La úl­ti­ma fron­te­ra por de­li­mi­tar.

España y Ma­rrue­cos se dispu­tan las aguas en­tre Ca­na­rias y Áfri­ca.

Tiempo - - SUMARIO - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ 2 1 4 3 5 6 8 7 9

Po­cos lo sa­ben, pe­ro España y Ma­rrue­cos tie­nen más de un con­ten­cio­so fron­te­ri­zo. El reino alauí no so­lo re­cla­ma las ciu­da­des de Ceu­ta y Me­li­lla des­de ha­ce tiem­po, sino tam­bién bue­na par­te de las aguas que co­rres­pon­den a las is­las Ca­na­rias. ¿En qué con­sis­te es­te li­ti­gio tan des­co­no­ci­do por los es­pa­ño­les?

Ra­bat con­si­de­ra co­mo su­yas las 200 mi­llas al oes­te de su fa­cha­da atlán­ti­ca, es de­cir, la Zo­na de Ex­clu­sión Eco­nó­mi­ca (ZEE) que el De­re­cho In­ter­na­cio­nal del mar otor­ga -a prio­ri- a los paí­ses con pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal. Es­ta reclamación ma­rro­quí in­va­di­ría la mi­tad de las aguas del ar­chi­pié­la­go ca­na­rio, a ex­cep­ción de las 12 mi­llas te­rri­to­ria­les que bor­dean las is­las, lo que es inasu­mi­ble pa­ra España, que pro­po­ne la apli­ca­ción de la me­dia­na equi­dis­tan­te en­tre una cos­ta y otra, cu­yos pun­tos más cer­ca- nos dis­tan ape­nas 103 ki­ló­me­tros en­tre la cos­ta de Fuer­te­ven­tu­ra y la lo­ca­li­dad cos­te­ra ma­rro­quí de Tar­fa­ya.

Co­mo los dos paí­ses nun­ca se han pues­to de acuer­do, no exis­te una fron­te­ra ma­rí­ti­ma co­mo tal. Si bien la san­gre nun­ca ha lle­ga­do al río, en di­ciem­bre de 2001 se le­van­tó una fuer­te marejada cuan­do el Go­bierno de Jo­sé María Az­nar au­to­ri­zó a Rep­sol a rea­li­zar pros­pec­cio­nes pe­tro­lí­fe­ras al es­te de Fuer­te­ven­tu­ra y Lan­za­ro­te. Los per­mi­sos gu­ber­na­men­ta­les fue­ron pa­ra nue­ve cua­dran­tes con 6.500 ki­ló­me­tros cua­dra­dos en to­tal.

Ma­rrue­cos cri­ti­có aquel ac­to uni­la­te­ral de España, que se pro­du­jo unas se­ma­nas des­pués de la re­ti­ra­da de su em­ba­ja­dor en Ma­drid, y res­pon­dió con una que­ja di­plo­má­ti­ca an­te Na­cio­nes Uni­das en la que ame­na­zó con lle­var el ca­so al Tri­bu­nal In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya, el mis­mo ór­gano que en 1974 se pro­nun­ció de for­ma tan am­bi­gua so­bre la es­pa­ño­li­dad del Sáha­ra que Has­san II lan­zó po­co des­pués la Mar­cha Ver­de. Tan­to so­bre­sal­to di­plo­má­ti­co desem­bo­có en ju­lio de 2002 en la cri­sis del is­lo­te de Pe­re­jil.

Diez años des­pués, otro Go­bierno del PP ha con­fir­ma­do las au­to­ri­za­cio­nes a Rep­sol, pa­ra sor­pre­sa del Eje­cu­ti­vo ca­na­rio -que aho­ra com­par­ten Coa­li­ción Ca­na­ria y el PSOE- y, en cier­ta ma­ne­ra, del pro­pio Ma­rrue­cos. El con­ten­cio­so se ha­bía en­cap­su­la­do, se­gún la jer­ga di­plo­má­ti­ca, gra­cias a un acuer­do bi­la­te­ral de sep­tiem­bre de 2005 al que na­die pres­tó aten­ción en aquel mo­men­to.

Fue en Se­vi­lla, con mo­ti­vo de la VII Reunión de Al­to Ni­vel His­pano-ma­rro­quí, y en el tex­to de con­clu­sio­nes se in­di­ca­ba lo si­guien­te: “España y Ma­rrue­cos acuer­dan de­li­mi­tar una me­dia­na ma­rí­ti­ma pro­vi­sio­nal so­bre los es­pa­cios ma­rí­ti­mos de la fa­cha­da atlán­ti­ca, en la que se apli­ca­rá el mé­to­do ma­rí­ti­mo equi­dis­tan­te”. Las pa­la­bras cla­ves fue­ron “pro­vi­sio­nal”,

El mi­nis­tro de In­dus­tria, el ca­na­rio Jo­sé Manuel So­ria, cal­cu­la que en­con­trar pe­tró­leo en aguas del ar­chi­pié­la­go su­pon­dría un aho­rro de la fac­tu­ra ener­gé­ti­ca es­pa­ño­la de 28.000 mi­llo­nes de eu­ros. Nues­tro país con­su­me 1,4 mi­llo­nes de ba­rri­les de cru­do al día y la pro­duc­ción en esa zo­na equi­val­dría al 10% de esa can­ti­dad. Mien­tras que Ma­drid ase­gu­ra que las pros­pec­cio­nes se­rán a 61 ki­ló­me­tros de la cos­ta, el Eje­cu­ti­vo ca­na­rio ad­vier­te que po­drían ser a 10 km. Am­bas ci­fras son co­rrec­tas, pues el bor­de oc­ci­den­tal de la cua­drí­cu­la 2 es­tá a esa dis­tan­cia de tie­rra fir­me. Sin em­bar­go, la zo­na de ma­yor in­te­rés pa­ra Rep­sol es la pe­ga­da a la me­dia­na, a 60 km. de dis­tan­cia, don­de la pro­fun­di­dad pa­ra los son­deos es me­nor.

Áreas de pros­pec­ción de hi­dro­car­bu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.