar­de-no­che del ho­ra­rio de ve­rano, las ur­nas en An­da­lu­cía, y que se eva­po­ró, sin de­jar ras­tro, en cuan­to el es­cru­ti­nio avan­zó y dic­tó su ve­re­dic­to: vic­to­ria del PP de Are­nas, por 50 es­ca­ños, fren­te a los 47 del PSOE de Gri­ñán y los 12 del agro­co­mu­nis­mo re­di­vi­vo de IU, que li­de­ra Die­go Val­de­ras. Re­sul­ta­do: una ga­le­ría de per­de­do­res, pe­ro, so­bre to­do, de­rro­ta del PP, por­que los triun­fos que no sir­ven pa­ra go­ber­nar son fra­ca­sos. Los fal­sos pro­fe­tas de la de­mos­co­pia tu­vie­ron tan­to po­der de con­ven­ci­mien­to y de ofus­ca­ción de sus se­gui­do­res que in­clu­so una ma­yo­ría de so­cia­lis­tas, in­clui­dos Ru­bal­ca­ba y Gri­ñán, da­ban por per­di­da la ba­ta­lla an­da­lu­za. La dispu­taron, aun­que con po­ca fe, por­que era su obli­ga­ción. Tam­po­co te­nían na­da que per­der y han ga­na­do ca­si to­do, y tam­bién una se­rie de com­pli­ca­cio­nes, pe­ro que ya desea­ría aho­ra el PP. En el ban­do po­pu­lar, qui­zá Ja­vier Are­nas, co­no­ce­dor del te­rreno, era uno de los po­cos que no las te­nía to­das con­si­go y que du­da­ba de las pro­fe­cías de­mos­có­pi­cas, aun­que eso no le im­pi­dió co­me­ter al­gu­nos erro­res que han he­cho que su vic­to­ria no lle­ga­ra a la ne­ce­sa­ria ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

La his­to­ria, pa­ra ca­si to­do, vuel­ve a em­pe­zar aho­ra tras las elec­cio­nes an­da­lu­zas y tras la huel­ga ge­ne­ral del 29-M y tras los Pre­su­pues­tos que aca­ba de alum­brar el Go­bierno. To­do es­ta­ba pre­vis­to, pe­ro tam­bién to­do ha cam­bia­do -nun­ca sa­bre­mos cuán­to- tras el ve­re­dic­to de las ur­nas an­da­lu­zas. Un re­sul­ta­do que arro­ja una de esas pa­ra­do­jas elec­to­ra­les que ocu­rren de tiem­po en tiem­po. Los ven­ce­do­res, Are­nas y el PP, han per­di­do por­que no go­ber­na­rán. Los de­rro­ta­dos, Gri­ñán y el PSOE, sa­len vic­to­rio­sos por­que vol­ve­rán a di­ri­gir el Go­bierno de An­da­lu­cía. Los ter­ce­ros en li­za, los agro­co­mu­nis­tas de Iz­quier­da Uni­da, que so­lo han con­se­gui­do 38 o 35 es­ca­ños me­nos que PP y PSOE, tie­nen la sar­tén por el man­go. Le­gal, le­gí­ti­mo y de­mo­crá­ti­co, pe­ro for­za­do. Tan anó­ma­lo co­mo que el lí­der an­da­luz de IU, Die­go Val­de­ras, con so­lo 12 es­ca­ños, por muy de­ci­si­vos que sean, exija “hu­mil­dad a los per­de­do­res”. Pue­de im­po­ner con­di­cio­nes, pe­ro es evi­den­te que la in­men­sa ma­yo­ría de los an­da­lu­ces no han vo­ta­do a Iz­quier­da Uni­da ni a su pro­gra­ma, que, de apli­car­se, agra­va­ría la dra­má­ti­ca si­tua­ción de una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma que tie­ne el 31,2% de pa­ro -la ma­yor ta­sa de Es­pa­ña y qui­zá de Eu­ro­pa, bas­tan­te su­pe­rior in­clu­so a la de Gre­cia- tras 32 años de su­ce­si­vos go­bier­nos so­cia­lis­tas.

Jo­sé An­to­nio Gri­ñán y Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba han ce­le­bra­do, des­de la in­cre­du­li­dad ini­cial has­ta la pos­te­rior eu­fo­ria con­te­ni­da, el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes. A pe­sar de to­do, am­bos tie­nen “el co­ra­zón par­tío”, co­mo can­ta­ría Ale­jan­dro Sanz. Gri­ñán, es­ta­ba es­cri­to por los pro­fe­tas fra­ca­sa­dos, iba a ser in­mo­la­do por Ru­bal­ca­ba tras la de­rro­ta más anun­cia­da en fal­so de los úl­ti­mos tiempos. El pre­si­den­te an­da­luz apo­yó a Car­me Cha­cón en el úl­ti­mo con­gre­so de los so­cia­lis­tas y las he­ri­das, que si­guen abier­tas, tar­da­rán en ce­rrar. La de­rro­ta-triun­fo de Gri­ñán ha cam­bia­do to­dos los pla­nes. Es un ba­lón de oxí­geno pa­ra unos so­cia­lis­tas li­de­ra­dos por Ru­bal­ca­ba y ne­ce­si­ta­dos de res­pi­ra­ción asis­ti­da, pe­ro tam­bién es un do­lor de ca­be­za so­bre­ve­ni­do. No obs­tan­te, al­guien ha res­ca­ta­do la ex­pre­sión de Car­los Sol­cha­ga, re­co­gi­da de An­dreot­ti, de que “el po­der des­gas­ta una bar­ba­ri­dad, pe­ro lo que (...) fas­ti­dia es es­tar en la oposición”. Aho­ra An­da­lu­cía es el bas­tión des­de el que Ru­bal­ca­ba in­ten­ta­rá re­cu­pe­rar alien­to pa­ra los so­cia­lis­tas, aun­que a pe­sar de la sa­tis­fac­ción de no ha­ber per­di­do el úl­ti­mo re­duc­to, tie­ne por de­lan­te una muy lar­ga tra­ve­sía del de­sier­to an­te la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de Ra­joy los más de tres años y me­dio que que­dan de le­gis­la­tu­ra. Ade­más, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE te­me que, tras las ce­le­bra­cio­nes y una vez que

Gri­ñán vuel­va a ser in­ves­ti­do, el pre­si­den­te an­da­luz ini­cie su pro­pio ajus­te de cuen­tas. Los par­ti­da­rios de Ru­bal­ca­ba en el PSOE an­da­luz, que con los au­gu­rios de los fal­sos pro­fe­tas pre­pa­ra­ban la de­fe­nes­tra­ción de Gri­ñán, tie­nen un fu­tu­ro po­lí­ti­co más que com­pli­ca­do. Es­tán con­de­na­dos a en­ten­der­se, pe­ro la con­vi­ven­cia Ru­bal­ca­ba-gri­ñán se­rá muy com­pli­ca­da, por­que el lí­der de los so­cia­lis­tas an­da­lu­ces, en una no­che ines­pe­ra­da, ha pa­sa­do de la na­da al to­do y qui­zá pien­se en que tam­bién tie­ne que de­cir al­go fue­ra de An­da­lu­cía más ade­lan­te. Aho­ra los so­cia­lis­tas tie­nen el pa­pe­lón -que pa­ra sí qui­sie­ran otros- de ne­go­ciar con Iz­quier­da Uni­da unos pac­tos pa­ra po­der go­ber­nar. Tam­po­co se­rá fá­cil, por­que si los agro­co­mu­nis­tas lo­gran im­po­ner par­te de su pro­gra­ma -gas­to pú­bli­co a es­puer­tas y más dé­fi­cit– en­ton­ces los pro­ble­mas pue­den mul­ti­pli­car­se pa­ra el PSOE, pe­ro tam­bién pa­ra An­da­lu­cía, in­clu­so pa­ra Es­pa­ña. Pa­ra en­ton­ces Ja­vier Are­nas ya es­ta­rá en Ma­drid y el PP, co­mo es­cri­bi­ría Lorca, tar­da­rá mu­cho en te­ner, si es que tie­ne, otra opor­tu­ni­dad en An­da­lu­cía co­mo la que ha te­ni­do. “¡O no!”, co­mo di­ría el ga­lle­go

Va­lo­ra­ción. Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba y Jo­sé An­to­nio

Gri­ñán han ce­le­bra­do, des­de la in­cre­du­li­dad a la eu­fo­ria con­te­ni­da, el re­sul­ta­do de las

elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.