La An­da­lu­cía pro­fun­da sa­le al res­ca­te

El PSOE sal­va el Go­bierno an­da­luz, pe­ro se de­san­gra en las fran­jas más vi­ta­les del elec­to­ra­do.

Tiempo - - PORTADA -

Po­cos días antes del do­min­go 25 de mar­zo, Jo­sé An­to­nio Gri­ñán se desa­yu­na­ba con la úl­ti­ma en­tre­ga del trac­king elec­to­ral en­car­ga­do por su par­ti­do: se re­du­cían al­go las dis­tan­cias, pe­ro el Par­ti­do Po­pu­lar se­guía aven­ta­jan­do en 7 pun­tos por­cen­tua­les a los so­cia­lis­tas y ya to­ca­ba con la pun­ta de los de­dos la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en An­da­lu­cía. En la se­de fe­de­ral de la ca­lle Fe­rraz, en Ma­drid, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba po­nía esa ca­ra de profesor des­creí­do que de­ja pa­ra las re­la­cio­nes de con­fian­za cuan­do le con­ta­ron que los com­pa­ñe­ros an­da­lu­ces veían en esa pe­que­ña me­jo­ría -de 10 a 7, no es­tá mal- sig­nos alen­ta­do­res de re­cu­pe­ra­ción. La cam­pa­ña ha­bía ido bien, so­bre to­do por los erro­res del ri­val, pe­ro no pa­re­cía su­fi­cien­te pa­ra evi­tar la de­ba­cle. Todos los in­di­ca­do­res, em­pe­zan­do por el cli­ma so­cial que el es­cán­da­lo de los ERE ha­bía he­cho irres­pi­ra­ble, y si­guien­do por el res­to de en­cues­tas pú­bli­cas y pri­va­das, con­fir­ma­ban la peor de las hi­pó­te­sis. La re­cu­pe­ra­ción del en­fer­mo era de­ma­sia­do len­ta. El po­der se es­fu­ma­ba.

Por eso la sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la. ¿Qué ha­bía ocu­rri­do? ¿Có­mo era po­si­ble que tan­tos se equi­vo­ca­ran tan­to? So­lo una pe­que­ña em­pre­sa de aná­li­sis de­no­mi­na­da Thint da­ba en el cla­vo. In­for­me del 12 de mar­zo: “Las zo­nas ru­ra­les en An­da­lu­cía ofre­ce­rán mí­ni­mo cam­bio de ten­den­cia de vo­to”; “Los vo­tos que re­ci­ba el PP de an­te­rio­res vo­tan­tes del PSOE pro­ven­drán de áreas ur­ba­nas”; “El cre­ci­mien­to del vo­to al PP es­ta­rá con­te­ni­do por el ‘efec­to re­for­mas’ en el Go­bierno de España y por la mo­vi­li­za­ción elec­to­ral del PSOE en áreas ru­ra­les de An­da­lu­cía”. Re­sul­ta­do: em­pa­te téc­ni­co. Ob­via­men­te, na­die les hi­zo ca­so. Pe­ro así es; ha si­do la An­da­lu­cía pro­fun­da la que ha evi­ta­do el vuel­co. ¿Al­go que ob­je­tar? De­pen­de.

Re­ge­ne­ra­ción inapla­za­ble. Ha­brá quien de­fien­da que el so­cia­lis­mo ha sa­li­do in­dem­ne de es­tas elec­cio­nes. Han sal­va­do los mue­bles, cier­to. Me­jor aún: con to­da pro­ba­bi­li­dad han sal­va­do el Go­bierno. Pe­ro el des­gas­te ha si­do ma­yúscu­lo. Y la pér­di­da de apo­yo ciu­da­dano obli­ga a una se­ria au­to­crí­ti­ca y, so­bre to­do, a cam­bios ra­di­ca­les en la for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca. Un par­ti­do que se di­ce pro­gre­sis­ta no pue­de asis­tir im­pa­si­ble a la san­gría del que de­bie­ra ser su elec­to­ra­do más vi­tal y exi­gen­te. El PSOE-A ha per­di­do las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas por so­lo un 1,1%, pe­ro en las ca­pi­ta­les de pro­vin­cia el Par­ti­do Po­pu­lar le sa­ca más de 12 pun­tos de di­fe­ren­cia, 7 más que en 2008. La le­gí­ti­ma sa­tis­fac­ción por ha­ber re­sis­ti­do a la ma­rea azul, por ha­ber so­por­ta­do con éxi­to el asal­to más con­tun­den­te de la de­re­cha al Pa­la­cio de San Tel­mo, no pue­de ra­len­ti­zar el pro­ce­so que de­be ini­ciar con ur­gen­cia el so­cia­lis­mo an­da­luz y que de­be cul­mi­nar con una pro­fun­da re­ge­ne­ra­ción in­ter­na.

Ries­go en el par­ti­do.

Ja­vier Are­nas se ha equi­vo­ca­do, o lo han equi­vo­ca­do. Po­co im­por­ta. Su des­tino ya no pa­sa por An­da­lu­cía. Le es­pe­ran una em­ba­ja­da, un mi­nis­te­rio en la pri­me­ra re­mo­de­la­ción del Go­bierno cen­tral o, sim­ple­men­te, el re­des­cu­bri­mien­to de la ac­ti­vi­dad pri­va­da. Pe­ro el fra­ca­so de Are­nas no ga­ran­ti­za ne­ce­sa­ria­men­te el éxi­to de Gri­ñán. Pue­de que su acier­to tác­ti­co al evi­tar la coin­ci­den­cia de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les y las au­to­nó­mi­cas le ha­ya da­do una nue­va opor­tu­ni­dad. Sin em­bar­go, ha­ría mal en des­de­ñar las cau­sas que han con­du­ci­do a una abs­ten­ción ca­si des­co­no­ci­da en An­da­lu­cía. O en creer que es­tá lla­ma­do a en­ca­be­zar, des­de su for­tín, la re­con­quis­ta. Fue­ron Manuel Cha­ves y Ru­bal­ca­ba quie­nes au­pa­ron a Gri­ñán a la pre­si­den­cia del PSOE. No de­bie­ra el pre­si­den­te an­da­luz en fun­cio­nes de­vol­ver el fa­vor con­vir­tién­do­se en una es­pe­cie de je­fe de la opo­si­ción bis, o su­peran­do, en su des­con­ta­do pac­to con Iz­quier­da Uni­da, las lí­neas ro­jas que im­pi­die­ran a Ru­bal­ca­ba la rá­pi­da tran­si­ción del PSOE ha­cia la nue­va so­cial­de­mo­cra­cia que se abre pa­so en Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.