UN CO­CI­NE­RO TRA­DI­CIO­NAL

Tiempo - - ENTREVISTA -

los vo­tan­tes de IU allí es que apo­ya­se al PP pa­ra que Mo­na­go fue­ra pre­si­den­te. Los re­sul­ta­dos de As­tu­rias y An­da­lu­cía de­ben in­vi­tar a la re­fle­xión. Pe­ro es Va­ra quien tie­ne que me­dir los tiem­pos y tie­ne nues­tro apo­yo. A raíz de es­tas elec­cio­nes, ¿va a cam­biar en al­go la po­si­ción del PSOE? Lo que de­mues­tran es­tos re­sul­ta­dos es que es una opo­si­ción cohe­ren­te con la que los ciu­da­da­nos se han iden­ti­fi­ca­do. Nos tie­ne que ha­cer per­sis­tir en es­ta opo­si­ción fir­me y res­pon­sa­ble que ha­ce­mos al PP. Opo­nién­do­nos a aque­llas po­lí­ti­cas erró­neas, por ejem­plo, la re­for­ma la­bo­ral y lle­gan­do a acuer­dos co­mo en la po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta. Tras la huel­ga ge­ne­ral, ¿qué de­be­ría ha­cer el Go­bierno? Sen­tar­se con los sin­di­ca­tos por­que es­ta re­for­ma es su­per­agre­si­va, cam­bia de for­ma co­per­ni­ca­na las re­la­cio­nes la­bo­ra­les que du­ran­te 30 años ha ha­bi­do en España. Es la pri­me­ra vez que no ha ha­bi­do ni un mí­ni­mo pro­ce­so de ne­go­cia­ción. Se es­tá tra­mi­tan­do en el Con­gre­so, así que se­ría ex­ce­len­te que el Go­bierno ne­go­cia­se con los sin­di­ca­tos y eso se pu­die­se tras­la­dar a las en­mien­das. El prin­ci­pal pro­ble­ma de la re­for­ma la­bo­ral es la con­cep­ción que tie­nen el par­ti­do y el Go­bierno del tra­ba­jo, que pa­ra ellos es pu­ra mer­can­cía, mien­tras que pa­ra no­so­tros es un de­re­cho. Eso es lo que qui­zá es­té en el fon­do de la re­for­ma la­bo­ral. Se cum­plen 100 días del Go­bierno y... Los ciu­da­da­nos an­da­lu­ces y as­tu­ria­nos han he­cho ya un ba­lan­ce muy ne­ga­ti­vo de los 100 días del Go­bierno. ¿Quie­re de­cir que han vo­ta­do con­tra el Go­bierno en es­tas elec­cio­nes?

An­to­nio Her­nan­do (Ma­drid, 1967) es abogado y ex­per­to en de­re­cho de asi­lo, mi­gra­cio­nes y ex­tran­je­ría. Ha tra­ba­ja­do pa­ra la UGT co­mo res­pon­sa­ble del pro­gra­ma de cen­tros de guía pa­ra in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos y co­mo ase­sor de in­mi­gra­ción de la Se­cre­ta­ría de Po­lí­ti­cas So­cia­les de la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va Con­fe­de­ral, en­tre Se ha vo­ta­do di­cien­do no a de­ter­mi­na­das po­lí­ti­cas de Ra­joy y sí al PSOE y a la iz­quier­da tan­to en As­tu­rias co­mo en An­da­lu­cía. Por­que los ciu­da­da­nos se han vis­to muy agre­di­dos por las me­di­das del Go­bierno. Ra­joy ocul­tó lo que iba a ha­cer en la cam­pa­ña de­li­be­ra­da­men­te y aho­ra lo es­tá ha­cien­do en có­mo­dos pla­zos. Él los va tro­cean­do cuan­do le vie­ne bien a él. Las me­di­das y sus pla­zos se exi­gen des­de Eu­ro­pa. Has­ta Mer­kel en­vía una de­le­ga­ción pa­ra ver si se cum­ple o no. Hay dos for­mas de lle­gar a la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria. El dé­fi­cit no es bueno, pe­ro se pue­de co­rre­gir de va­rias for­mas. Ra­joy ha ele­gi­do la peor, igual que pa­ra ba­jar la com­pe­ti­ti­vi­dad, co­mo es la ba­ja­da de sa­la­rios. El ca­mino ele­gi­do en España ade­más de res­pon­der a la ideo­lo­gía de la de­re­cha, es un ca­mino erró­neo, así va­mos a crear más anemia, no va­mos a sa­lir. Pe­ro, ¿cuál es la al­ter­na­ti­va? El Go­bierno ha ele­gi­do la peor al­ter­na­ti­va. Cuan­do sube im­pues­tos y el IRPF, se lo ha­ce a las cla­ses me­dias. No­so­tros le di­mos al­ter­na­ti­vas en nues­tro pro­gra­ma elec­to­ral, di­cién­do­le que crea­ra un im­pues­to pa­ra gran­des for­tu­nas, un im­pues­to a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. Al­ter­na­ti­vas hay. To­do lo que se es­tá ha­cien­do res­pon­de a una con­cep­ción ideo­ló­gi­ca, en 100 días hay un ajus­te ideo­ló­gi­co bru­tal en España, el ma­yor de la de­mo­cra­cia. Tras los Pre­su­pues­tos y si suben los im­pues­tos, ¿los sin­di­ca­tos de­be­rían ha­cer otra huel­ga ge­ne­ral? Los sin­di­ca­tos tra­tan de de­fen­der los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res y una de­ter­mi­na­da con­cep­ción de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les y del Es­ta­do de bie­nes­tar. 1991 y 1996. Tam­bién ha si­do ase­sor de ONG co­mo Ati­me, ARI o CEAR. En el PSOE ha si­do por­ta­voz de la Co­mi­sión de In­te­rior, de la que hoy es vicepresidente y se en­car­ga de la po­lí­ti­ca au­to­nó­mi­ca del par­ti­do. En lo per­so­nal, es un afi­cio­na­do al run­ning, aun­que ha­ce po­co que ha em­pe­za­do, pi­ca­do por su mu­jer, que es una gran co­rre­do­ra. Jun­tos hi­cie­ron la me­dia ma­ra­tón de Nue­va York el pa­sa­do año. Si se es ma­dru­ga­dor, se le pue­de ver co­rrien­do por el ma­dri­le­ño par­que de El Re­ti­ro. Ade­más, es un gran co­ci­ne­ro. Pe­ro no de nou­ve­lle cui­si­ne, apos­ti­lla. Lo su­yo son los gui­sos tra­di­cio­na­les. Los arro­ces, su es­pe­cia­li­dad, so­bre to­do, los cal­do­sos. Con­fío en que el Go­bierno rec­ti­fi­que. Ni a los sin­di­ca­tos ni a na­die le gus­ta con­vo­car huel­gas ni ma­ni­fes­ta­cio­nes. Es us­ted vicepresidente de la Co­mi­sión de In­te­rior del Con­gre­so de los Dipu­tados. ¿Qué de­be­ría ha­cer el go­bierno con ETA? No­so­tros es­ta­mos con el Go­bierno, con­fía­mos en que sa­que ade­lan­te es­te di­fí­cil pro­ce­so, sin pri­sa, pe­ro sin pau­sa, que apli­que la ley res­pec­to a los pre­sos. Tam­bién es fun­da­men­tal la la­bor que pue­da lle­var o el len­da­ka­ri y que el Go­bierno tie­ne que res­pe­tar. No hay mu­cha coor­di­na­ción. El mi­nis­tro del In­te­rior es­tu­vo a los diez días de ser nom­bra­do en Eus­ka­di. El Go­bierno sa­be el pa­pel que de­be tener y el que tie­ne que tener el len­da­ka­ri. ¿Le preo­cu­pa la de­ri­va in­de­pen­den­tis­ta de Con­ver­gen­cia? No me ex­tra­ña, pe­ro me lla­ma la aten­ción que el PP y Ra­joy es­tén yen­do de la mano de un par­ti­do que ha ma­ni­fes­ta­do su as­pi­ra­ción a la in­de­pen­den­cia. Pe­ro us­te­des en el Con­gre­so tam­bién han pac­ta­do con ellos. El PP se ha har­ta­do de per­se­guir e in­sul­tar a los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas. Y aho­ra se apo­yan en ellos en Ma­drid y les apo­yan en Cataluña. Mien­tras Cataluña ne­ce­si­te el di­ne­ro del Es­ta­do se­gui­rá de la mano del PP y de­ja­rán las reivin­di­ca­cio­nes de in­de­pen­den­cia en Cataluña. Cuan­do el Go­bierno Mas ten­ga el di­ne­ro del Go­bierno de España, esas reivin­di­ca­cio­nes de in­de­pen­den­cia van a ve­nir a Ma­drid. El PP es­tá dis­pues­to a tra­gar con to­do, in­clu­so con las as­pi­ra­cio­nes de in­de­pen­den­cia de Mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.