Del amor y la muer­te

Tres pla­ne­tas y un la­gar­ti­ja nick for­man Los Evan­ge­lis­tas, el ho­me­na­je des­lum­bra­do del rock a En­ri­que Mo­ren­te.

Tiempo - - CULTURA - J.M. GÓ­MEZ

avi­so: es­to no es un dis­co flamenco pe­ro re­tra­ta a va­rias ge­ne­ra­cio­nes del rock cau­ti­va­das por la vi­sión mo­ren­tia­na de la vi­da. Comienza por los ver­sos de Fray Luis de León y su Glo­ria a Dios, pa­sa por San Juan de la Cruz, al­can­za un pun­to ál­gi­do con el can­te jon­do de Car­men Li­na­res y re­mon­ta con los ver­sos “yo poeta de­ca­den­te, es­pa­ñol del si­glo veinte”. Ahí So­leá Mo­ren­te aña­de su voz evan­gé­li­ca que pro­ta­go­ni­za La es­tre­lla. La con­mo­ción pop lle­ga cuan­do en­to­nan: “A mí me lla­man el lo­co por­que vi­vo equi­vo­cao...”, que es la me­lo­día que es­tá en­lo­que­cien­do a la tribu in­die y que con­du­ce en di­rec­to a una ce­re­mo­nia ex­tra­ña don­de se con­fun­den la re­li­gión con el cul­to a la muer­te de la Se­ma­na San­ta. To­tal, una ex­pe­rien­cia sin equi­va­len­cias en el pa­no­ra­ma mun­dial que ofen­de­rá la sen­si­bi­li­dad flamenca de unos y alum­bra­rá la pa­tria jon­da de los otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.