Esen­cias poé­ti­cas

Un poe­ma de qui­nien­tos ver­sos, se ve real­za­do por bro­tes vi­sio­na­rios y una hon­da po­ten­cia lí­ri­ca.

Tiempo - - VISIONES -

du­ran­te años, Loe­we fue pa­ra mí el nom­bre de un per­fu­me por el que no­ta­ba la pre­sen­cia de un ami­go muy que­ri­do que siem­pre se lo po­nía. Tam­bién sa­bía, cla­ro, que la mar­ca, de fa­ma in­ter­na­cio­nal, pro­du­cía bol­sos y ma­le­tas, her­mo­sos cha­que­to­nes de piel (de­ma­sia­do ca­ros tal vez pa­ra mi bol­si­llo) y cor­ba­tas de es­tam­pa­dos zoo­ló­gi­cos y bla­so­na­dos, una de las cua­les, que me re­ga­ló una chi­ca por Re­yes, aún con­ser­vo y me pon­go de vez en cuan­do, aho­ra que la pren­da -co­mo yo mis­mo- tie­ne ca­te­go­ría de vin­ta­ge. Pe­ro lle­gó un mo­men­to en que es­ta fir­ma, lle­va­da por el en­tu­sias­mo de En­ri­que Loe­we, em­pe­zó a pa­tro­ci­nar a tra­vés de una fundación un premio poé­ti­co, en reali­dad dos, y la ca­sa de al­ta cos­tu­ra se ha con­ver­ti­do en uno de los más im­por­tan­tes cen­tros de irra­dia­ción de la poe­sía en len­gua cas­te­lla­na; es­te año se ha con­ce­di­do el que lle­va el nú­me­ro XXIV en su mo­da­li­dad Se­nior (el de Crea­ción Jo­ven que­dó de­sier­to), y el li­bro que lo ha ga­na­do, Can­ción en blan­co, es de ex­tra­or­di­na­ria ca­li­dad.

Im­pre­sio­na ver en el ejem­plar ga­na­dor, muy bien edi­ta­do co­mo es nor­ma de la ca­sa por Vi­sor, los nom­bres del ju­ra­do, García de la Con­cha, Bri­nes, Ca­ba­lle­ro Bo­nald, Co­li­nas, García Bae­na, Si­les, Vi­lle­na, Pé­rez Azaús­tre (que ga­nó el año pa­sa­do), así co­mo el lis­ta­do de los an­te­ce­so­res en el premio, que se lee co­mo un cen­so de la me­jor poe­sía es­pa­ño­la de las tres úl­ti­mas dé­ca­das (hay tres pre­mia­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, pa­ra mi gus­to de in­fe­rior ca­li­dad). A ellos se su­ma hoy Ál­va­ro García, ma­la­gue­ño del año 1965, muy buen poeta y tra­duc­tor, en­tre otros, de Au­den, Lar­kin, Ki­pling y Mar­ga­ret At­wood, que ofre­ce en Can­ción en blan­co al­go na­da fre­cuen­te en­tre no­so­tros, un poe­ma lar­go, uni­ta­rio, de qui­nien­tos ver­sos, en los que el cur­so na­rra­ti­vo de cuño an­glo­sa­jón se ve real­za­do por cier­tos bro­tes vi­sio­na­rios, irra­cio­na­lis­tas, y una hon­da po­ten­cia lí­ri­ca en el tra­ta­mien­to del te­ma amo­ro­so.

Co­mo ha in­di­ca­do su au­tor, Can­ción en blan­co si­túa en un ho­tel de una gran ciu­dad a una pa­re­ja de aman­tes: “El mis­mo pun­to in­mó­vil / del mun­do gi­ra­to­rio y azu­la­do / en cu­ya ha­bi­ta­ción / de es­te ho­tel jun­to al mar / tam­bién aho­ra na­ce­mos”. Es un poe­ma de cá­ma­ra, por tan­to, en el que, sin em­bar­go, el re­fle­jo ur­bano en­tra a rá­fa­gas, al­gu­nas de sor­pren­den­te elo­cuen­cia: “Un úl­ti­mo sus­pi­ro de la ciu­dad en sus lu­ces / y em­pe­za­ba a ha­cer frío cuan­do sue­nan / los sil­bi­dos de un lo­ro o los de un lo­co”. En es­ta her­mo­sa can­ta­ta hay re­fle­xio­nes ín­ti­mas y mi­ra­das al ex­te­rior, so­bre un fon­do fe­bril (“es co­mo si la lu­na / ar­die­ra pa­ra dos”) que os­ci­la en­tre la acep­ta­ción me­lan­có­li­ca (“So­mos un ani­mal que es dos hu­ma­nos”) y la exal­ta­ción eró­ti­ca: “Con de­dos de sa­li­va me re­co­rres / igual que las ma­reas tra­ba­jan una ro­ca, / ex­haus­ta al fin en una es­pu­ma blan­ca”. El sin­gu­lar re­la­to poé­ti­co aca­ba, co­mo las me­jo­res no­ve­las de amor, con el an­ti­ci­po de la amar­gu­ra fi­nal que to­da gran pa­sión con­tie­ne den­tro de sí: “Pue­de que un día es­te­mos / jun­tos en el ol­vi­do uno del otro”. Pe­ro la voz de Ál­va­ro García nun­ca de­ja de ser sen­sual y pla­cen­te­ra, y el úl­ti­mo ver­so de Can­ción en blan­co di­ce así: “La muer­te ten­drá den­tro me­mo­ria de un sol vi­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.