Los pri­me­ros 100 días de Ra­joy

Los re­sul­ta­dos en An­da­lu­cía y As­tu­rias, la huel­ga ge­ne­ral y la pre­sen­ta­ción de los Pre­su­pues­tos han en­som­bre­ci­do lo que el pre­si­den­te ha­bía pre­vis­to co­mo una triun­fal ce­le­bra­ción.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

cuan­do el pa­sa­do sá­ba­do, día 31 de mar­zo, el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, se dis­po­nía a apa­gar las sim­bó­li­cas ve­li­tas que re­cor­da­ban sus pri­me­ros 100 días en el pa­la­cio de la Mon­cloa, un sen­ti­mien­to agri­dul­ce de­bió de in­va­dir­le, des­pués de tan­tos años in­ten­tan­do lle­gar al pues­to en el que es­ta­ba.

Un in­ten­to de huel­ga ge­ne­ral 48 ho­ras antes y una mo­vi­li­za­ción de cen­te­na­res de mi­les de ma­ni­fes­tan­tes en más de un cen­te­nar de ciu­da­des de to­da España en con­tra de una re­for­ma la­bo­ral que no va a crear empleo, ni a cor­to ni a me­dio pla­zo, y que, en lo que que­da de año, va a des­truir co­mo mí­ni­mo, se­gún da­tos ofi­cia­les, 600.000 pues­tos de tra­ba­jo, le ha­bían es­tro­pea­do lo que él pen­sa­ba que iba a ser una triun­fal ce­le­bra­ción, has­ta que to­do co­men­zó a tor­cer­se con las elec­cio­nes an­da­lu­zas del 25 de mar­zo, en las que el par­ti­do que le sus­ten­ta per­dió más de 400.000 vo­tos res­pec­to a las ge­ne­ra­les de ha­ce cua­tro me­ses, fa­ci­li­tan­do el triunfo de la iz­quier­da y la re­no­va­ción del man­da­to de Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, des­pués de 34 años de po­der so­cia­lis­ta.

Pa­ra col­mo, el día an­te­rior ha­bía te­ni­do que apro­bar, pre­sio­na­do por la Co­mi­sión Eu­ro­pea y, so­bre to­do, por la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, unos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do que eran, sin du­da, los más aus­te­ros de la his­to­ria de la de­mo­cra­cia, unos “Pre­su­pues­tos de gue­rra”, cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo es lle­gar, co­mo sea, al fi­nal de es­te año, con un dé­fi­cit del 5,3% del PIB.

Él, al prin­ci­pio de su man­da­to, con to­do a su fa­vor, en un ges­to de “so­be­ra­nía na­cio­nal” muy aplau­di­do den­tro de España y muy cri­ti­ca­do por los pre­si­den­tes de Go­bierno y je­fes de Es­ta­do, que no ha­bían si­do in­for­ma­dos pre­via­men­te de la de­ci­sión uni­la­te­ral es­pa­ño­la, y sin en­co­men­dar­se ni a Dios ni al Dia­blo, ha­bía de­ci­di­do que el dé­fi­cit que iba a asu­mir era del 5,8%, un ver­da­de­ro sa­cri­fi­cio, ya que se par­tía de un dé­fi­cit del 8,5%, con el que el Go­bierno an­te­rior ha­bía ce­rra­do 2011, dos pun­tos y me­dio más de lo pac­ta­do con Bru­se­las. pa­sar del 8,5% al 5,8% era una au­tén­ti­ca ha­za­ña im­po­si­ble de cum­plir. Pe­ro pa­sar del 8,5% al 5,3%, la úl­ti­ma ci­fra im­pues­ta por la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el Eu­ro­gru­po, asom­bra­dos por el desafío del pre­si­den­te es­pa­ñol, era mi­sión im­po­si­ble, so­bre to­do con un país que en el úl­ti­mo tri­mes­tre del pa­sa­do año co­men­za­ba a en­trar en una nue­va re­ce­sión eco­nó­mi­ca, con un hun­di­mien­to de la re­cau­da­ción y con unas pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to pa­ra 2012 tan po­co es­pe­ran­za­do­ras que la ma­yo­ría de los ser­vi­cios de es­tu­dios de ban­cos y ca­jas au­gu­ran un cre­ci­mien­to ne­ga­ti­vo du­ran­te mu­chos me­ses.

Por eso, en un in­ten­to de con­gra­ciar­se con Bru­se­las, mo­les­ta por la tar­dan­za en ha­cer pú­bli­cas las cuen­tas del Es­ta­do, pen­san­do en las elec­cio­nes de An­da­lu­cía y As­tu­rias y en sus ne­ga­ti­vos efec­tos elec­to­ra­les por los du­ros ajus­tes, el Go­bierno pre­sen­ta­ba unos Pre­su­pues­tos, en el lí­mi­te de los 100 días, que in­clu­yen re­cor­tes del 16,9% en los mi­nis­te­rios pa­ra ajus­tar más de 27.300 mi­llo­nes de eu­ros por la vía de los gas­tos y de los in­gre­sos; que no to­can el IVA, pa­ra no per­ju­di­car más el con­su­mo, pe­ro sí el Im­pues­to de So­cie­da­des y al­gún otro im­pues­to es­pe­cial co­mo el del ta­ba­co; y, so­bre to­do, que in­clu­yen una po­lé­mi­ca y dis­cu­ti­ble am­nis­tía fis­cal, co­mo la que en Ita­lia de­cla­ró en su día Sil­vio Ber­lus­co­ni, con la que se pre­ten­den re­cau­dar 2.500 mi­llo­nes de eu­ros pro­ce­den­tes de ese 10% que se pa­gue por las ren­tas de los patrimonios no de­cla­ra­dos y co­lo­ca­dos en pa­raí­sos fis­ca­les o man­te­ni­dos ocul­tos, que aflo­ra­rán por un to­tal de 25.000 mi­llo­nes de eu­ros. Al­go que, en su mo­men­to, cuan­do se plan­teó co­mo glo­bo­son­da por el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez

Za­pa­te­ro, fue ca­li­fi­ca­do por Ma­riano Ra­joy co­mo una “au­tén­ti­ca ocu­rren­cia”, mien­tras a la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Par­ti­do Po­pu­lar, María Do­lo

res de Cos­pe­dal, le pa­re­cía al­go “im­pre­sen­ta­ble, in­jus­to y an­ti­so­cial”. Aho­ra, se­gún el Go­bierno, ha si­do inevi­ta­ble, an­te la ne­ce­si­dad de re­cau­dar, en una si­tua­ción de re­ce­sión eco­nó­mi­ca y en una co­yun­tu­ra en que esa re­cau­da­ción se ha hun­di­do y no pa­re­ce que va­ya a re­cu­pe­rar­se.

De cual­quier ma­ne­ra, han si­do me­di­das de es­te ti­po, jun­to con el au­men­to de los im­pues­tos, es­pe­cial­men­te la re­for­ma del IRPF acor­da­da en di­ciem­bre, cuan­do du­ran­te to­da la cam­pa­ña elec­to­ral se ha­bía sos­te­ni­do lo con­tra­rio, lo que ha con­tri­bui­do a que esa ce­le­bra­ción de los 100 pri­me­ros días ha­ya si­do tan agri­dul­ce y se ha­yan ol­vi­da­do to­da una se­rie de me­di­das im­por­tan­tes co­mo la re­for­ma fi­nan­cie­ra aún en trá­mi­tes, la pro­me­ti­da re­for­ma edu­ca­ti­va, la re­for­ma ener­gé­ti­ca, la ela­bo­ra­ción de un Có­di­go de Bue­na Con­duc­ta pa­ra que los ban­cos ayu­den a la da­ción en pa­go pa­ra los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos ame­na­za­dos con el desahu­cio, la re­gu­la­ción de los suel­dos de los eje­cu­ti­vos de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que ha­yan re­ci­bi­do ayu­das del Es­ta­do, el ade­lan­to de li­qui­dez a los ayun­ta­mien­tos pa­ra ha­cer fren­te a las fac­tu­ras de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas a pun­to de des­apa­re­cer y aho­ga­das por las deu­das de la Ad­mi­nis­tra­ción y, so­bre to­do, la Ley de Trans­pa­ren­cia.

Los Pre­su­pues­tos in­clu­yen una am­nis­tía fis­cal que, cuan­do fue plan­tea­da por Za­pa­te­ro, Ra­joy ca­li­fi­có de “ocu­rren­cia”

one­to@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.