La se­ma­na más du­ra de Ra­joy

El Go­bierno ten­drá que pre­sen­tar unos Pre­su­pues­tos más du­ros de lo pre­vis­to, con re­cor­tes que pue­den su­pe­rar los 40.000 mi­llo­nes de eu­ros y que se­rán di­fí­ci­les de cum­plir.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

el pre­si­den­te del go­bierno, Ma­riano Ra­joy, en­tre Ma­drid y Seúl, don­de asis­te a la se­gun­da cum­bre glo­bal so­bre se­gu­ri­dad nu­clear, im­pul­sa­da por el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Ba­rack Oba­ma, se en­fren­ta es­tos días a la se­ma­na más du­ra des­de que ac­ce­dió al pa­la­cio de la Mon­cloa en vís­pe­ras de la Na­vi­dad de 2011 des­pués de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del mes de no­viem­bre.

La de­rro­ta elec­to­ral de su par­ti­do, el pa­sa­do do­min­go 25 de mar­zo, en An­da­lu­cía y As­tu­rias, a pe­sar de que ha con­se­gui­do en la pri­me­ra de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas ser la fuer­za po­lí­ti­ca más vo­ta­da des­pués de más de 30 años de Go­bierno so­cia­lis­ta y de po­der go­ber­nar en As­tu­rias si es ca­paz de pac­tar con el Foro, el nue­vo par­ti­do del ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Po­pu­lar Fran­cis­co Ál­va­rez Cas­cos; las con­se­cuen­cias de la huel­ga ge­ne­ral del jue­ves 29; y los nue­vos re­cor­tes que tie­ne que in­tro­du­cir en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do de es­te año con­fi­gu­ran, sin du­da, la peor se­ma­na des­de que lle­gó al po­der, en una ola en la que to­do, has­ta aho­ra, le ha si­do fa­vo­ra­ble.

En prin­ci­pio, las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de An­da­lu­cía y As­tu­rias han su­pues­to el pri­mer vo­to de cas­ti­go a su Go­bierno por su po­lí­ti­ca de ajus­tes, por la du­ra re­for­ma la­bo­ral que ha pro­vo­ca­do la con­vo­ca­to­ria de la huel­ga ge­ne­ral del 29 de mar­zo y por los nue­vos re­cor­tes que se es­pe­ran pa­ra el Consejo de Mi­nis­tros que se ce­le­bra el vier­nes día 30 con la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, unos Pre­su­pues­tos que se han re­tra­sa­do al má­xi­mo, con el con­si­guien­te ma­les­tar de Bru­se­las, pa­ra no asus­tar al elec­to­ra­do.

Al fi­nal, el elec­to­ra­do se ha asus­ta­do, ha creí­do el men­sa­je lan­za­do por los so­cia­lis­tas de que la de­re­cha ha ini­cia­do el des­mon­ta­je del lla­ma­do Es­ta­do del bie­nes­tar y, des­de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, se ha em­pe­za­do a du­dar del fir­me com­pro­mi­so del Go­bierno en su lu­cha con­tra el dé­fi­cit, aun­que re­co­no­cien­do que la re­for­ma la­bo­ral res­pon­de a lo que han pe­di­do la Co­mi­sión y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). aho­ra, en­tre la es­pa­da de los sin­di­ca­tos y de la opo­si­ción, que no van a acep­tar tan fá­cil­men­te los ajus­tes, y la pa­red de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, que han de­ci­di­do en­viar una de­le­ga­ción a Ma­drid pa­ra vi­gi­lar pre­ci­sa­men­te que el Go­bierno no re­la­je, ni por un mo­men­to, su po­lí­ti­ca de ajus­tes tras la huel­ga ge­ne­ral del 29, el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy ten­drá que pre­sen­tar unos Pre­su­pues­tos más du­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.