En­tre la huel­ga y el res­ca­te

Tras una ini­cial me­jo­ría, España vuel­ve a re­caer a cau­sa de una ines­pe­ra­da, por tem­pra­na, pér­di­da de cre­di­bi­li­dad del Eje­cu­ti­vo.

Tiempo - - PORTADA - AGUSTÍN VA­LLA­DO­LID

Ins­ta­la­do a la fuer­za en la rec­ti­fi­ca­ción per­ma­nen­te, Ma­riano Ra­joy Brey, pre­si­den­te del Go­bierno por la gra­cia de 10.836.693 es­pa­ño­li­tos, es cons­cien­te, a es­tas al­tu­ras, de lo efí­me­ra que pue­de ser su ma­yo­ría ab­so­lu­ta si no en­cuen­tra la sa­li­da, en un tiem­po pru­den­cial, al lío co­lo­sal en el que an­da­mos me­ti­dos. La má­qui­na de pi­car car­ne de po­lí­ti­co en el po­der en que ha de­ri­va­do -ade­más- la cri­sis eco­nó­mi­ca, se­ña­la a España co­mo te­rri­to­rio prio­ri­ta­rio. Las elec­cio­nes an­da­lu­zas son el pri­mer avi­so. Pe­ro ven­drán más.

Ra­joy no ha ne­ce­si­ta­do atra­ve­sar la ba­rre­ra de los 100 días pa­ra com­pro­bar en sus pro­pias car­nes otras dos co­sas que ya sa­bía pe­ro ca­lla­ba: 1) Que no todos los ma­les que arras­trá­ba­mos te­nían que ver con la ne­fan­da ges­tión y es­ca­sa cre­di­bi­li­dad del an­te­rior go­bierno; 2) Que la reali­dad es más be­né­vo­la y lle­va­de­ra cuan­do se es­tá en la opo­si­ción. Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ne­gó la cri­sis has­ta que se le ca­yó en­ci­ma y lo aplas­tó; Ma­riano Ra­joy, trai­cio­nán­do­se a sí mis­mo, es­con­dió los Pre­su­pues­tos pa­ra que el ni­ño Are­nas, ya en­tra­di­to en años, con­si­guie­ra es­ca­lar, a la cuar­ta, las al­me­nas del pa­la­cio de San Tel­mo.

No con­ten­to con eso, aún lo­gró irri­tar más a nues­tros so­cios eu­ro­peos con ese in­fan­til pul­si­to que le echó a Bru­se­las y a Ber­lín a cuenta del dé­fi­cit. Una nue­va tram­pa en el so­li­ta­rio y un pa­pe­lón pa­ra nues­tro mi­nis­tro Guin­dos (ese ti­po sim­pá­ti­co y su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­do que se en­te­ró de la quie­bra de Leh­man Brot­hers, ban­co del que era di­rec­tor pa­ra España y Por­tu­gal, cuan­do fue a pa­gar en un res­tau­ran­te con la vi­sa oro de la en­ti­dad y el maî­tre le in­for­mó que ha­bía si­do anu­la­da). Re­sul­ta­do: ace­le­ra­da pér­di­da de cre­di­bi­li­dad, vuel­ta a la car­ga de los mer­ca­dos, y la pri­ma de ries­go ju­gue­tean­do otra vez en las cer­ca­nías del pre­ci­pi­cio. Diag­nós­ti­co cien días des­pués: tras una le­ve me­jo­ría, el en­fer­mo su­fre una re­caí­da que acon­se­ja su per­ma­nen­cia en la UVI, sin que es­té pre­vis­to, en un pró­xi­mo fu­tu­ro, su tras­la­do a plan­ta.

So­be­ra­nía en cua­ren­te­na.

Erro­res gra­ves que no de­ben ocul­tar una reali­dad que so­bre­pa­sa la ha­bi­li­dad o el desa­cier­to del Go­bierno de turno. El cre­ci­mien­to de la economía es­pa­ño­la ni es­tá, ni se le es­pe­ra. Y es eso, y no otra co­sa, lo que preo­cu­pa a nues­tros acree­do­res, lo que en­du­re­ce las con­di­cio­nes de los prés­ta­mos que re­ci­bi­mos, lo que nos si­túa en una de­bi­li­dad po­lí­ti­ca per­ma­nen­te y re­du­ce nues­tra ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra en los cen­tros de po­der eu­ro­peos. A frau Mer­kel, al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y a los mer­ca­dos ni les van ni les vie­nen los des­ajus­tes so­cia­les que provocan los re­cor­tes que exi­gen, sino si esos re­cor­tes van a me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tras em­pre­sas, re­du­cir el pa­ro y de es­te mo­do de­vol­ver el di­ne­ro pres­ta­do.

Es po­si­ble que los inopor­tu­nos des­li­ces de un Go­bierno pri­me­ri­zo ha­yan neu­tra­li­za­do de­ma­sia­do pron­to los efec­tos be­né­fi­cos del fin de ci­clo za­pa­te­ris­ta y de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PP. Pe­ro esa sos­pe­cha so­lo tie­ne in­te­rés en cla­ve de po­lí­ti­ca in­te­rior. De puer­tas afue­ra, que es lo re­le­van­te, nues­tras mi­se­rias im­por­tan más bien po­co y en na­da cam­bian la reali­dad. Es­ta­mos en una “si­tua­ción crí­ti­ca” o “lí­mi­te”, se­gún sea Sáenz de San­ta­ma­ría o Mon­to­ro quien ca­li­fi­que la co­yun­tu­ra. El dra­ma­tis­mo gu­ber­na­men­tal po­dría in­ter­pre­tar­se co­mo un re­cur­so re­tó­ri­co pa­ra apla­car, vía con­go­ja ba­rra mie­do, la pro­tes­ta so­cial. Po­dría, y no es des­car­ta­ble. Pe­ro tam­bién es la pu­ñe­te­ra reali­dad. Al Go­bierno le ha fal­ta­do pe­da­go­gía, “re­la­to cohe­ren­te y per­sua­si­vo” so­bre có­mo sa­lir de la cri­sis. Pe­ro es el que tie­ne to­da la in­for­ma­ción, y ni pue­de, ni ga­na na­da con exa­cer­bar la ya de por sí cru­da reali­dad.

España si­gue mo­ni­to­ri­za­da por la Troi­ka (UE, BCE y FMI) y es An­ge­la Mer­kel la que de­ter­mi­na la do­sis de sue­ro que hay que apli­car a nues­tro país en ca­da mo­men­to. Nues­tra so­be­ra­nía si­gue en cua­ren­te­na y por des­gra­cia las que­jas au­tóc­to­nas re-

Lo más re­se­ña­ble de los so­cia­lis­tas es su ca­pa­ci­dad pa­ra imi­tar la for­ma de ha­cer opo­si­ción del PP

per­cu­ten po­co en la do­ce­na de des­pa­chos des­de los que se nos vi­gi­la con preo­cu­pa­ción. La huel­ga ge­ne­ral del pa­sa­do 29 de mar­zo ha he­cho que se re­do­ble la vi­gi­lan­cia. Cuan­to más al Nor­te, más se tie­ne la sen­sa­ción de que los sin­di­ca­tos es­pa­ño­les, co­mo di­ce el eco­no­mis­ta Jo­sé Manuel Pa­zos, “han ses­tea­do du­ran­te años a la som­bra de un mer­ca­do de tra­ba­jo in­efi­cien­te, in­jus­to y pla­ga­do de des­equi­li­brios”. Un mer­ca­do de tra­ba­jo que aún arras­tra so­bre­car­gas pro­ce­den­tes del pro­tec­cio­nis­mo y pa­ter­na­lis­mo fran­quis­tas, que asu­me sin de­ma­sia­dos in­con­ve­nien­tes un pa­ro es­truc­tu­ral que du­pli­ca la me­dia eu­ro­pea y cu­ya fal­ta de adap­ta­ción al mer­ca­do glo­ba­li­za­do lo con­vier­te, se mi­re por don­de se mi­re, en un freno a la me­jo­ra de nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad. Un mer­ca­do que ha fa­vo­re­ci­do la cul­tu­ra de pa­pá Es­ta­do (las en­cues­tas, lus­tro tras lus­tro, si­guen de­mos­tran­do nues­tra pre­di­lec­ción por el fun­cio­na­ria­do) y di­fi­cul­ta­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te la va­ria­ble em­pren­de­do­ra de los jó­ve­nes.

Pro­tes­ta ge­ne­ral.

Más que la huel­ga ge­ne­ral, lo que triun­fó el 29-M fue la se­gun­da en­tre­ga de una pro­tes­ta ge­ne­ral que se in­cu­bó mu­cho tiem­po atrás y que cris­ta­li­zó por vez pri­me­ra en los dis­tin­tos mo­vi­mien­tos que con­flu­ye­ron el 15-M. Una pro­tes­ta que so­bre­vue­la las reivin­di­ca­cio­nes sin­di­ca­les pa­ra aden­trar­se en el de­ba­te de fon­do, la su­pe­rio­ri­dad de los mer­ca­dos y de la economía, el nin­gu­neo de la po-

Ra­joy ya sa­be que no todos nues­tros ma­les pro­ce­den de la ne­fan­da ges­tión de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro

lí­ti­ca, la fal­ta de res­pues­tas glo­ba­les a los des­ajus­tes y des­equi­li­brios de la glo­ba­li­za­ción, el des­pis­te de una iz­quier­da a la que to­ca rein­ven­tar­se en con­di­cio­nes na­da pro­pi­cias. “A me­di­da que au­men­tan las ame­na­zas glo­ba­les, el or­den ga­na­rá atrac­ti­vo”, es­cri­bió el so­cial­de­mó­cra­ta re­no­va­dor Tony Judt en Al­go va mal (Edi­to­rial Tau­rus). Hoy, en la ac­tual co­yun­tu­ra, la “irres­pon­sa­ble gran­dio­si­dad re­tó­ri­ca” de la vie­ja so­cial­de­mo­cra­cia, a la que se re­fe­ría Judt, no sir­ve pa­ra na­da. Los ciu­da­da­nos, co­mo di­ce Jor­di Se­vi­lla, ne­ce­si­tan una “de­mo­cra­cia [y una so­cial­de­mo­cra­cia, en su ca­so] que fun­cio­ne, que re­suel­va de verdad los pro­ble­mas en lu­gar de blo­quear­los”. ¿En quién es­tá pen­san­do Se­vi­lla: en el Go­bierno, en la opo­si­ción o en los dos?

Por­que la opo­si­ción tam­bién de­be es­tar su­je­ta al es­cru­ti­nio de los ciu­da­da­nos. Es com­pren­si­ble el ali­vio de la iz­quier­da tras los re­sul­ta­dos en An­da­lu­cía y en As­tu­rias (in­tro­du­cen ade­más un in­tere­san­te fac­tor de re­qui­li­brio po­lí­ti­co en el es­ce­na­rio), pe­ro en nin­gún ca­so se jus­ti­fi­ca una lec­tu­ra apre­su­ra­da­men­te op­ti­mis­ta en cla­ve na­cio­nal. PSOE e Iz­quier­da Uni­da pue­den ins­ta­lar­se en la re­tó­ri­ca inú­til o de­mos­trar que son ca­pa­ces de ayu­dar a re­sol­ver los pro­ble­mas de la gen­te. Lo que es ab­sur­do, con Mer­kel al ace­cho, es pre­ten­der de Ra­joy una rec­ti­fi­ca­ción en to­da re­gla. Man­den a ca­sa a la can­ci­ller, cam­bien a Sar­kozy y sus­ti­tu­yan a Ca­me­ron, y en­ton­ces se­rá po­si­ble cam­biar la po­lí­ti­ca ra­di­cal de ajus­tes de los con­ser­va­do­res y el privilegiado tra­to que re­ci­be la ban­ca por par­te del BCE. En es­tos cien días el des­gas­te del Go­bierno ha si­do enor­me. En par­te era inevi­ta­ble. En par­te no. Le ha fal­ta­do pe­da­go­gía, ini­cia­ti­va pa­ra bus­car am­plios con­sen­sos. La si­tua­ción exi­ge al­go más. La im­pre­sión ge­ne­ral es que las ins­ti­tu­cio­nes (Go­bierno, par­ti­dos, sin­di­ca­tos, ban­ca, em­pre­sa­rios...) no es­tán a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Y que la po­lí­ti­ca, in­ca­paz de em­bri­dar a la economía, si­gue en fran­co re­tro­ce­so. Sen­sa­cio­nes alar­man­tes. Prin­ci­pal res­pon­sa­ble, el Go­bierno. Hay que ex­pli­car más, ha­blar­le a la gen­te. Ur­ge re­cu­pe­rar el diá­lo­go co­mo nor­ma esen­cial de con­vi­ven­cia.

Pre­sen­ta­ción. La vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría y los mi­nis

tros Mon­to­ro y So­ria antes de la pre­sen­ta­ción de los Pre­su­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.