An­da­lu­cía: avi­so pú­bli­co y con­flic­to in­terno

Ra­joy pa­sa pá­gi­na de unos re­sul­ta­dos que en par­te se li­gan a su Go­bierno y ten­drá que dar una sa­li­da a Are­nas.

Tiempo - - PORTADA - CLA­RA PI­NAR

El re­sul­ta­do en An­da­lu­cía tie­ne dos efec­tos so­bre Ma­riano Ra­joy y nin­guno es­tá re­la­cio­na­do con la de­cep­ción de los que en el PP acariciaban la idea de un par­ti­do he­ge­mó­ni­co en España, con­quis­tan­do in­clu­so An­da­lu­cía, un feu­do so­cia­lis­ta di­fí­cil de con­se­guir, co­mo vol­vió a com­pro­bar­se el 25 de mar­zo. Sus re­tos son dar una sa­li­da po­lí­ti­ca a un pe­so pe­sa­do co­mo Are­nas, a ries­go de ge­ne­rar un nue­vo con­flic­to in­terno, y aten­der al men­sa­je que las ur­nas tam­bién le han man­da­do al pre­si­den­te del Go­bierno a los 100 días de man­da­to.

El pre­si­den­te del Go­bierno se re­pu­so rá­pi­da­men­te del re­vés an­da­luz. Un par de ho­ras des­pués de sa­ber que Are­nas tam­po­co lo­gra­ría es­ta vez go­ber­nar An­da­lu­cía, vo­la­ba a Seúl pa­ra par­ti­ci­par en la Cum­bre de Se­gu­ri­dad Nu­clear y sa­lu­dar al pre­si­den­te de EEUU, Ba­rack Oba­ma. A su re­gre­so le es­pe­ra­ba una huel­ga ge­ne­ral y la apro­ba­ción de unos du­ros Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do.

En su apre­ta­da agen­da co­mo pre­si­den­te del Go­bierno, Ra­joy no de­di­có de­ma­sia­do tiem­po a la­men­tar los re­sul­ta­dos en An­da­lu­cía, don­de, a pe­sar de to­do, el PP fue por pri­me­ra vez el par­ti­do más vo­ta­do. Co­mo el res­to del par­ti­do, in­ci- dió en es­te he­cho y de­cla­ró co­mo úni­ca re­fle­xión so­bre el he­cho de que Are­nas no va­ya a go­ber­nar que le “hu­bie­ra gus­ta­do, co­mo es na­tu­ral, pe­ro en po­lí­ti­ca no siem­pre con­si­gue uno el 100% de los ob­je­ti­vos que se pro­po­ne”.

Ra­joy re­la­ti­vi­zó la im­por­tan­cia de un mal re­sul­ta­do -pa­ra las al­tas ex­pec­ta­ti­vas- que, sin em­bar­go, tam­bién es­tá li­ga­do a su pro­pia ac­ción de Go­bierno y es tam­bién un men­sa­je pa­ra él, con el que ten­drá que con­tar en el fu­tu­ro. Uno de los as­pec­tos más des­ta­ca­dos de las elec­cio­nes del 25 de mar­zo fue la ele­va­da abs­ten­ción, que en An­da­lu­cía al­can­zó el 37,7% (en As­tu­rias fue aún ma­yor, del 44%) y va­rias fuen­tes del PP con­si­de­ran que, le­jos de la ex­pe­rien­cia de otros co­mi­cios, en es­ta oca­sión les per­ju­di­có. “Ca­be pen­sar que los que se han abs­te­ni­do hu­bie­ran vo­ta­do al PP”, di­ce un di­ri­gen­te po­pu­lar. Te­nien­do en cuenta que la ma­yo­ría del vo­to que per­dió el PSOE emi­gró a IU, que los vo­tan­tes del PP se que­da­ran en ca­sa in­di­ca des­con­ten­to con el par­ti­do del Go­bierno y con las me­di­das que ha adop­ta­do es­te en es­tos pri­me­ros 100 días, al­go que, en to­do ca­so, el PP nie­ga: “Con to­do, los es­pa­ño­les es­tán con­ten­tos con el Go­bierno y se sien­ten go­ber­na­dos”, ase­gu­ran des­de la di­rec­ción na­cio­nal.

Ce­le­bra­ción. Los di­ri­gen­tes del PP an­da­luz fes­te­ja­ron la vic­to­ria des­de el bal­cón de su se­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.