¿Quie­re us­ted ser me­ce­nas?

Con ape­nas un año de vi­da, la fi­nan­cia­ción co­lec­ti­va no de­ja de cre­cer en España an­te los re­cor­tes y la au­sen­cia de in­ver­sión. El se­cre­to es la mul­ti­tud.

Tiempo - - VIVIR CULTURA - POR PE­DRO GARCÍA Y AN­TO­NIO DÍAZ

El co­rreo elec­tró­ni­co de Ro­dri­go echa hu­mo. “¿Ves? El di­ne­ro ha lle­ga­do mien­tras ha­cía­mos la en­tre­vis­ta: es la prue­ba de que es­to fun­cio­na”. Me­dia ho­ra de con­ver­sa­ción, 400 eu­ros más pa­ra la cau­sa. El sol atra­vie­sa las ven­ta­nas de su áti­co del cen­tro de Ma­drid y los ra­yos se re­fle­jan en las cu­cha­ri­llas y las ta­zas de ca­fé. Mien­tras ha­bla­mos, Ro­dri­go So­ro­go­yen, di­rec­tor de ci­ne, 30 años y bar­ba de una se­ma­na, se ha acer­ca­do un po­co más a su sue­ño: sa­car ade­lan­te su se­gun­da pe­lí­cu­la, Stock­holm. Y es que, en ple­na cri­sis, jun­to con cin­co amigos, todos pro­fe­sio­na­les del ci­ne, sin fi­nan­cia­ción y sin sub­ven­cio­nes, ha en­con­tra­do pro­duc­tor. Su pe­lí­cu­la se­rá fi­nan­cia­da por la co­lec­ti­vi­dad, bo­rro­sa e hi­per­ac­ti­va. La mul­ti­tud. Exac­ta­men­te, 184 me­ce­nas anónimos que han apor­ta­do más de 9.000 eu­ros en una se­ma­na. Una cer­te­za: el crowd­fun­ding, la fi­nan­cia­ción en ma­sa o co­lec­ti­va en la era de In­ter­net, ha lle­ga­do a nues­tro país pa­ra que­dar­se.

Co­mo Stock­holm, que co­men­za­rá a ro­dar­se a prin­ci­pios de abril en Ma­drid, cen­te­na­res de pro­yec­tos han vis­to la luz en España gra­cias a es­te me­ca­nis­mo fi­nan­cie­ro, que ate­rri­zó en España en di­ciem­bre de 2010 de la mano de la pla­ta­for­ma on-li­ne Lán­za­nos, una star­tup fun­da­da en Ciu­dad Real por Car­los Her­vás, Rafael Ca­ba­ni­llas e Ig­na­cio Arria­ga. “La idea ori­gi­nal es es­ta­dou­ni­den­se y ya es­ta­ba asen­ta­da en Fran­cia o Reino Uni­do”, ex­pli­ca a Tiem­po Gre­go­rio Ló­pez-tri­vi­ño, que se unió al trío re­cién arran­ca­da la aven­tu­ra. El fun­cio­na­mien­to es sen­ci­llo: la pla­ta­for­ma al­ber­ga en su si­tio los pro­yec­tos y es­ta­ble­ce un lí­mi­te de tiem­po pa­ra re­cau­dar los fon­dos so­li­ci­ta­dos; los usua­rios y me­ce­nas po­ten­cia­les de­ci­den qué pro­pues­tas apo­yan y apor­tan una can­ti­dad de di­ne­ro se­gún su con­ve­nien­cia y las re­com­pen­sas, que van des­de apa­ri­cio­nes en los cré­di­tos de una pe­lí­cu­la o un dis­co has­ta con­cier­tos o pa­ses pri­va­dos.

El fe­nó­meno del me­ce­naz­go co­lec­ti­vo en In­ter­net, que se­gún me­dios co­mo The Wall Street Jour­nal po­dría con­ver­tir­se en una al­ter­na­ti­va real de fu­tu­ro a los ca­pi­ta­les de ries­go, sur­ge aus­pi­cia­do por la ex­pan­sión de las re­des so­cia­les pe­ro su fi­lo­so­fía no es nue­va. Ló­pez-tri­vi­ño po­ne co­mo ejem­plo “el ca­so del gru­po de rock Ex­tre­mo­du­ro”, que fi­nan­ció su pri­me­ra ma­que­ta “con el di­ne­ro re­cau­da­do por la ven­ta de pa­pe­le­tas por va­lor de 1.000 pe­se­tas que da­ban de­re­cho a los com­pra­do­res a una co­pia del dis­co”. La tec­no­lo­gía ha so­fis­ti­ca­do el pro­ce­so, pe­ro en esen­cia el me­ca­nis­mo es el mis­mo.

Aman­tes de la crea­ción.

Se­gún Ló­pez-tri­vi­ño, la fun­ción de es­te ti­po de pla­ta­for­mas es la de ser “pa­sa­re­las de pa­go”, es de­cir, ac­tuar co­mo in­ter­me­dia­rios en­tre los me­ce­nas po­ten­cia­les y los due­ños de los pro­yec­tos, de quie­nes de­pen­de en ex­clu­si­va la fis­ca­li­za­ción: el IVA o la emi­sión de un cer­ti­fi­ca­do de des­gra­va­ción en pro­pues­tas so­li­da­rias, a los que es­te sis­te­ma co­bra un 1% por ges­tión ban­ca­ria. El com­pe­ti­dor di­rec­to de Lán­za­nos es Ver­ka­mi -“aman­te de la crea­ción” en es­pe­ran­to-, fun­da­da en la lo­ca­li­dad ca­ta­la­na de Ma­ta­ró al co­mien­zo de 2011 por el bió­lo­go Joan Sa­la y sus dos hi­jos, Adrià y Jo­nàs, his­to­ria­dor del ar­te y fí­si­co, res­pec­ti­va­men­te. “Los be­ne­fi­cios -afir­ma Sa­la- nos per­mi­ten tra­ba­jar en lo que nos gus­ta y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.