Be­ne­dic­to XVI en Mé­xi­co: al­go más que som­bre­ros

Las fotos de Rat­zin­ger con es­pec­ta­cu­la­res som­bre­ros cha­rros han da­do la vuel­ta al mun­do. Pe­ro el Pa­pa ha ido allí a al­go más que a po­ner­se co­sas en la ca­be­za.

Tiempo - - CULTURA -

La vi­si­ta a Mé­xi­co del pa­pa Rat­zin­ger, vi­gé­si­mo­pri­me­ra que ha­ce fue­ra de Ita­lia des­de que lo eli­gie­ron ha­ce sie­te años, no pa­sa­rá a la me­mo­ria co­lec­ti­va por su con­tun­den­cia teo­ló­gi­ca, ni por el apo­yo ex­plí­ci­to que el pon­tí­fi­ce ca­tó­li­co ha ex­pre­sa­do ha­cia las víc­ti­mas de la vio­len­cia que es­tá des­tro­zan­do ese país; ni si­quie­ra por el en­cen­di­do (des­de el ai­re y con man­do a dis­tan­cia) de la nue­va ilu­mi­na­ción de la es­ta­tua de Cris­to Rey que hay en el Ce­rro del Cu­bi­le­te.

El via­je a Mé­xi­co se­rá re­cor­da­do por dos co­sas. Pri­me­ra, por los cien­tos de mi­les de per­so­nas que acu­die­ron a ver­le en León de Gua­na­jua­to. Se­gun­da, por los som­bre­ros cha­rros del Pa­pa. Y oja­lá por al­go más que aho­ra ve­re­mos.

Pon­gá­mo­nos de acuer­do en una co­sa: ca­da cual tie­ne sus ma­nías y eso es­tá bien, for­ma par­te de la per­so­na­li­dad y na­die tie­ne de­re­cho a me­ter­se ahí. Pío XII, que no to­le­ra­ba que los jar­di­ne­ros le mi­ra­sen a la ca­ra cuan­do pa­sea­ba por los par­ques que hay de­trás de la ba­sí­li­ca de San Pe­dro, se sen­tía el hom­bre más fe­liz del mun­do cuan­do ex­ten­día los bra­zos y unos muy bien adies­tra­dos pa­ja­ri­tos se le po­sa­ban en las man­gas de la so­ta­na. Juan XXIII per­día la ca­be­za an­te un buen pla­to de spag­het­ti bo­log­ne­sa, que se echa­ba al cuer­po (en reali­dad no se echa­ba uno sino tres) ca­da vez que po­día. Juan Pa­blo II, que te­nía for­ma­ción de ac­tor, se trans­fi­gu­ra­ba ca­da vez que apa­re­cía en pú­bli­co, so­bre to­do si ha­bía gran­des mul­ti­tu­des y mu­chas cá­ma­ras, aun­que era un se­cre­to mal guar­da­do que los dis­cur­sos, lo mis­mo que las en­cí­cli­cas, se los so­lía es­cri­bir Rat­zin­ger.

Va­rie­dad en la ca­be­za.

Y es­te tie­ne de­bi­li­dad por los som­bre­ros, go­rros, cas­cos o cual­quier co­sa que se pue­da uno po­ner en la ca­be­za. No lo pue­de re­sis­tir. Sin du­da sa­be que no todos le sien­tan bien: ha si­do un hom­bre atrac­ti­vo, con­ser­va una inocul­ta­ble co­que­te­ría y sa­be bien que ca­si nin­guno de todos esos tras­tos que le acer­can real­za su dig­ni­dad, pe­ro le da igual. Sen­ci­lla­men­te, se di­vier­te en­ca­ján­do­se en el crá­neo co­sas ra­ras.

La pri­me­ra sor­pre­sa la dio cuan­do se pu­so el ca­mau­ro, un bonete de ter­cio­pe­lo ro­jo con ri­be­te de ar­mi­ño que abri­ga las ore­jas y que al­gu­na vez se pu­sie­ron Ron­ca­lli y De­lla Chiesa (Juan XXIII y Be­ne­dic­to XV), pe­ro que es­ta­ba en cla­ro desuso des­de el si­glo XVIII. Rat­zin­ger se lo pu­so y el asun­to pa­re­ce que gus­tó, o al me­nos le gus­tó a él la ca­ra de pas­mo que pu­so to­do el mun­do, y a par­tir de ahí ya no hu­bo for­ma de su­je­tar al zum­bón de Be­ne­dic­to. Se cal­zó la go­rra de po­li­cía mu­ni­ci­pal que le re­ga­ló un guar­dia en­fer­mo en Kent­hurst (Aus­tra­lia). Se ha pues­to no un tri­cor­nio de la Guar­dia Ci­vil es­pa­ño­la, sino dos: uno de cha­rol, nor­ma­li­to, y otro de ga­la (las ma­las len­guas di­je­ron que el de cha­rol le sen­ta­ba par­ti­cu­lar­men­te bien). Se le ha vis­to con el tra­di­cio­nal y an­ti­guo sa­turno ro­jo pa­pal, pe­ro tam­bién con un som­bre­ro pa­na­má de cin­ta ne­gra que hu­bie­ra ma­ta­do de en­vi­dia a Dirk Bo­gar­de en la pe­lí­cu­la Muer­te en Ve­ne­cia, con un to­ca­do tí­pi­co de la Guar­dia Al­pi­na (in­fan­te­ría ita­lia­na), con un som­bre­ro te­jano del tamaño del ca­be­zón de John Way­ne, con un cas­co de obre­re­te que le ati­za­ron una vez que vi­si­tó una cen­tral quí­mi­ca y has­ta con otro cas­co, es­te de bombero, tan ul­tra­mo­derno que no se sa­bía si aque­llo era Be­ne­dic­to XVI o un as­tro­nau­ta a pun­to de des­pe­gar pa­ra re­van­ge­li­zar Mar­te.

To­tal, que ya es­tá lia­da. La gen­te sa­be que Rat­zin­ger dis­fru­ta po­nién­do­se co­sas en la ca­be­za y, sin más, las fa­bri­ca pa­ra tal fin. Quie­ro pen­sar que, du­ran­te el via­je a Be­nin, el año pa­sa­do, los elementos de la cu­ria an­du­vie­ron lis­tos pa­ra im­pe­dir que na­die se acer­ca­se al Pa­pa con cual­quier co­sa lle­na de plu­mas de co­lo­res, por­que le van co­no­cien­do. Pe­ro en es­te via­je a Mé­xi­co na­die ha po­di­do im­pe­dir que Be­ne­dic­to XVI se pu­sie­se, y no du­ran­te un se­gun­do ni mu­cho me­nos, dos enor­mes, es­pec­ta­cu­la­res som­bre­ros cha­rros que te­jie­ron y bor­da­ron pa­ra él los me­jo­res ar­te­sa­nos del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.