Ka­re­ni­na

Tiempo - - ZOOM -

Sin­di, la her­mo­sa Sin­di, se es­ta­ba en­ca­ri­ñan­do con Pe­pe, ve­cino su­yo allá en la Ca­sa, y el no­vio de la mu­cha­cha, Ser­gio, lo veía por televisión y se lo lle­va­ban los de­mo­nios. Há­gan­se us­te­des car­go, po­bre cha­val. Un día no pu­do más, hi­zo las ma­le­tas y se pre­sen­tó en la Ca­sa. Lo de­ja­ron en­trar. Mi­ra­das de hie­lo, fra­ses en­tre­cor­ta­das, des­pei­nes. Es verdad que no co­rrió la san­gre, que era lo que la au­dien­cia ha­bría desea­do, pe­ro cuan­do Pe­pe aban­do­nó la ca­sa, Sin­di lo si­guió y de­jó a Ser­gio he­cho allí unos zo­rros. Es­to que les es­toy con­tan­do se pa­re­ce bas­tan­te al ar­gu­men­to de Ana Ka­re­ni­na, de Tols­tói, pe­ro pro­ta­go­ni­za­do por per­so­nas que ni us­te­des ni yo sa­be­mos quié­nes son ni pa­ra qué sir­ven. Se lla­ma cri­sis y es­tá por to­das par­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.