La ar­ma­du­ra del can­di­da­to.

Con­fían su suer­te y atrac­ción elec­to­ral a pren­das de ro­pa y co­lo­res que les ha­cen sen­tir­se más se­gu­ros. ¿Qué es­cu­do es­té­ti­co pro­te­ge a nues­tros po­lí­ti­cos?

Tiempo - - SUMARIO - POR PATRY­CIA CEN­TENO

Las pren­das fe­ti­che de los po­lí­ti­cos pa­ra sen­tir­se más se­gu­ros y atraer a los vo­tan­tes.

Des­de ha­ce se­ma­nas, los es­ta­dou­ni­den­ses se pre­gun­tan có­mo y por qué Rick San­to­rum, que as­pi­ra a ser el can­di­da­to del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en las pre­si­den­cia­les de no­viem­bre, ha con­ver­ti­do un inocen­te cha­le­co de al­go­dón de cue­llo pi­co en su me­jor ar­ma elec­to­ral. Mien­tras unos atri­bu­yen a es­ta pren­da de un ca­rác­ter di­fe­ren­cia­dor ca­paz de des­cu­brir a sus ri­va­les co­mo dis­tan­tes mi­llo­na­rios per­fec­ta­men­te tra­jea­dos, otros con­si­de­ran que so­lo res­pon­de a una nue­va mo­da: la re­tro­se­xual, re­fle­ja­da en se­ries de gran éxi­to co­mo Mad Men o Pan Am, que re­cu­pe­ran al hom­bre ele­gan­te de an­ta­ño e incita a los hom­bres a ves­tir co­mo sus abue­los. Lo cier­to es que el ex­se­na­dor de Pen­sil­va­nia se en­fun­dó por pri­me­ra vez un cha­le­co azul marino pa­ra un ac­to de cam­pa­ña por ca­sua­li­dad, por más que aho­ra ase­gu­ra que lo lle­va por­que “las man­gas me ra­len­ti­zan”. Tras con­fe­sar pú­bli­ca­men­te que par­te de su vic­to­ria en el cau­cus de Io­wa se de­bía a su pe­cu­liar amu­le­to, sus ase­so­res de ima­gen se lan­za­ron a com­prar de­ce­nas de cha­le­cos (tam­bién en otros co­lo­res co­mo gris y bei­ge) y a re­ven­der­los a 100 dó­la­res (75 eu­ros) la uni­dad pa­ra fi­nan­ciar la ca­rre­ra a la no­mi­na­ción de San­to­rum. Y aun­que sus de­trac­to­res –en­tre los que se en­cuen­tra la ac­triz Scar­lett Johans­son, de­fen­so­ra de Ba­rack Oba­ma- til­da­ron el ac­ce­so­rio de “cha­le­co sal­va­vi­das”, su fa­ma en las re­des so­cia­les y en You­tu­be hi­zo que rá­pi­da­men­te se ago­ta­ran las exis­ten­cias.

Pa­ra ver­te me­jor.

Cor­ta­dos por el mis­mo pa­trón -o mi­me­ti­za­dos por el uni­for­me di­plo­má­ti­co oc­ci­den­tal- los po­lí­ti­cos de­ben in­ge­niár­se­las pa­ra ha­cer­se ver, so­bre to­do en cam­pa­ña. El líder del PP en An­da­lu­cía, Ja­vier Are­nas, se ha pro­mo­cio­na­do du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral de las au­to­nó­mi­cas an­da­lu­zas, ce­le­bra­das el 25 de mar­zo, con to­tal looks te­ñi­dos con pig­men­tos del mi­ne­ral que for­ma su ape­lli­do (una to­na­li­dad más pro­pia pa­ra la épo­ca es­ti­val pe­ro que la ca­li­dez del Sur per­mi­te to­do el año). A Rosa Díez, con su nom­bre y el ma­gen­ta, el ma­ni­do re­cur­so le dio un buen re­sul­ta­do (UPD en­tró en 2008 en el Con­gre­so de los Dipu­tados) y si­gue ex­plo­tan­do la téc­ni­ca sin com­ple­jos. En cam­bio, los fu­nes­tos pre­sa­gios que las en­cues­tas le con­ce­den a la can­di­da­ta eco­lo­gis­ta en los pró­xi­mos co­mi­cios fran­ce­ses (22 de abril y 6 de ma­yo) y las crí­ti­cas de sus pro­pios com­pa­ñe­ros, que la acu­san de de­fen­der más los in­tere­ses de los co­mu­nis­tas que los de su pro­pio par­ti­do, han obli­ga­do a Eva Joly a apar­car sus ca­rac­te­rís­ti­cas len­tes re­don­das de pasta co­lo­ra­da y a op­tar por un mo­de­lo más cor­po­ra­ti­vo, en ver­de. Y aun­que el azul con­ser­va­dor o azul That­cher per­te­nez­ca a la ex pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, el nue­vo líder de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, Hen­ri­que Ca­pri­les Ra­dons­ki, pre­ten­de aca­bar, el 7 de oc­tu­bre, con la mo­da de la ca­mi­sa ro­ja (an­ti­ba­las) de Hu­go Chá­vez con la fra­ne­la tur­que­sa. Por­que ac­tual­men­te son más bien po­cos los que op­tan por las bon­da­des de la au­sen­cia de co­lor cuan­do se quie­re des­ta­car. “Yen­do de ne­gro pue­des ir de­cen­te­men­te a to­das par­tes”, con­ta­ba La Pa­sio­na­ria so­bre su lu­to per­ma­nen­te.

Rosa Díez. La líder de UPD ha­ce ho­nor a su nom­bre vis­tien­do de rosa en mu­chí­si­mas oca­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.