Ha­cien­da le bus­ca las cos­qui­llas a los fa­mo­sos.

So­cie­da­des en el pun­to de mi­ra de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria.

Tiempo - - SUMARIO - JA­VIER OTE­RO

Ha­cien­da vuel­ve a po­ner la lu­pa en los ar­tis­tas, de­por­tis­tas y pro­fe­sio­na­les en sus pla­nes de con­trol. La Agen­cia Tri­bu­ta­ria per­se­gui­rá “los en­tra­ma­dos que abu­san de for­mas so­cie­ta­rias, me­dian­te los cua­les pro­fe­sio­na­les, ar­tis­tas y de­por­tis­tas uti­li­zan so­cie­da­des pa­ra de­du­cir in­de­bi­da­men­te, a tra­vés de ellas, sus gas­tos par­ti­cu­la­res”.

La Agen­cia Tri­bu­ta­ria, que con­si­de­ra que los ca­sos en los que se en­cuen­tran im­pli­ca­dos pro­fe­sio­na­les, de­por­tis­tas y ar­tis­tas son al­gu­nos de los que ge­ne­ran alar­ma so­cial, in­clu­ye en­tre la pre­vi­sión de sus ac­tua­cio­nes pro­gra­ma­das a las ren­tas no de­cla­ra­das por es­tos co­lec­ti­vos. Pa­ra es­to, cru­za la in­for­ma­ción de que dis­po­ne so­bre las ope­ra­cio­nes o ac­ti­vi­da­des en las que ha­yan in­ter­ve­ni­do o “so­bre los sig­nos ex­ter­nos de ri­que­za”, se­gún plas­ma el Plan de Con­trol Tri­bu­ta­rio. Ha­cien­da tam­bién vi­gi­la­rá las “so­cie­da­des o gru­pos de so­cie­da­des vin­cu­la­das con una per­so­na o su gru­po fa­mi­liar que, ca­re­cien­do de es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va o co­mer­cial, den lu­gar a la con­fu­sión del pa­tri­mo­nio per­so­nal y em­pre­sa­rial, me­dian­te la rea­li­za­ción de ac­tua­cio­nes de com­pro­ba­ción si­mul­tá­nea a las so­cie­da­des y so­cios”.

Es ha­bi­tual que pro­fe­sio­na­les, ar­tis­tas y de­por­tis­tas co­bren sus ren­tas a tra­vés de em­pre­sas. Pe­ro ade­más de las prác­ti­cas ha­bi­tua­les, al­gu­nos ar­tis­tas in­clu­yen no­ve­da­des. La can­tan­te Sha­ki­ra, por ejem­plo, ha rea­li­za­do al­gu­nos de sus tra­ba­jos a cam­bio de que se in­gre­sa­ran sus emo­lu­men­tos en la fundación Pies Des­cal­zos, crea­da por ella. Es­ta de­ci­sión de apo­yar su ac­ti­vi­dad fi­lan­tró­pi­ca que­da opa­ca an­te los ojos de la Ha­cien­da es­pa­ño­la, ya que se tra­ta de una fundación ra­di­ca­da en otro país y el fis­co no pue­de com­pro­bar a qué se des­ti­na real­men­te ese di­ne­ro. Por otro la­do, si Sha­ki­ra hu­bie­se co­bra­do per­so­nal­men­te por los tra­ba­jos en España en los que uti­li­zó es­ta fór­mu­la, en lu­gar de ha­cer­lo a cam­bio de la do­na­ción a su fundación, ha­bría te­ni­do que tri­bu­tar por ello.

Ha­ce po­cos días, el Tri­bu­nal Su­pre­mo ra­ti­fi­có la sen­ten­cia por la que se con­de­nó al ex­ju­ga­dor de fút­bol Luis Fi­go al pa­go de 2,5 mi­llo­nes de eu­ros. Es un ca­so en el que Ha­cien­da pu­do per­se­guir el uso de las em­pre­sas a tra­vés de las que, co­mo en otros ca­sos de fut­bo­lis­tas, se uti­li­zan fir­mas in­ter­pues­tas pa­ra co­brar par­te de su re­tri­bu­ción ba­jo el con­cep­to de de­re­chos de ima­gen. La nor­ma­ti­va se­ña­la que so­lo po­drá co­brar­se ba­jo es­te con­cep­to un 15% del to­tal de los in­gre­sos del ju­ga­dor. Sin em­bar­go, Luis Fi­go in­gre­só otras can­ti­da­des adi­cio­na­les por pu­bli­ci­dad, con lo que su­peró ese lí­mi­te. De es­ta ma­ne­ra, la sen­ten­cia es­ta­ble­ce que de­be tri­bu­tar esos in­gre­sos co­mo ren­tas de tra­ba­jo, que tie­nen un ti­po im­po­si­ti­vo más al­to que las de ca­pi­tal mo­bi­lia­rio.

Las deu­das del fút­bol.

En el ca­so de al­gu­nos de­por­tis­tas es más lla­ma­ti­vo que las so­cie­da­des que ges­tio­nan los de­re­chos de­por­ti­vos sean pro­pie­dad a ve­ces del pro­pio atle­ta, con lo que se ha­ce más di­fí­cil de sos­te­ner que no ha ha­bi­do un abu­so de la nor­ma. Y to­do es­to cuan­do se ha co­no­ci­do que los clu­bes de fút­bol man­tie­nen una deu­da con Ha­cien­da de 752 mi­llo­nes de eu­ros.

Otra fór­mu­la nue­va es la uti­li­za­ción de so­cie­da­des de pro­mo­ción em­pre­sa­rial del País Vas­co, que es la usa­da por el te­nis­ta Ra­fa Na­dal con sus em­pre­sas De­ba­mi­na, As­pe­mir y Go­ra­men­di, que aho­ra in­ves­ti­ga la ins­pec­ción de la Ha­cien­da Fo­ral de Gui­púz­coa. Me­dian­te la uti­li­za­ción de es­tas em­pre­sas, que pres­tan di­ne­ro a su vez a la so­cie­dad a la que se han ce­di­do los de­re­chos de ima­gen, se apro­ve­chan las ven­ta­jas fis­ca­les que re­du­cen ca­si a la na­da la tri­bu­ta­ción. El te­nis­ta, tras las pri­me­ras no­ti­cias so­bre es­tas em­pre­sas, ha se­ña­la­do que las so- cie­da­des se tras­la­da­ron a Ba­lea­res y no se be­ne­fi­cia­ron de es­te ré­gi­men fis­cal.

En el ca­so de Na­dal, las em­pre­sas es­ta­ban a nom­bre de su pa­dre. Lo mis­mo que ocu­rrió con el pa­tri­mo­nio de la te­nis­ta Arant­xa Sán­chez Vi­ca­rio. La de­por­tis­ta se en­cuen­tra en­vuel­ta aho­ra en un plei­to con­tra su fa­mi­lia por el des­tino de su pa­tri­mo­nio, que se en­con­tra­ba en va­rias so­cie­da­des en las que cons­tan con car­go sus pa­dres y her­ma­nos, pe­ro no ella.

Otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas del ca­so de Arant­xa Sán­chez Vi­ca­rio es de­cla­rar que es re­si­den­te en An­do­rra. En el mis­mo prin­ci­pa­do han re­si­di­do su her­mano Ja­vier, Mon­tse­rrat Ca­ba­llé, Al­fre­do Kraus, Ju­dith Mas­có, Car­los Mo­ya y Jorge Lorenzo. El in­ter­me­dia­rio de­por­ti­vo Jo­sep María Min­gue­lla, des­cu­bri­dor de Leo Mes­si, de­cla­ra que re­si­de en Bulgaria. Emilio Sán­chez Vi­ca­rio, Ser­gi Bru­gue­ra, Alberto Be­ra­sa­te­gui, Abraham Olano y Se­ve­riano Ba­lles­te­ros lo hi­cie­ron en Mó­na­co; Con­chi­ta Mar­tí­nez y Fer­nan­do Alon­so, en Sui­za; y Da­ni Pe­dro­sa, en Lon­dres.

El uso de so­cie­da­des pa­tri­mo­nia­les es otro re­cur­so usa­do con fre­cuen­cia. Es ha­bi­tual que en ellas se co­lo­que el pa­tri­mo­nio en in­mue­bles, que se be­ne­fi­cia de un ré­gi­men fis­cal más fa­vo­ra­ble. Es­tas em­pre­sas tam­bién pue­den tener ac­cio­nes o par­ti­ci­pa­cio­nes en Si­cav, las

Arant­xa Sán­chez Vi­ca­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.