Aler­ta en el co­le­gio ju­dío.

La co­lo­nia que vi­ve en España, in­quie­ta tras el aten­ta­do de Tou­lou­se (Fran­cia).

Tiempo - - SUMARIO - POR MAEL VA­LLE­JO

En la en­tra­da es­tá es­ta­cio­na­da una pa­tru­lla de la Po­li­cía Na­cio­nal. Ade­más de los po­li­cías, tam­bién la pro­te­gen un nú­me­ro des­co­no­ci­do de agen­tes de se­gu­ri­dad pri­va­da y cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia. Las ba­las de Moha­med Me­rah que ma­ta­ron a tres ni­ños y un profesor en el co­le­gio Ozer Ha­to­rah en Tou­lou­se (Fran­cia) han pro­vo­ca­do que la co­mu­ni­dad ju­día de España se encuentre en aler­ta má­xi­ma. Y el co­le­gio Es­tre­lla To­le­dano, el úni­co ju­dío de Ma­drid, no es la ex­cep­ción.

En es­te ti­po de co­le­gios la se­gu­ri­dad es la re­gla de todos los días, aun­que aho­ra se apli­ca de for­ma más es­tric­ta. Pa­ra el vicepresidente de la Fe­de­ra­ción de Co­mu­ni­da­des Ju­días de España (FCJ), Da­vid Hatch­well, la muer­te de cua­tro per­so­nas a ma­nos de Moha­med Me­rah es un “cri­men na­zi en su ma­ne­ra de pro­ce­der”, así que el ni­vel de aler­ta es el má­xi­mo.

“Evi­den­te­men­te, da­do el ni­vel de preo­cu­pa­ción que te­ne­mos, es­ta­mos ase­gu­rán­do­nos de tener la pro­tec­ción po­li­cial ade­cua­da. Por otra par­te es­ta­mos coor­di­nán­do­nos en­tre no­so­tros. Es una ac­ción con­jun­ta pa­ra ga­ran­ti­zar nues­tra se­gu­ri­dad”, ase­gu­ra Hatch­well en de­cla­ra­cio­nes a Tiem­po. “Se le pi­dió a la Co­mu­ni­dad de Ma­drid una ac­ción po­li­cial que es­tá si­guién­do­se a ra­ja­ta­bla, no pue­de ser me­nos. So­mos cons­cien­tes de que hay lo­cos suel­tos y, aun­que son co­sas con las que hay que vi­vir, no se pue­de ha­cer de me­nos a un co­lec­ti­vo que es­tá en si­tua­ción de ries­go. Hay que pro­te­ger­lo, y es­pe­ra­mos eso de nues­tras fuer­zas po­lí­ti­cas y de nues­tro go­bierno”.

La se­gu­ri­dad es bá­si­ca pa­ra la co­mu­ni­dad ju­día y ellos mis­mos se en­car­gan de pa­gar­la. Lo mis­mo pa­ra el co­le­gio que pa­ra las si­na­go­gas. En España hay apro­xi­ma­da­men­te 40.000 ju­díos, de los cua­les la mi­tad vi­ven en Ma­drid. La ra­zón de que la ci­fra sea tan pe­que­ña es la ex­pul­sión de los ju­díos de­cre­ta­da por los Re­yes Ca­tó­li­cos en 1492. Has­ta ha­ce 45 años no em­pe­zó a cre­cer su nú­me­ro en España.

Res­pec­to a lo su­ce­di­do en Tou­lou­se, Hatch­well ad­vier­te: “Es cier­to que en Eu­ro­pa se han he­cho es­fuer­zos pa­ra in­te­grar a las di­ver­sas co­mu­ni­da­des, pe­ro no es­tán lle­gan­do a buen puer­to. En Eu­ro­pa las ca­pas de in­mi­gra­ción no es­tán bien in­te­gra­das y si se pregunta a la gen­te so­bre qué es Eu­ro­pa, ca­da cual tie­ne una per­cep­ción dis­tin­ta. Esa es una reali­dad que te­ne­mos que com­pren­der”.

Trein­ta si­na­go­gas en España.

La se­de de la Co­mu­ni­dad Ju­día de Ma­drid tam­bién es­tá ba­jo vi­gi­lan­cia po­li­cial, al igual que la ma­yo­ría de las 30 si­na­go­gas que hay en el país. A es­te res­pec­to, Isaac Querub, pre­si­den­te de la FCJ, pi­de a los paí­ses de­mo­crá­ti­cos que per­ma­nez­can aler­tas y no ba­jen la guar­dia “fren­te a fa­na­tis­mos, ex­tre­mis­mos de iz­quier­das y de­re­chas, an­ti­se­mi­tis­mo y ra­cis­mo”.

Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por la FCJ en di­ciem­bre, la si­tua­ción en España es di­fí­cil pa­ra la co­mu­ni­dad ju­día. Los da­tos más re­le­van­tes se­ña­lan que el 52% de los es­co­la­res no que­rría tener co­mo com­pa­ñe­ro de pu­pi­tre a un ni­ño ju­dío, a pe­sar de que no po­drían dis­tin­guir­lo por el as­pec­to. Ade­más, el 58% de los adul­tos con­sul­ta­dos opi­nó que los ju­díos de­ten­tan de­ma­sia­do po­der.

An­te la pregunta de qué es lo que se ne­ce­si­ta pa­ra cam­biar es­ta si­tua­ción, Hatch­well se­ña­la lo si­guien­te: “Hay que ha­cer én­fa­sis en la educación pa­ra que los jó­ve­nes eu­ro­peos, y es­pa­ño­les en par­ti­cu­lar, en­tien­dan su his­to­ria, y que vi­ven en un con­ti­nen­te di­ver­so, lleno de mu­chas culturas, en don­de to­do el mun­do tie­ne de­re­chos y li­ber­ta­des ga­ran­ti­za­das”. Asi­mis­mo, sub­ra­yó la ne­ce­si­dad de que ha­ya más se­gu­ri­dad, en los pla­nos ju­di­cial y po­li­cial, en aras de es­tos de­re­chos y li­ber­ta­des que se quie­ren pro­te­ger.

Mien­tras tan­to, en el co­le­gio ma­dri­le­ño de Es­tre­lla To­le­dano, las pa­tru­llas po­li­cia­les per­ma­ne­cen es­ta­cio­na­das en la en­tra­da del re­cin­to es­co­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.