El se­cues­tro del Du­que de Eng­hien

Luis de Bor­bó­nCon­dé, prín­ci­pe de san­gre real, es fu­si­la­do tras su se­cues­tro en Ale­ma­nia por gen­dar­mes fran­ce­ses.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Dos si­glos antes de que Ba­rack Oba­ma en­via­se a los co­man­dos Del­ta de la US Navy a li­qui­dar a Osa­ma bin La­den en Pa­kis­tán, Na­po­león Bo­na­par­te en­vió a la Gen­dar­me­rie d’éli­te a se­cues­trar al du­que de Eng­hien en Ale­ma­nia, y lo eje­cu­tó su­ma­rí­si­ma­men­te.

Hay un asom­bro­so pa­ra­le­lis­mo en­tre es­tas dos ma­ni­fes­ta­cio­nes de la “ra­zón de Es­ta­do”. En am­bas es una cam­pa­ña te­rro­ris­ta lo que jus­ti­fi­ca la ac­ción; el ob­je­ti­vo es ma­tar a un in­di­vi­duo que cons­ti­tu­ye una ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad del Es­ta­do; se pisotea la le­ga­li­dad in­ter­na­cio­nal con una ope­ra­ción en un país ex­tran­je­ro; se le­van­tan vo­ces crí­ti­cas. Y por si fue­ra po­co, el ca­so del du­que de Eng­hien fa­vo­re­ció la pro­cla­ma­ción de Na­po­león co­mo em­pe­ra­dor, mien­tras que el de Bin La­den su­po­ne un ré­di­to fa­vo­ra­ble pa­ra la re­lec­ción de Oba­ma co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Pe­ro, ¿quién era y qué hi­zo el du­que de Eng­hien pa­ra que lo pon­ga­mos al mis­mo ni­vel que el peor te­rro­ris­ta de la His­to­ria?

Un prín­ci­pe de la san­gre.

Louis-an­toi­ne-henry de Bor­bón-con­dé, du­que de Eng­hien, fue el úl­ti­mo vás­ta­go (no de­jó des­cen­den­cia) de una de las más se­ñe­ras fa­mi­lias de la his­to­ria de Fran­cia, la Se­re­ní­si­ma Ca­sa de Con­dé. Es­ta­ba en la cús­pi­de de la aris­to­cra­cia fran­ce­sa, era lo que se lla­ma­ba un prín­ci­pe de la san­gre, es de­cir, un miem­bro de la reale­za bor­bó­ni­ca, con un ran­go so­la­men­te in­fe­rior al de la es­tric­ta fa­mi­lia real de Fran­cia. Si­guien­do la tra­di­ción fa­mi­liar, se ha­bía de­di­ca­do a la ca­rre­ra de las ar­mas, y en 1788, con so­lo 16 años, se con­vir­tió en co­ro­nel-pro­pie­ta­rio del re­gi­mien­to de In­fan­te­ría de Eng­hien.

So­la­men­te du­ró un año en el car­go, pues tras la to­ma de la Bas­ti­lla el 14 de ju­lio de 1789, las tres ge­ne­ra­cio­nes de Con­dés exis­ten­tes, Eng­hien, su pa­dre y su abue­lo, se con­vir­tie­ron en lo que se lla­ma­ba émi­grés (emi­gra­dos), es de­cir, exi­la­dos rea­lis­tas que des­de el ex­tran­je­ro ma­qui­na­ban pa­ra res­ta­ble­cer en Fran­cia la mo­nar­quía ab­so­lu­ta. El du­que de Eng­hien se in­cor­po­ró a l’ar­mée de Con­dé, el ejér­ci­to de emi­gra­dos que man­da­ba su abue­lo, con el que com­ba­tió –con gran va­lor- en los su­ce­si­vos fra­ca­sos mi­li­ta­res de las mo­nar­quías eu­ro­peas con­tra la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa.

Tras la paz de Lu­ne­vi­lle en­tre Aus­tria y la Re­pú­bli­ca (1801), l’ar­mée de Con­dé se di­sol­vió y Eng­hien, que te­nía ya 29 años y se­guía sol­te­ro, co­sa insólita en su tiem­po, de­ci­dió de­di­car sus fuer­zas a otra cau­sa: un amor im­po­si­ble. Nue­ve años antes ha­bía co­no­ci­do a Char­lot­te de Rohan y se ha­bía enamo­ra­do lo­ca­men­te de ella, sien­do co­rres­pon­di­do. Char­lot­te per­te­ne­cía a una ca­sa no­bi­lí­si­ma, des­cen­dien­te de los du­ques de Bre­ta­ña, te­nía el tra­ta­mien­to de al­te­za y la con­si­de­ra­ción de prin­ce­sa ex­tran­je­ra, pe­ro pa­ra el vie­jo prín­ci­pe de Con­dé, abue­lo del du­que, es­te de­bía ca­sar­se con al­guien de san­gre real y no au­to­ri­zó la bo­da con Char­lot­te.

No es­ta­ba en el es­pí­ri­tu de aque­llos aris­tó­cra­tas del Vie­jo Ré­gi­men opo­ner­se a los de­sig­nios de sus ma­yo­res, pe­ro el du­que de­ci­dió bur­lar­los. Se ins­ta­ló en Et­ten­heim (Ba­den), don­de vi­vía exi­la­da su ama­da, y se ca­sa­ron en se­cre­to pa­ra vi­vir al fin jun­tos. Sin em­bar­go la fe­li­ci­dad no les du­ra­ría mu­cho. El Mar­gra­via­to de Ba­den era uno de los nu­me­ro­sos Es­ta­dos ale­ma­nes que for­ma­ban el Sa­cro Im­pe­rio, aun­que ya la de­pen­den­cia del em­pe­ra­dor era teó­ri­ca y en la prác­ti­ca eran Es­ta­dos so­be­ra­nos. Era ri­be­re­ño del Rhin y por tan­to fron­te­ri­zo con Fran­cia. La pe­que­ña ciu­dad de Et­ten­heim, en con­cre­to, es­ta­ba so­lo a 10 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra, lo que la ha­bía con­ver­ti­do en un cen­tro atrac­ti­vo pa­ra los émi­grés, que siem­pre es­ta­ban ha­cien­do pla­nes pa­ra re­gre­sar a Fran­cia.

No era es­ta la ra­zón por la que Eng­hien se ins­ta­ló en Et­ten­heim, co­mo he­mos di­cho, pe­ro pa­ra la po­li­cía fran­ce­sa re­si­dir allí lo con­ver­tía en sos­pe­cho­so. La sus­pi­ca­cia era ex­pli­ca­ble, cuan­do se vio que la so­lu­ción mi­li­tar no ser­vía pa­ra de­rri­bar a la Re­pú­bli­ca, al­gu­nos émi­grés em­pren­die­ron la sub­ver­sión te­rro­ris­ta. En vís­pe­ra de Na­vi­dad de 1800 in­ten­ta­ron aca­bar con la vi­da del pri­mer cón­sul Bo­na­par­te, la má­xi­ma au­to­ri­dad re­pu­bli­ca­na, me­dian­te el aten­ta­do de la Má­qui­na in­fer­nal de la rue Saint-ni­cai­se. No al­can­za­ron su ob­je­ti­vo, pe­ro hu­bo 22 ino­cen­tes muer­tos y 100 he­ri­dos.

La re­pul­sa que pro­vo­có ese san­gui­na­rio aten­ta­do acon­se­jó cam­biar de tác­ti­ca te­rro­ris­ta, y en 1803 un émi­gré lla­ma­do Ca­dou­dal pu­so en mar­cha un plan pa­ra se­cues­trar a Bo­na­par­te, com­bi­na­do con un gol­pe de mano de dos ge­ne­ra­les des­con­ten­tos, Mo­reau y Pi­che­gru, que de­bían to­mar el po­der. La po­li­cía fran­ce­sa des­cu­brió pron­to el complot y co­men­zó a de­te­ner cons­pi­ra­do­res. El ge­ne­ral Pi­che­gru con­fe­só que es­ta­ban es­pe­ran­do que lle­ga­ra a Fran­cia “un jo­ven prín­ci­pe” pa­ra dar el gol­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.