Ni en An­da­lu­cía ni en As­tu­rias los co­rre­li­gio­na­rios de Ra­joy han sa­bi­do apro­ve­char la iner­cia que otor­ga el po­der

Tiempo - - OPINIÓN -

ni­da­des, Ja­vier Are­nas y Mer­ce­des Fer­nán­dez, no han si­do be­ne­fi­cia­dos por ese po­der sino que de al­gún mo­do han re­ci­bi­do un re­cha­zo por la im­po­pu­lar re­for­ma la­bo­ral im­pul­sa­da por el Go­bierno de Ra­joy, y que es­tá sien­do eje­cu­ta­da sin pre­vio avi­so a la ciu­da­da­nía.

Uno no se re­sig­na al tó­pi­co de que la tie­rra de María San­tí­si­ma sea so­cia­lis­ta y lo se­rá pa­ra siem­pre, al­go que tam­bién se pre­di­ca so­bre la pa­tria de don Pe­la­yo, que es ver­de, ne­gra y di­na­mi­te­ra. No hay por qué acep­tar que el pa­sa­do con­di­cio­ne más allá de lo ra­zo­na­ble, y que el fu­tu­ro no sea más que el sue­ño de una es­ta­tua de sal. Lo ma­lo es ven­der la piel del oso y que, des­pués, en­tre las im­pre­ci­sio­nes, el no sa­be/ no con­tes­ta y los már­ge­nes de error de las en­cues­tas, Ja­vier Are­nas ha­ya al­can­za­do la de­rro­ta por el ca­mino del éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.