Cró­ni­ca de Je­sús Mariñas.

Los to­re­ros se en­fren­tan por di­ne­ro y fa­ma.

Tiempo - - SUMARIO -

Es lo su­yo de ha­bi­tual, hay gue­rra abier­ta en el mun­do tau­rino, au­tén­ti­co pla­ne­ta. Jo­se­li­to po­ne a cal­do al siem­pre cues­tio­na­do Je­su­lín y la Cam­pa­na­rio ac­túa de ve­ró­ni­ca, ayu­dán­do­le a so­por­tar una cruz in­cre­men­ta­da por el pa­re­ce que inevi­ta­ble em­bar­go, al me­nos de la mi­tad de su im­por­tan­te pa­tri­mo­nio. Ha­cien­da no se an­da por las ra­mas y así co­bra lo no abo­na­do, aun­que echen cul­pas, ol­vi­dos y tra­pi­son­das del Hum­ber­to tan ol­vi­da­di­zo a la ho­ra de abo­nar im­pues­tos. Mien­tras Palomo Li­na­res me di­ce que antes del Ce­lio, pri­mo re­con­ver­ti­do en asus­ta­do lío de Ma­ri­na, “hu­bo otros dos (¡!)”, Jo­se­li­to ha­ce ver­da­de­ro des­car­gue de con­cien­cia au­to­cul­pán­do­se de adic­cio­nes su­pe­ra­das de las que le sal­vó “la pro­fe­sión”: “No sé qué po­dría ha­ber si­do de mí”, re­co­no­ce.

Lo cuenta cru­da­men­te con más lu­jo de de­ta­lles que Ani­ta Obre­gón en una fan­ta­sio­sa au­to­bio­gra­fía ému­la de los cuentos de Calleja, que en­ti­bia­ron mi du­ra in­fan­cia. Pa­re­ce que cual­quier pa­re­ci­do con la reali­dad es pu­ra coin­ci­den­cia. Lo cer­ti­fi­ca Ju­lio Aye­sa, uno de sus siem­pre in­con­di­cio­na­les y el úni­co que tuvo ac­ce­so al par­to de Alex, su hi­jo na­ci­do de Le­quio. Por vez pri­me­ra des­cri­be có­mo la en­ga­ñó con Silvia Ti­nao, “to­da lle­na de ce­lu­li­tis”, aza­fa­ta pa­sa­tiem­po del don­juán ita­liano hoy fe­liz­men­te tran­qui­li­za­do por María Pa­la­cios. “Tras el par­to, fui el úni­co ami­go al que per­mi­tían vi­si­tar­los por mie­do a rom­per la ex­clu­si­va”, me cuenta Aye­sa, re­me­mo­ra­dor y di­ver­ti­do de có­mo Ani­ta en­dul­za mo­men­tos de su vi­da don­de ol­vi­da a Da­rek, su úl­ti­mo amor, al que si­gue re­cla­man­do los cin­co mi­llo­nes de pe­se­tas que gas­tó dán­do­le oro­pel, dig­ni­dad in­du­men­ta­ria y com­par­tien­do a su la­do ho­te­les lu­jo­sos. Es una pá­gi­na, la úl­ti­ma de su vi­da sen­ti­men­tal, pla­ga­da de chu­lan­ga­nos opor­tu­nis­tas, ge­ne­ral­men­te pi­lla­dos en al­gu­na te­rra­za ibi­cen­ca. Da­rían pa­ra más de un ca­pí­tu­lo que Ana, muy cer­van­ti­na, pre­fie­re no re­cor­dar. Igual le sir­ven pa­ra al­gún apén­di­ce, mien­tras es­ta cuen­tis­ta pre­ci­sa mo­men­tos de su vi­da don­de Fer­nan­do Mar­tín re­sul­tó hi­to aún inol­vi­da­do.

Bo­da de Fus­ter.

Co­mo lo se­rá sin du­da el con­cur­so Nú­me­ro 1 de An­te­na-3 que re­nue­va lo tri­lla­do. Pro­me­te con Mi­guel Bo­sé, Ser­gio Dal­ma, la de­caí­da Ana To­rro­ja y el fo­llo­ne­ro Da­vid Bus­ta­man­te –otra for­ma de mon­tar­la, ge­nio y fi­gu­ra gra­cias a Pau­la– en plan juz­ga­do­res de nue­vos ta­len­tos re­la­ti­va­men­te con­sa­gra­dos. Hi­tos que mar­can el ca­mino, igual que la bo­da ma­la­gue­ña de Ál­va­ro Fus­ter, ín­ti­mo ami­go del prín­ci­pe Fe­li­pe, con Bea­triz Mi­ra, a la que du­ran­te 10 años, se di­ce pron­to, pre­sen­ta­ban co­mo pro­me­ti­da de Car­los Bau­te. Ella per­te­ne­ce a fa­mi­lia de la zo­na don­de son clá­si­cos. En me­dio año en­can­di­ló al Fus­ter que lo mis­mo pa­seó a Isa­bel Sar­to­rius que pro­te­gió los ro­man­ces na­da anónimos del en­ton­ces jo­ven Fe­li­pe de Bor­bón con Isa­bel y tam­bién el pos­te­rior y sú­bi­ta­men­te cor­ta­do por in­tere­ses na­cio­na­les tras la apa­ri­ción de Eva Sannum con es­pal­da al ai­re y co­pa, da­le que te pe­go, en la bo­da de Met­te-ma­rit. Do­ña So­fía es­tu­vo a pun­to del in­far­to.

Los Fus­ter po­drían es­cri­bir una his­to­ria de España, al­go im­pen­sa­ble con el bo­dón ce­le­bra­do en las afue­ras de Málaga con cor­te­jo lle­gan­do en co­ches de cris­ta­les os­cu­ros, don­de ape­nas se in­tu­yó el to­ca­do gris azu­la­do de la Prin­ce­sa de As­tu­rias. Eso no im­pi­dió que con Fe­li­pe se re­la­ja­ra du­ran­te do­ce ho­ras sa­lien­do con las del alba, los fo­tó­gra­fos a pie de ser­vi­cio sin ape­nas po­der plas­mar a Fio­na Ferrer, que pre­sen­tó a la pa­re­ja. Tam­bién ca­be des­ta­car la in­com­pa­re­cen­cia de An­ne Igar­ti­bu­ru, que has­ta ha­ce co­sa de un año no se ale­ja­ba de Ál­va­ro. Res­pe­tuo­sa con el ac­to, no com­pa­re­ció al “sí, quie­ro”.

Es lo de Jo­se­li­to ex­hu­man­do el to­reo ba­ra­to de un Je­su­lín “que a ve­ces me hi­zo aver­gon­zar”. Des­ta­pa la ca­ja de los true­nos mien­tras el Ju­li se sien­te mar­gi­na­do de las prin­ci­pa­les fe­rias, Ma­drid y Se­vi­lla abri­le­ña in­clui­das, por ri­fi­rra­fes con las em­pre­sas. Todos ven­den su bu­rra en ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias re­fe­ren­tes a los sa­la­rios, don­de Or­te­ga Cano im­po­ne sen­sa­tez con­vir­tién­do­se en apo­de­ra­do del mag­ní­fi­co Julito Apa­ri-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.