La sa­bi­du­ría elec­to­ral

La cor­ta ges­tión del PP en el Go­bierno de la na­ción ha ex­ci­ta­do la in­tui­ción de los vo­tan­tes, que han vis­to y, en As­tu­rias y An­da­lu­cía, han sen­ti­do el vér­ti­go de apo­yar una op­ción que pu­die­ra con­du­cir a una ca­tás­tro­fe so­cial.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

se han ce­le­bra­do elec­cio­nes en An­da­lu­cía y As­tu­rias. Los re­sul­ta­dos han da­do el triunfo al Par­ti­do Po­pu­lar en An­da­lu­cía y al PSOE en As­tu­rias. Pe­ro los re­sul­ta­dos nu­mé­ri­cos su­po­nen tam­bién otras con­clu­sio­nes: el fra­ca­so del Par­ti­do Po­pu­lar, que desa­rro­lló la cam­pa­ña elec­to­ral so­bre el su­pues­to del Go­bierno se­gu­ro de la Jun­ta de An­da­lu­cía; la fir­me re­sis­ten­cia del elec­to­ra­do so­cia­lis­ta (el PSOE se si­túa a so­lo un pun­to del par­ti­do ga­na­dor en An­da­lu­cía y triun­fa con cla­ri­dad en As­tu­rias); y el as­cen­so de Iz­quier­da Uni­da, po­si­ble re­ci­pien­te de un nú­me­ro im­por­tan­te de los vo­tos que pier­de el PSOE.

En un in­ten­to de in­ter­pre­ta­ción ur­gen­te –es­tas lí­neas es­tán es­cri­tas po­cas ho­ras des­pués de co­no­cer­se los da­tos- se po­dría con­cluir en el ca­so an­da­luz que el elec­tor, 30 años des­pués, ha cam­bia­do al­go sus pre­fe­ren­cias. Trein­ta años otor­gan­do una ma­yo­ría de Go­bierno al PSOE de­be me­re­cer en pri­mer lu­gar una ex­pre­sión de gra­ti­tud por par­te de los so­cia­lis­tas. ¡Ya to­ca­ba!, po­dría de­cir­se en len­gua­je co­lo­quial. Los elec­to­res han gi­ra­do a la iz­quier­da, pe­ro han con­ce­di­do más vo­tos a una fuer­za de de­re­cha. Y eso, ¿por qué? Se po­dría con­tes­tar con tres ti­pos de ra­zo­nes: a), el mé­ri­to del ga­na­dor; b), los erro­res del per­de­dor; y c) las cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas con­di­cio­nan­tes.

a) El Par­ti­do Po­pu­lar ha per­sis­ti­do du­ran­te tres dé­ca­das en su apues­ta po­lí­ti­ca, de­rro­ta tras de­rro­ta. Aho­ra se ha apro­ve­cha­do de la ola con­ser­va­do­ra que ha lle­va­do al PP has­ta el Go­bierno de España. Han con­ta­do tam­bién los con­ser­va­do­res con una in­for­ma­ción ten­den­cio­sa en un nú­me­ro im­por­tan­te de me­dios de co­mu­ni­ca­ción, po­si­cio­na­dos aún más a la de­re­cha que el PP, del que ti­ra­ban con­ti­nua­men­te ha­cia el ex­tre­mo po­lí­ti­co. Pe­ro tam­bién han sa­bi­do in­sis­tir y apro­ve­char los di­ri­gen­tes del PP los pun­tos dé­bi­les del PSOE: un cier­to ago­ta­mien­to del atrac­ti­vo tras 30 años de Go­bierno, las irre­gu­la­ri­da­des eco­nó­mi­cas de al­gún al­to car­go y la sen­sa­ción de desunión de los so­cia­lis­tas, que han afec­ta­do a la cam­pa­ña elec­to­ral del PSOE. Pe­ro to­do es­to no ha si­do su­fi­cien­te pa­ra col­mar las ex­pec­ta­ti­vas crea­das y pre­go­na­das du­ran­te la cam­pa­ña por el PP.

b) En­tre las cau­sas que han mo­ti­va­do el des­cen­so so­cia­lis­ta fi­gu­ra en pri­mer lu­gar el de­te­rio­ro de ima­gen pro­mo­vi­do por la ges­tión so­cia­lis­ta re­cien­te: re­for­ma de Es­ta­tu­tos de au­to­no­mía (es­pe­cial­men­te del de Cataluña), ad­mi­nis­tra­ción erró­nea de la cri­sis eco­nó­mi­ca (ne­ga­da en sus ini­cios), ges­tión de las re­la­cio­nes con los te­rro­ris­tas de ETA y ex­ce­sos en las avan­za­das re­for­mas de las cos­tum­bres y la am­plia­ción de los de­re­chos ci­vi­les. Es­tas cau­sas son atri­bui­bles al con­jun­to de los so­cia­lis­tas, pe­ro se re­si­den­cian en la ges­tión del an­te­rior Go­bierno de España. los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas an­da­lu­ces han te­ni­do que pe­lear con las di­fi­cul­ta­des pro­pias de su ac­tua­ción. El obs­tácu­lo más di­fí­cil de su­pe­rar ha si­do el es­cán­da­lo so­cial pro­vo­ca­do por el des­cu­bri­mien­to de unos Ex­pe­dien­tes de Re­gu­la­ción de Empleo (ERE) en los que al­gún al­to car­go ha­bía uti­li­za­do su ca­pa­ci­dad pa­ra ayu­dar a em­pre­sas en cri­sis pa­ra be­ne­fi­ciar a per­so­nas que no reunían las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra dis­fru­tar de ayu­das a em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res. En con­cre­to, un di­rec­tor ge­ne­ral de Empleo que ha­bía ocu­pa­do el car­go du­ran­te mu­chos años pa­re­ce ha­ber he­cho un uso frau­du­len­to e in­digno de fon­dos des­ti­na­dos a apo­yar a em­pre­sas en di­fi­cul­ta­des, co­lo­can­do en las lis­tas de tra­ba­ja­do­res a los que se in­cen­ti­va­ba eco­nó­mi­ca­men­te sus des­pi­dos a in­tru­sos no re­la­cio­na­dos con las em­pre­sas.

Aun­que el des­cu­bri­mien­to y la pues­ta a dis­po­si­ción ju­di­cial se de­bió a las au­to­ri­da­des de la Jun­ta de An­da­lu­cía, una ac­tua­ción du­do­sa de la juez en­car­ga­da del ca­so y la ma­ni­pu­la­ción de los di­ri­gen­tes del Par­ti­do Po­pu­lar lo­gra­ron crear la opi­nión de que la Jun­ta no so­lo no ha­bía per­se­gui­do a los res­pon­sa­bles de la co­rrup­ción, sino que ha­bía in­ten­ta­do ocul­tar­los y pro­te­ger­los. Na­da que ver con los he­chos, pe­ro es la idea que lo­gra­ron ha­cer creer.

Otra de las di­fi­cul­ta­des de los so­cia­lis­tas en el pro­ce­so elec­to­ral ha te­ni­do co­mo cau­sa una cier­ta idea de desunión en­tre ellos. El ex­pe­ri­men­to de pri­ma­rias o fal­sas pri­ma­rias co­lo­ca a los so­cia­lis­tas en una lu­cha in­ter­na que des­in­cen­ti­va a los elec­to­res, pues crea la idea de que el PSOE es­tá re­sol­vien­do sus cues­tio­nes in­ter­nas, lo que le im­pi­de ocu­par­se más de los pro­ble­mas de los ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.