La nue­va ar­ma de EEUU.

300 ata­ques en Pa­kis­tán con avio­nes es­pía.

Tiempo - - SUMARIO - E.BO­NET (Is­la­ma­bad) Y M.TO­RRES (Nue­va York)

el abogado pa­quis­ta­ní Mir­za Shah­zad Ak­bar re­ci­bió una vi­si­ta en su des­pa­cho de Is­la­ma­bad la ma­ña­na del 5 de no­viem­bre de 2010 que cam­bió su vi­da. Era Ka­rim Khan, pe­rio­dis­ta lo­cal de la ca­de­na ára­be Al Ja­zee­ra, que so­li­ci­ta­ba asis­ten­cia le­gal tras la muer­te de su hi­jo y su her­mano, des­pués de que la po­li­cía se ne­ga­ra a re­gis­trar su de­nun­cia por “tra­tar­se de un ciu­da­dano de Wa­zi­ris­tán del Nor­te”, in­di­ca el abogado.

La vís­pe­ra del año nue­vo de 2009 el her­mano de Khan, Asif Iq­bal, de 35 años, y su hi­jo, Zai­nu­llah, de 18, es­ta­ban en su ca­sa cuan­do tres mi­si­les lan­za­dos des­de un avión es­pía no tri­pu­la­do, un dron, im­pac­ta­ron en la vi­vien­da y los ma­tó, ex­pli­ca el re­pre­sen­tan­te le­gal pa­quis­ta­ní. Es­te abogado lle­gó a po­ner en vi­lo al ex­je­fe de la CIA en Is­la­ma­bad, Jo­nat­han Bank, tras pre­sen­tar una de­man­da ju­di­cial for­mal con­tra él por la muer­te del hi­jo y el her­mano de su clien­te. Bank aban­do­nó Pa­kis­tán un día des­pués de que Ak­bar pre­sen­ta­ra el re­cur­so en el Tri­bu­nal Su­pre­mo en Is­la­ma­bad.

“No es­ta­ba se­gu­ro de lle­var el ca­so –co­men­ta Ak­bar–. Pe­ro cuan­do Khan me ex­pli­có la si­tua­ción en Mi­rams­hah (Wa­zi­ris­tán del Nor­te), y que es­ta­ban mu­rien­do mu­je­res y ni­ños a cau­sa de los bom­bar­deos de los avio­nes no tri­pu­la­dos, de­ci­dí acep­tar el re­to”, re­cuer­da Ak­bar, que aho­ra re­pre­sen­ta a 30 fa­mi­lias de Wa­zi­ris­tán del Nor­te que han per­di­do a va­rios de sus pa­rien­tes. Ak­bar quie­re li­brar su pró­xi­ma ba­ta­lla en la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU. El abogado ha so­li­ci­ta­do al pri­mer mi­nis­tro, Yu­sef Ra­za Gilani, que lle­ve el ca­so an­te el ple­na­rio de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal.

Los MQ-1 Pre­da­tor se uti­li­za­ron por pri­me­ra vez a fi­na­les de 2001 des­de Pa­kis­tán y Uz­be­kis­tán en ata­ques a in­di­vi- duos de al­to per­fil en Af­ga­nis­tán. La ven­ta­ja de es­tos avio­nes es que se evi­tan las fric­cio­nes di­plo­má­ti­cas, ya que en ca­so de cap­tu­ra no hay que ne­go­ciar la li­be­ra­ción del pi­lo­to ni la­men­tar su fa­lle­ci­mien­to si se pro­du­ce al­gún ac­ci­den­te.

En 2008, la Ad­mi­nis­tra­ción Bush aban­do­nó la prác­ti­ca de so­li­ci­tar per­mi­so al Go­bierno pa­quis­ta­ní antes de lan­zar mi­si­les des­de dro­nes, de­bi­do a la sos­pe­cha de que des­de Is­la­ma­bad ha­bía fil­tra­cio­nes a los ob­je­ti­vos de las mi­sio­nes. En cam­bio, el pre­si­den­te Oba­ma es el que tie­ne el ré­cord de uso de es­tos apa­ra­tos.

La uti­li­dad de los dro­nes.

Des­de el Ins­ti­tu­to de Gue­rra de Was­hing­ton, el ana­lis­ta je­fe Pa­raag Shu­kla de­fien­de la uti­li­dad de los dro­nes. Se­gún sus cuen­tas, se han eli­mi­na­do al­re­de­dor de 1.000 te­rro­ris­tas des­de 2006. En cam­bio, Ak­bar de­nun­cia que “por ca­da pre­sun­to te­rro­ris­ta aba­ti­do, ha muer­to un ele­va­do nú­me­ro de ci­vi­les pa­quis­ta­níes, en­tre los que se in­clu­yen 140 me­no­res”.

Con 15 años Sa­dau­llah per­dió las dos pier­nas y a cua­tro miem­bros de su fa­mi­lia. En sep­tiem­bre de 2009 unos mi­si­les des­tru­ye­ron la vi­vien­da de su abue­lo y Sa­dau­llah que­dó atra­pa­do ba­jo los es­com­bros. Los me­dios pa­quis­ta­níes in­for­ma­ron de que Il­yas Kash­mi­ri, ex­lí­der de Al Qae­da, ha­bía fa­lle­ci­do en el ata­que. En ju­nio del año pa­sa­do, los dro­nes vol­vie­ron a eli­mi­nar a Kash­mi­ri. Has­ta hoy, su muer­te si­gue sien­do una in­cóg­ni­ta. Shu­kla, re­co­no­ce que “la cam­pa­ña [con los dro­nes] ha con­tri­bui­do a de­te­rio­rar las re­la­cio­nes en­tre EEUU y Pa­kis­tán, que con­de­na los ata­ques co­mo una vio­la­ción a su so­be­ra­nía. El Ejér­ci­to de Pa­kis­tán ha pe­di­do el ce­se de los vue­los de los dro­nes, es­pe­cial­men­te des­de la muer­te por ac­ci­den­te de dos do­ce­nas de sus sol­da­dos en no­viem­bre de 2010”, ex­pli­ca el ana­lis­ta so­bre la pos­tu­ra del dé­bil Go­bierno de Is­la­ma­bad, que re­ci­be mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res al año en ayu­das de EEUU.

El uso de los dro­nes por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma va en au­men­to. El pa­sa­do mar­tes el pre­si­den­te fir­mó una ley fe­de­ral que obli­ga a la Ad­mi­nis­tra­ción de Avia­ción Fe­de­ral a per­mi­tir su uti­li­za­ción en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra to­do ti­po de pro­pó­si­tos co­mer­cia­les –ha­cer fo­to­gra­fías, vi­gi­lar los ver­ti­dos de pe­tró­leo, es­tu­diar la fau­na y la flo­ra, ro­dar pe­lí­cu­las y apo­yar a la po­li­cía lo­cal y los ser­vi­cios de emer­gen­cia-.

Steven Gitlin, vicepresidente de Ae­ro­Vi­ron­ment, se­ña­la: “Los avio­nes no tri­pu­la­dos que fa­bri­ca­mos son so­bre to­do pe­que­ños y sir­ven pa­ra ex­plo­rar el te­rreno. En­tre nues­tros clien­tes, te­ne­mos el Ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se y la Guar­dia Na­cio­nal. Tam­bién, les pro­por­cio­na­mos nues­tros sis­te­mas a las Fuer­zas Ar­ma­das de nues­tros alia­dos”. Ae­ro­vi­ron­ment cuenta con más de 800 per­so­nas y ob­tu­vo en 2010 unos in­gre­sos de 250 mi­llo­nes de dó­la­res (188 mi­llo­nes de eu­ros).

Así las co­sas, los fa­bri­can­tes de dro­nes ce­le­bran la aper­tu­ra de los cie­los de Es­ta­dos Uni­dos a es­tos apa­ra­tos no tri­pu­la­dos. Pe­ro es­ta ley tam­bién abre el de­ba­te so­bre cuán­tos de­ta­lles re­co­ge­rán de la vi­da pri­va­da de los es­ta­dou­ni­den­ses. La se­gu­ri­dad de nue­vo cho­ca con las li­ber­ta­des ci­vi­les, y trae­rá una po­lé­mi­ca más con­tro­ver­ti­da que cual­quier ac­ci­den­te o vio­la­ción de so­be­ra­nía fue­ra de las fron­te­ras de Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.