Bos­que asa­do a la ga­lle­ga

Tiempo - - ZOOM -

el dra­ma­tur­go Ale­jan­dro Ca­so­na es­cri­bió ha­ce más de me­dio si­glo una obra ti­tu­la­da Los ár­bo­les mue­ren de

pie. Es más o me­nos cier­to: los ár­bo­les sue­len mo­rir er­gui­dos, verticales, aé­reos. Pe­ro ya va sien­do ho­ra, a te­nor de los mu­chos in­cen­dios evi­ta­bles que pa­de­cen bos­ques y mon­tes, de que al­guien es­cri­ba Los ár­bo­les mue­ren ar­dien­do o Los ár­bo­les mue­ren echan­do hu­mo. Por ejem­plo. Da la im­pre­sión de que ca­da vez hay más ár­bo­les jó­ve­nes que no pue­den lle­gar a vie­je­ci­tos y de que ca­da vez hay más ár­bo­les lon­ge­vos a los que no se les con­ce­de el ho­nor de ter­mi­nar sus días con un ha­cha­zo digno y hon­ro­so. El cul­pa­ble es el fue­go. Pe­ro echar la cul­pa al fue­go es tan ne­cio co­mo res­pon­sa­bi­li­zar a un me­teo­ri­to de ha­ber abier­to un crá­ter en una pla­ya nu­dis­ta. De ma­ne­ra que la ra­za hu­ma­na de­be en­to­nar el mea cul­pa. Una vez más. Por ser una ra­za ne­gli­gen­te y por ser la res­pon­sa­ble de ha­ber dis­per­sa­do por el glo­bo te­rrá­queo un ejér­ci­to de pi­ró­ma­nos. El úl­ti­mo ho­lo­caus­to ar­bó­reo y flo­ral ha ocu­rri­do en Ga­li­cia. Las lla­mas han cha­mus­ca­do 370 hec­tá­reas del par­que na­tu­ral de Las Fra­gas do Eu­me y han de­vas­ta­do otras 700 de los al­re­de­do­res. Si el in­cen­dio ha si­do real­men­te in­ten­cio­na­do, co­mo sos­tie­nen las au­to­ri­da­des de la Xun­ta ga­lle­ga, ha­bría que ad­mi­tir sin aver­gon­zar­se que hay per­so­nas cu­yo ce­re­bro tie­ne me­nos ac­ti­vi­dad que el tron­co de un al­cor­no­que o de un eu­ca­lip­to, por lo que no se­ría com­ple­ta­men­te in­mo­ral em­plear los cuer­pos de esos se­res co­mo cor­ta­fue­gos im­pro­vi­sa­dos. Pe­ro so­lo por unos se­gun­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.