La otra ca­ra de los re­cor­tes

Los ajus­tes in­tro­du­ci­dos por el Go­bierno en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do for­man par­te de una es­tra­te­gia pen­sa­da pa­ra 2013 y que tra­ta de con­ven­cer a los so­cios de la Eu­ro­zo­na.

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR JO­SÉ MARÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Es vier­nes 30 de mar­zo. Se ini­cia el úl­ti­mo fin de se­ma­na pre­vio a las va­ca­cio­nes de Se­ma­na San­ta y el mi­nis­tro de Economía, Luis de Guin­dos, de­par­te con el go­ber­na­dor del Ban­co de España, Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez. Am­bos es­tán en Co­pen­ha­gue, ca­pi­tal de Di­na­mar­ca, asis­tien­do a la cum­bre in­for­mal del Eu­ro­gru­po (reunión de al­tos car­gos de los paí­ses miem­bros de la zo­na euro). A 2.070 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, re­vi­sa que es­tén pre­pa­ra­dos los veinte fo­lios con los que va a ex­pli­car en rue­da de pren­sa los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do de 2012. De Guin­dos ya se los ha­bía lle­va­do antes a Di­na­mar­ca pa­ra en­se­ñár­se­los al res­to de mi­nis­tros de la Eu­ro­zo­na. La mi­sión de lo­grar que los so­cios eu­ro­peos se crean las cuen­tas es­pa­ño­las lle­va­ba va­rios me­ses sien­do pre­pa­ra­da por los téc­ni­cos de Economía y Ha­cien­da. Aho­ra ha­bía que cru­zar los de­dos.

“Ex­pli­car en Eu­ro­pa las cuen­tas pú­bli­cas de España es muy di­fí­cil”. Así se ex­pre­sa un ex al­to car­go de an­te­rio­res go­bier­nos cuan­do tra­ta de ex­pli­car que los so­cios co­mu­ni­ta­rios no en­tien­den muy bien el en­tra­ma­do de com­pe­ten­cias y fi­nan­cia­ción de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. “Y lo que les des­pis­ta del to­do –aña­de- es cuan­do se en­te­ran de que el Es­ta­do so­lo es res­pon­sa­ble de bas­tan­te me­nos de la mi­tad del gas­to pú­bli­co”. Ese es, pre­ci­sa­men­te, uno de los pro­ble­mas a los que se ha en­fren­ta­do España en es­ta cri­sis y una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que el res­to de paí­ses de la Eu­ro­zo­na exi­gen al Go­bierno es­pa­ñol un plus es­pe­cial de buen alumno en la asig­na­tu­ra de no gas­tar más de lo que se in­gre­sa. Es más, los Pre­su­pues­to del Es­ta­do pre­pa­ra­dos pa­ra 2012 tie­nen en el pun­to de mi­ra no so­lo con­ten­tar al res­to de so­cios co­mu­ni­ta­rios es­te año, sino ha­cer creí­bles los que tie­ne que ela­bo­rar el Go­bierno antes de oc­tu­bre pró­xi­mo pa­ra 2013.

A Luis de Guin­dos le to­có tra­ba­jar tam­bién el sá­ba­do 31 de mar­zo, se­gun­da jor­na­da de la reunión del Eu­ro­gru­po, pe­ro en prin­ci­pio to­do ha­bía sa­li­do se­gún el guion. Re­gre­só a España con los pa­ra­bie­nes de mu­chos de sus co­le­gas eu­ro­peos y, lo que es más im­por­tan­te, con el com­pro­mi­so de los so­cios de la Eu­ro­zo­na de de­jar tiem­po pa­ra que el Go­bierno pon­ga en mar­cha to­das las me­di­das pre­vis­tas en los Pre­su­pues­tos del Es­ta­do y ha­cer­le pa­sar otro exa­men en oc­tu­bre, en la cum­bre de oto­ño, pa­ra ver si las co­sas fun­cio­nan co­mo es­ta­ban pre­vis­tas. Esos seis me­ses de de­jar ha­cer lo­gra­dos por el mi­nis­tro de Economía son, se­gún me­dios cer­ca­nos a quie­nes han ela­bo­ra­do el plan, un ba­lón de oxí­geno pa­ra que su com­pa­ñe­ro de Go­bierno, el mi­nis­tro Cris­tó­bal Mon­to­ro, pue­da aca­bar de en­ca­jar las cuen­tas, no ya de es­te año, sino las que tie­nen que lle­gar has­ta el 1 de enero de 2014, fe­cha que el Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy tie­ne mar­ca­da en el ca­len­da­rio co­mo pun­to de in­fle­xión en la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y pun­to de par­ti­da de la se­gun­da ola de nue­vas y pro­fun­das re­for­mas le­ga­les.

Pa­ra 2012 el Go­bierno ne­ce­si­ta­ba ba­jar el dé­fi­cit pú­bli­co to­tal des­de el 8,5% del PIB al 5,3% im­pues­to fi­nal­men­te por la Unión Eu­ro­pea. Eso, en di­ne­ro, su­po­ne cer­ca de 34.000 mi­llo­nes de eu­ros, que el con­jun­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas es­pa­ño­las (Go­bierno, co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, ayun­ta­mien-

Ha­cien­da ne­ce­si­ta un col­chón que ha­ga creí­ble el re­cor­te que ten­drá que ha­cer el año pró­xi­mo tos y Se­gu­ri­dad So­cial) de­ben de­jar de gas­tar, in­gre­sar de más o com­bi­nar am­bas op­cio­nes: in­gre­sar al­go más y gas­tar mu­cho me­nos. El re­to era com­pli­ca­do, pe­ro al me­nos so­bre el pa­pel es po­si­ble (ver pá­gi­nas si­guien­tes so­bre los de­ta­lles del ajus­te). Lo au­tén­ti­ca­men­te di­fí­cil era con­ven­cer a los so­cios co­mu­ni­ta­rios de que el pró­xi­mo ejer­ci­cio pre­su­pues­ta­rio (el año 2013) España se­rá ca­paz de ba­jar del 5,3% al 3% del PIB su dé­fi­cit pú­bli­co sin en­trar en un círcu­lo vi­cio­so co­mo el grie­go.

Ci­fras di­fí­ci­les.

El re­cor­te de dé­fi­cit com­pro­me­ti­do pa­ra 2013, siem­pre que se cum­plan las ci­fras de 2012, su­po­ne otro ajus­te (por más in­gre­sos y me­nos gas­tos) de cer­ca de 25.000 mi­llo­nes de eu­ros. Eso, des­pués de un año co­mo 2012, en el que la economía aca­ba­rá en re­ce­sión, la crea­ción de empleo no ha­brá si­do ca­paz de des­pe­gar y los es­pa­ño­les se ha­brán te­ni­do que ajus­tar el cin­tu­rón en ca­si 34.000 mi­llo­nes de eu­ros, es di­fí­cil de com­pa­gi­nar con la ne­ce­si­dad de que el con­su­mo vuel­va a flo­re­cer pa­ra que las em­pre­sas ven­dan más, co­mien­ce de ma­ne­ra efec­ti­va la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo y la economía de­je de caer pa­ra em­pe­zar a su­bir. De he­cho, no so­lo tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra en­ca­jar, sino que es ma­te­rial­men­te im­po­si­ble si por de­trás no hay al­go más que ex­pli­que por qué el Go­bierno es­tá ple­na­men­te con­ven­ci­do de que to­do es­to va a sa­lir bien y que en 2014 las co­sas van a cam­biar de for­ma ra­di­cal. Los pro­pios Pre­su­pues­tos del Es­ta­do dan la pri­me­ra pis­ta. Las ne­ce­si­da­des de re­cor­te de dé­fi­cit pac­ta­das con la Unión Eu­ro­pea pre­veían que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas hi­cie­ran fren­te a un ajus­te de 15.000 mi­llo­nes de eu­ros. La Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral del Es­ta­do, la que de­pen­de del Go­bierno, de­bía ajus­tar otros 17.000 y las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les (ayun­ta­mien­tos y dipu­tacio­nes) tie­nen que aho­rrar en con­jun­to unos 1.000 mi­llo­nes más, al igual que la Se­gu­ri­dad So­cial. Pa­ra lle­gar a es­tas ci­fras, las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas ya es­tán su­je­tas a la nue­va ley de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, de la que es di­fí­cil es­ca­par. Pe­ro el Go­bierno ha de­ci­di­do ha­cer un ajus­te en sus pro­pias cuen­tas (las de la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral) de 27.300 mi­llo­nes de eu­ros, de los que 17.800 co­rres­pon­den a me­nos gas­tos y el res­to, a más in­gre­sos. Si a es­ta ci­fra se le su­ma lo que el Eje­cu­ti­vo es­pe­ra re­cau­dar por lo que in­gre­sa­rán en Ha­cien­da quie­nes quie­ran aco­ger­se al plan es­pe­cial pa­ra sa­car a la luz di­ne­ro no de­cla­ra­do antes, la su­ma to­tal su­pera por po­co los 30.000 mi­llo­nes de eu­ros de ajus­te, so­lo en lo que co­rres­pon­de a la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral del Es­ta­do. Es­to quie­re de­cir que si las ci­fras di­se­ña­das por el mi­nis­te­rio de Cris­tó­bal Mon­to­ro se cum­plen, 2012 ter­mi­na­rá con un dé­fi­cit in­fe­rior al com­pro­me­ti­do con los so­cios co­mu­ni­ta­rios y así se­rá más sen­ci­llo cum­plir el ob­je­ti­vo de 2013. Ade­más, ese ex­ce­so de ce­lo en el cum­pli­mien­to del en­car­go de re­du­cir el agu­je­ro de las fi­nan­zas es­ta­ta­les ha si­do pie­za cla­ve a la ho­ra de con­ven­cer a los so­cios de la Eu­ro­zo­na de que aun­que al­gu­na co­mu­ni­dad au­tó­no­ma ter­mi­na­ra 2012 sin aca­bar de ha­cer sus de­be­res, hay col­chón su­fi­cien­te pa­ra que el com­pro­mi­so glo­bal sea cum­pli­do sin pro­ble­mas.

Y aún hay más. En la do­cu­men­ta­ción que ha ela­bo­ra­do el Mi­nis­te­rio de Economía pa­ra pre­sen­tar a los mi­nis­tros eu­ro­peos de Fi­nan­zas, así co­mo en la que tie­ne el Te­so­ro Pú­bli­co pa­ra con­ven­cer a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros del ba­jo ries­go de España, la ci­fra que fi­gu­ra co­mo in­gre­so ex­tra­or­di­na­rio de lu­cha con­tra el frau­de fis­cal es de 8.000 mi­llo­nes de eu­ros. El plan de re­gu­la­ri­za­ción fis­cal anun­cia­do por el mi­nis­tro Mon­to­ro so­lo al­can­za los 2.500 mi­llo­nes de eu­ros, que son los que es­tán su­ma­dos co­mo in­gre­sos ex­tra­or­di­na­rios en el pre­su­pues­to es­ta­tal de 2012. La ley an­ti­frau­de que apro­ba­rá el Go­bierno en el Consejo de Mi­nis­tros del pró­xi­mo 13 de abril con­tem­pla­rá me­di­das que su­pon­drán una ma­yor re­cau­da­ción, de al me­nos los 8.000 mi­llo­nes que apun­tan

los do­cu­men­tos que lle­va De Guin­dos en su car­te­ra. Con ello, el col­chón se­rá aún ma­yor y, si las co­sas les sa­len bien a los dos mi­nis­tros eco­nó­mi­cos, el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit de 2013 se­rá fá­cil de cum­plir, al tiem­po que po­drán co­men­zar a cre­cer la ac­ti­vi­dad y la crea­ción de empleo.

La ter­ce­ra pa­ta de to­das es­tas pre­vi­sio­nes es el pro­gra­ma ya pues­to en mar­cha pa­ra que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y ayun­ta­mien­tos pa­guen fac­tu­ras pen­dien­tes por un im­por­te de has­ta 35.000 mi­llo­nes de eu­ros. Es­ta can­ti­dad de di­ne­ro se­rá pres­ta­da en un pri­mer mo­men­to por los ban­cos pri­va­dos, y en una pe­que­ña pro­por­ción por el Ins­ti­tu­to de Cré­di­to Ofi­cial (ICO), a cam­bio de que las ad­mi­nis­tra­cio­nes que pi­dan es­tos cré­di­tos pre­sen­ten un plan de via­bi­li­dad de sus cuen­tas. Ese au­tén­ti­co cho­rro de mi­llo­nes irá di­rec­ta­men­te a las em­pre­sas y au­tó­no­mos a los que au­to­no­mías y ayun­ta­mien­tos les de­ben di­ne­ro. Con ello po­drán aguan­tar al­go me­jor el ti­rón de la cri­sis y, lo que es más im­por­tan­te, en mu­chos ca­sos tendrán di­ne­ro pa­ra de­vol­ver en to­do o en par­te los prés­ta­mos que tie­nen pen­dien­tes de li­qui­dar con la ban­ca. To­do es­te mo­vi-

El Go­bierno quie­re que el 1 de enero de 2014 sea la fe­cha del se­gun­do pa­que­te de re­for­mas eco­nó­mi­cas

mien­to de fon­dos ha­rá po­si­ble, se­gún las cuen­tas que ma­ne­ja el Go­bierno, que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras vuel­van a abrir el gri­fo del cré­di­to a las pe­que­ñas em­pre­sas y au­tó­no­mos, lo que ayu­da­rá a pa­rar la ten­den­cia a la ba­ja de la economía. Ade­más, has­ta 2017 el Es­ta­do no ten­drá que asu­mir co­mo deu­da pú­bli­ca la par­te de los cré­di­tos que que­den pen­dien­tes por es­te plan de pa­go de fac­tu­ras.

La fe­cha má­gi­ca.

To­do es­to jun­to, que no fi­gu­ra por es­cri­to en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, pe­ro que for­ma par­te de la es­tra­te­gia en la que han si­do di­se­ña­dos, es lo que ha­ce pen­sar a los res­pon­sa­bles de los mi­nis­te­rios de Ha­cien­da y Economía que si las ci­fras se cum­plen, si no en to­do al me­nos en par­te, el 1 de enero de 2014 pue­de ser la fe­cha en la que el Go­bierno cam­bie de rum­bo en sus me­di­das eco­nó­mi­cas. El gi­ro se ba­sa, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das por Tiem­po, en dos va­ria­cio­nes de im­pues­tos. Uno es­tá ya pre­vis­to, si no hay con­tra­tiem­po, que es la anu­la­ción de la subida del Im­pues­to so­bre la Ren­ta (IRPF) en vi­gor des­de el pa­sa­do 1 de enero. La otra se­ría una subida del IVA que dé al Es­ta­do y a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas un ma­yor ni­vel es­ta­ble de in­gre­sos pa­ra que pue­dan man­te­ner los gas­tos sin in­cu­rrir en un au­men­to del dé­fi­cit.

Los cálcu­los he­chos por los di­se­ña­do­res de la es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca de la le­gis­la­tu­ra se­ña­lan que si las ci­fras se

cum­plen y en 2013 comienza a mo­ver­se la economía, la vuel­ta atrás en la subida del IRPF su­pon­drá de he­cho una subida de suel­do pa­ra más de cin­co mi­llo­nes de fa­mi­lias, con lo que la subida del IVA de for­ma si­mul­tá­nea no de­be­ría su­po­ner un fre­na­zo al con­su­mo pri­va­do ni al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Es más, si el plan se cum­ple de acuer­do con lo pre­vis­to ini­cial­men­te, a me­dia­dos de 2013 ya se sa­brá si se pue­de aco­me­ter ese se­gun­do pa­que­te de re­for­mas fis­ca­les. Su anun­cio en los úl­ti­mos me­ses del año po­dría con­du­cir, co­mo siem­pre pa­sa con es­te ti­po de no­ti­cias, a que el con­su­mo de las fa­mi­lias y em­pre­sas su­frie­ra una ace­le­ra­ción en el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2013 pa­ra pa­gar me­nos IVA por las com­pras. Ello ayu­da­ría tam­bién a apo­yar el ti­rón que el Eje­cu­ti­vo es­pe­ra pa­ra el año pró­xi­mo en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Fren­te po­lí­ti­co.

Has­ta aquí, la par­te eco­nó­mi­ca de un plan que, sin em­bar­go, ne­ce­si­ta de un con­ven­ci­mien­to po­lí­ti­co por par­te de quie­nes de­ben sa­car­lo ade­lan­te fue­ra de los mi­nis­te­rios de Ha­cien­da y Economía. Pa­ra ello el PP ha de­ci­di­do no es­ca­ti­mar es­fuer­zos. La pa­sa­da se­ma­na ya se pro­du­jo una pri­me­ra reunión de la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del par­ti­do y pre­si­den­ta de Cas­ti­lla-la Man­cha, María Do­lo­res de Cos­pe­dal, con los por­ta­vo­ces eco­nó­mi­cos en los par­la­men­tos na­cio­nal y au­to­nó­mi­cos que pon­ga en mar­cha la unión in­ter­na pa­ra cum­plir la es­tra­te­gia. Una vez pa­sa­da la Se­ma­na San­ta, la pro­pia Cos­pe­dal man­ten­drá otro en­cuen­tro, es­ta vez con los ca­be­za de lis­ta del PP en ca­da pro­vin­cia, pa­ra lo mis­mo. El ob­je­ti­vo es lle­var a la ca­lle el men­sa­je de que las co­sas van a sa­lir y la cri­sis ter­mi­na­rá en 2013. Las fuen­tes con­sul­ta­das no des­car­tan in­clu­so la po­si­bi­li­dad de que se ce­le­bren más reunio­nes in­clu­so con los pre­si­den­tes de los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos del PP pa­ra apo­yar el plan.

Po­cas ve­ces unos Pre­su­pues­tos del Es­ta­do han te­ni­do tras de sí tan­to en­tra­ma­do po­lí­ti­co. Esas gran­des ci­fras que el mi­nis­tro Mon­to­ro pre­sen­ta­ba es­te úl­ti­mo mar­tes en el Con­gre­so de los Dipu­tados es­con­den las ba­ses pa­ra los si­guien­tes. Los de 2012 van a en­trar en vi­gor muy tar­de por cul­pa de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les úl­ti­mas y del cam­bio de Go­bierno. El ca­len­da­rio pre­su­pues­ta­rio se­ña­la que en ju­lio (den­tro de so­lo tres me­ses) co­men­za­rá el en­vío de ci­fras de los mi­nis­te­rios pa­ra ela­bo­rar las cuen­tas de 2013, que tie­nen que es­tar lis­tas el 30 de sep­tiem­bre. Pe­ro es­ta vez el Go­bierno tie­ne cla­ro con mu­cha an­te­la­ción qué es lo que quie­re ha­cer. Es la ca­ra ocul­ta de unas ci­fras que han si­do pre­sen­ta­das co­mo el ma­yor ajus­te de la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.