Lec­cio­nes de Ma­no­lo

An­to­lo­gía de ar­tícu­los de uno de los gran­des es­cri­to­res es­pa­ño­les del XX.

Tiempo - - CULTURA - LUIS AL­GO­RRI

El ve­te­rano ju­ris­ta, pe­rio­dis­ta, escritor y po­lí­ti­co (sie­te le­gis­la­tu­ras con­se­cu­ti­vas es­tu­vo en el Con­gre­so y el Se­na­do) re­fle­xio­na so­se­ga­da­men­te so­bre un he­cho en el que po­cos se fi­jan: de todos los se­res vi­vos que pue­blan o han po­bla­do la tie­rra, el hom­bre es el úni­co que pien­sa en qué pu­do exis­tir antes que él y qué po­drá su­ce­der cuan­do él des­apa­rez­ca. Pa­ra Elorriaga, esa es la puer­ta de en­tra­da a la idea de Dios. a prin­ci­pios de 1997, obli­ga­do por el fa­lle­ci­mien­to de Mar­ce­llo Mas­troian­ni, Manuel Váz­quez Mon­tal­bán se afei­tó el le­gen­da­rio bi­go­te, un bi­go­te tan ho­no­ra­ble co­mo el de Cla­rín, el de Gal­dós o el de Dos­toievs­ki. Lo ar­gu­men­tó él mis­mo: “Ya es­toy de acuer­do con mi ca­ra”. Ahí su­pi­mos los de­vo­tos que con aque­lla ton­su­ra mos­ta­ches­ca co­men­za­ba una nue­va eta­pa en la es­cri­tu­ra de un hom­bre a quien ima­gi­ná­ba­mos te­clean­do 26 ho­ras dia­rias con aque­lla pro­sa que no po­día­mos en­vi­diar más. El re­sul­ta­do (al­go am­plia­do en el tiem­po) es es­te. Ma­no­lo la em­pren­dió, Alon­so Qui­jano y Mon­tal­bán, con­tra la Bar­ce­lo­na olím­pi­ca, con­tra la co­rrup­ción del úl­ti­mo pe­rio­do del fe­li­pa­to, con­tra la abu­lia que em­pa­pa­ba la lle­ga­da del nue­vo mi­le­nio y, ya pues­tos, con­tra Az­nar, sus obra, y sus pom­pas. Ma­no­lo el In­tran­si­gen­te le mo­te­ja­ba y di­bu­ja­ba For­ges, que lo ado­ra­ba, en In­ter­viú. Y era ca­paz de es­cri­bir co­sas así: “El san­to te­mor al Es­ta­do se con­si­gue me­dian­te la pre­sión fis­cal, y en lu­gar de con­se­guir un ins­tru­men­to re­cau­da­to­rio que no se no­te, im­por­ta pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio, que se no­te, por­que ad­qui­rir con­cien­cia co­ti­dia­na de pre­sión fis­cal es ad­qui­rir con­cien­cia de Es­ta­do y de súb­di­to”. Eso es de 1990. ¿Quién di­ce que es­te hom­bre se ha muer­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.