Peor que un cri­men

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

“Es al­go peor que un cri­men, es un error”. Es­ta opi­nión so­bre la eje­cu­ción del du­que Eng­hien (a la de­re­cha, jun­to a su re­tra­to co­mo ofi­cial émi­gré) la for­mu­ló un sim­ple dipu­tado, aun­que por su ca­rác­ter cí­ni­co ha­ya si­do ad­ju­di­ca­da a Ta­lley­rand, que fue quien di­se­ña­ra la ope­ra­ción. Lo cier­to es que tan­to en Fran­cia co­mo en Eu­ro­pa el asun­to Eng­hien pro­vo­có mu­chas re­pul­sas. “Un trono cu­yos oro­pe­les se mar­chi­tan, cu­yos tro­feos se de­rrum­ban, cu­yo úni­co sé­qui­to son las som­bras erran­tes del du­que de Eng­hien, de Pi­che­gru, de tan­tos otros de­go­lla­dos pa­ra fun­dar­lo...”, de­fi­ni­ría Ben­ja­min Cons­tant, pa­dre del li­be­ra­lis­mo, el fi­nal del Im­pe­rio de Na­po­león. Sin em­bar­go es­te co­men­zó al día si­guien­te del fu­si­la­mien­to del du­que, cuan­do el Se­na­do le ofre­ció a Bo­na­par­te la co­ro­na im­pe­rial. Se­gún el his­to­ria­dor Jac­ques Bain­vi­lle, Na­po­león dio así a la Re­vo­lu­ción la pren­da su­pre­ma, “se pu­so del la­do de los re­gi­ci­das (los que vo­ta­ron la eje­cu­ción de Luis XVI). Sin el fo­so de Vin­cen­nes el Im­pe­rio era im­po­si­ble, los re­pu­bli­ca­nos no lo ha­brían acep­ta­do”. Por eso, el cons­pi­ra­dor Ca­dou­dal di­ría amar­ga­men­te tras la co­ro­na­ción de Na­po­león: “Que­ría­mos traer un rey y he­mos traí­do un em­pe­ra­dor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.