Trans­pa­ren­cia

Nin­gu­na ins­ti­tu­ción de­be­ría que­dar al mar­gen del bo­rra­dor de la ley de trans­pa­ren­cia que el Go­bierno ha col­ga­do en In­ter­net.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

no qui­sie­ra pre­ci­pi­tar­me, pe­ro ce­le­bro que el Go­bierno ha­ya pu­bli­ca­do en In­ter­net el bo­rra­dor de la Ley de Trans­pa­ren­cia pa­ra que los ciu­da­da­nos apor­ten sus ideas. Oja­lá sean mu­chas y bue­nas y, so­bre to­do, las ten­gan en cuenta. Aun­que, in­sis­to, no con­vie­ne echar las cam­pa­nas al vue­lo, no se­ría la pri­me­ra vez que se frus­tran de­ma­sia­das es­pe­ran­zas. El pro­yec­to for­ma­ba par­te de las pro­me­sas elec­to­ra­les del PSOE des­de 2004, in­clu­so lle­gó al Consejo de Mi­nis­tros en la úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra, pe­ro, co­mo tan­tas otras co­sas, ahí se que­dó, de­jan­do a España en una inacep­ta­ble opa­ci­dad fren­te a la ma­yo­ría de los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea que, des­de ha­ce años, ga­ran­ti­zan le­gal­men­te la trans­pa­ren­cia.

To­da­vía es­tán a tiem­po de en­trar en la web ley­de­trans­pa­ren­cia.gob.es. Fa­ci­li­ta la con­sul­ta el he­cho de que el for­mu­la­rio es­té di­vi­di­do en tres apar­ta­dos (trans­pa­ren­cia, ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca y buen go­bierno) y me­re­ce la pe­na que ha­gan to­do lo po­si­ble por aña­dir con­cre­ción a las de­cla­ra­cio­nes de bue­nas in­ten­cio­nes más di­fu­sas. Me re­fie­ro a cier­tas obli­ga­cio­nes de los al­tos car­gos, a quie­nes se les exi­ge ac­tuar con trans­pa­ren­cia, tener bue­na fe, no dis­cri­mi­nar, man­te­ner una con­duc­ta dig­na, ser im­par­cia­les y, ade­más, se les prohí­be acep­tar re­ga­los “que su­peren los usos ha­bi­tua­les, so­cia­les o de cor­te­sía, ni fa­vo­res o ser­vi­cios en con­di­cio­nes ven­ta­jo­sas que pue­dan con­di­cio­nar el desa­rro­llo de sus fun­cio­nes”. ¿No les pa­re­cen con­cep­tos de­ma­sia­do in­de­fi­ni­dos? Hay que mar­car lí­mi­tes pre­ci­sos pa­ra en­te­rar­nos de có­mo se gas­tan los car­gos pú­bli­cos has­ta el úl­ti­mo cén­ti­mo; sus con­tra­tos, die­tas, co­ches ofi­cia­les, con­ve­nios, sub­ven­cio­nes y sa­la­rios. De ese mo­do se­rá más di­fí­cil que se re­pi­tan ca­sos co­mo el de la Gür­tel, el Pal­ma Are­na, los ERE de An­da­lu­cía e in­clu­so otros de me­nor cuan­tía. In­dig­na sa­ber, por­que al fi­nal to­do se sa­be, có­mo se han es­quil­ma­do los fon­dos y se ha di­la­pi­da­do el pre­su­pues­to en de­ter­mi­na­dos or­ga­nis­mos pú­bli­cos. Lás­ti­ma que no pue­da tener ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo. Nin­gu­na ins­ti­tu­ción, ni el Go­bierno de los jue­ces ni el mi­nis­te­rio de De­fen­sa ni si­quie­ra la Ca­sa Real, de­be­ría que­dar al mar­gen de es­te bo­rra­dor que, si acep­ta las apor­ta­cio­nes ciu­da­da­nas y cum­ple las ex­pec­ta­ti­vas, una vez su­pe­ra­do el trá­mi­te par­la­men­ta­rio, im­pon­drá por ley la trans­pa­ren­cia y la aus­te­ri­dad que vo­lun­ta­ria­men­te na­die se apli­ca. Las úni­cas ex­cep­cio­nes ad­mi­si­bles se­rían las in­for­ma­cio­nes que afec­tan a la se­gu­ri­dad na­cio­nal, a la pre­ven­ción de ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les, a la pro­tec­ción de da­tos y po­co más. Ni si­quie­ra se en­tien­de el se­cre­tis­mo exis­ten­te so­bre las de­li­be­ra­cio­nes del Consejo de Mi­nis­tros que, en oca­sio­nes, da lu­gar a fil­tra­cio­nes in­tere­sa­das, co­mo su­ce­de con de­ter­mi­na­dos su­ma­rios ju­di­cia­les. Es im­pres­cin­di­ble una ley que obli­gue a los car­gos pú­bli­cos a fa­ci­li­tar to­da la in­for­ma­ción, pa­ra evi­tar que la ad­mi­nis­tren de for­ma ar­bi­tra­ria en fun­ción de sus pro­pios in­tere­ses y ma­ni­pu­len a los pe­rio­dis­tas con la in­ten­ción de con­ver­tir­los en sim­ples por­ta­vo­ces del po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.