Los he­re­de­ros de Ba­ta­su­na quie­ren go­ber­nar Eus­ka­di

La iz­quier­da aber­za­le se ha pro­pues­to des­ban­car al PNV en las pró­xi­mas elec­cio­nes vas­cas. Su prio­ri­dad po­lí­ti­ca es for­ta­le­cer la coa­li­ción in­de­pen­den­tis­ta de Amaiur con otras for­ma­cio­nes so­be­ra­nis­tas y ab­sor­ber a Ge­roa Bai.

Tiempo - - ESPAÑA - POR SAN­TI ET­XAUZ

Es­te do­min­go, día 8 de abril, es el Abe­rri Egu­na, el día de la pa­tria vas­ca, y la iz­quier­da aber­za­le re­uni­rá en Pam­plo­na a to­das las fuer­zas so­be­ra­nis­tas e in­de­pen­den­tis­tas que han con­for­ma­do las coa­li­cio­nes elec­to­ra­les Bil­du y Amaiur. De esa ma­ne­ra, la an­ti­gua Ba­ta­su­na avan­za un pel­da­ño más en su di­ná­mi­ca de aglu­ti­nar y acu­mu­lar fuer­zas en torno a su es­tra­te­gia na­cio­nal, ya que has­ta el año pa­sa­do los na­cio­na­lis­tas ce­le­bra­ban la con­me­mo­ra­ción ca­da uno por su la­do.

Es­te tra­ba­jo en común lo con­for­man la prohi­bi­da Ba­ta­su­na, Eus­ko Al­kar­ta­su­na (EA), Al­ter­na­ti­ba y Ara­lar -que es­tán pre­sen­tes en Amaiur-, ade­más de Aber­tza­len Ba­ta­su­na, un par­ti­do le­gal ga­lo que ope­ra en el País Vas­co fran­cés. Con el ac­to con­jun­to en la ca­pi­tal na­va­rra, la iz­quier­da aber­za­le mues­tra múscu­lo, po­der de con­vo­ca­to­ria y ca­pa­ci­dad de aglu­ti­nar nue­vos apo­yos po­lí­ti­cos y ex­ten­der su ba­se elec­to­ral pa­ra, en breve es­pa­cio de tiem­po, dispu­tar la pri­ma­cía en la cá­ma­ra vas­ca al PNV.

En un in­for­me so­bre su es­tra­te­gia pa­ra 2012 al que ha te­ni­do ac­ce­so Tiem­po, los he­re­de­ros de Ba­ta­su­na con­si­de­ran que, sea o no le­ga­li­za­do Sor­tu -la nue­va mar­ca de Ba­ta­su­na-, “al mar­gen de la con­so­li­da­ción del fi­nal de la vio­len­cia” de­ben con­se­guir “pre­fe­ren­te­men­te asen­tar nues­tros apo­yos po­pu­la­res y am­pliar los re­sul­ta­dos al­can­za­dos en las dos con­vo­ca­to­rias elec­to­ra­les ce­le­bra­das en 2011”. “Pa­ra ello –in­di­ca el do­cu­men­to–, es pre­ci­so aña­dir más ad­he­sio­nes al es­pa­cio so­be­ra­nis­ta de iz­quier­das y es­truc­tu­rar­lo me­jor”.

A me­nos de un año de los co­mi­cios au­to­nó­mi­cos en el País Vas­co, la iz­quier­da aber­za­le quie­re im­po­ner una me­sa de diá­lo­go en­tre par­ti­dos, uno de los pun­tos que es­tá en la agen­da de la ban­da te­rro­ris­ta ETA; fir­mar un acuer­do “es­tra­té­gi­co” con EA, Al­ter­na­ti­ba y Ara­lar, que todos sa­ben que se­ría lo más pa­re­ci­do a un abra­zo de oso; y “apa­re­cer co­mo pue- blo an­te los Es­ta­dos es­pa­ñol y fran­cés, apro­ve­chan­do la co­la­bo­ra­ción y la úni­ca op­ción de tra­ba­jar co­mo pue­blo por el re­co­no­ci­mien­to de Eus­kal He­rria”, el con­cep­to territorial que en­glo­ba a Eus­ka­di, Na­va­rra y el País Vas­co fran­cés.

Por aho­ra, la ho­ja de ru­ta tra­za­da pa­ra es­te 2012 se es­tá cum­plien­do en los epí­gra­fes re­fe­ri­dos a pre­ser­var sin fi­su­ras ni di­si­den­cias las mar­cas de Bil­du y Amaiur, las coa­li­cio­nes elec­to­ra­les que po­si­bi­li­ta­ron que la ile­ga­li­za­da Ba­ta­su­na se co­la­ra en las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y ob­tu­vie­ra una am­plia re­pre­sen- ta­ción en Ma­drid, tan­to en los ayun­ta­mien­tos y dipu­tacio­nes vas­cas co­mo en el te­rri­to­rio fo­ral de Na­va­rra.

Acu­mu­la­ción de fuer­zas.

Por to­do ello, en sus aná­li­sis in­ter­nos Ba­ta­su­na se ha fi­ja­do pa­ra el pre­sen­te año la me­ta de pro­fun­di­zar en la po­lí­ti­ca de alian­zas y en “la apues­ta por la acu­mu­la­ción de fuer­zas so­be­ra­nis­tas e in­de­pen­den­tis­tas”. El ob­je­ti­vo es aña­dir más par­ti­dos y or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra cons­truir “nue­vas ma­yo­rías so­cia­les en Eus­kal He­rria”. Una as­pi­ra­ción de fu-

tu­ro que la pro­pia iz­quier­da aber­za­le es cons­cien­te de que no va a con­se­guir en el cor­to ni me­dio pla­zo, ya que to­da­vía hay sec­to­res na­cio­na­lis­tas que no se de­jan se­du­cir por los can­tos de si­re­na de quie­nes to­da­vía no han pe­di­do a ETA que se di­suel­va y no han con­de­na­do la lar­ga his­to­ria de crí­me­nes te­rro­ris­tas. Las re­des lan­za­das so­bre Ge­roa Bai, su ma­yor com­pe­ti­dor en Na­va­rra, so­bre al­gu­nos nú­cleos de vo­tan­tes del PNV y pe­que­ñas or­ga­ni­za­cio­nes na­cio­na­lis­tas vas­cas mo­de­ra­das aún no han re­co­gi­do fru­tos.

Ba­ta­su­na y sus so­cios en la co­mu­ni­dad fo­ral se han lan­za­do a la ca­za y cap­tu­ra de los mi­li­tan­tes y vo­tan­tes de Ge­roa Bai, la coa­li­ción na­cio­na­lis­ta en Na­va­rra que sos­tie­nen el PNV, Ata­rra­bia Tal­dea y un gru­po de in­de­pen­dien­tes de la ex­tin­ta Na­fa­rroa Bai y cu­ya ca­be­za más vi­si­ble es la dipu­tada Uxue Bar­cos. Na­fa­rroa Bai ya aguan­tó en las pa­sa­das elec­cio­nes ge­ne­ra­les una OPA hos­til de la iz­quier­da aber­za­le y man­tu­vo su dipu­tada en el Con­gre­so de los Dipu­tados.

Días antes del 20 de no­viem­bre del año pa­sa­do, Ara­lar acep­tó in­te­grar­se en Amaiur y co­la­bo­rar con Ba­ta­su­na, un con­tro­ver­ti­do pa­so que ha pro­vo­ca­do re­cien­te­men­te una es­ci­sión en la for­ma­ción que li­de­ra Pat­xi Za­ba­le­ta. Pre­via­men­te, EA ya ha­bía aban­do­na­do Na­fa­rroa Bai. Pe­se a tener el vien­to en con­tra, Ge­roa Bai em­pa­tó a un es­ca­ño con la iz­quier­da aber­za­le en Na­va­rra, mo­di­fi­can­do el ma­pa po­lí­ti­co de Na­va­rra, ya que tam­bién de­ja­ron a los so­cia­lis­tas na­va­rros con un dipu­tado y a la coa­li­ción tem­po­ral UPN-PP con so­lo dos.

Tras­va­se es­ca­so de vo­tos.

Con es­te es­ce­na­rio, la iz­quier­da aber­za­le se ha plan­tea­do con­cen­trar to­das sus fuer­zas en Na­va­rra pa­ra arras­trar a los vo­tan­tes de Ge­roa Bai ha­cia sus fi­las, de­jan­do so­los al PNV y los se­gui­do­res de Uxue Bar­cos, y re­le­gán­do­les a un se­gun­do plano en las ins­ti­tu­cio­nes na­va­rras. Es­tos na­cio­na­lis­tas mo­de­ra­dos se des­mar­can de una iz­quier­da aber­za­le que se mues­tra he­re­de­ra de los pos­tu­la­dos po­lí­ti­cos de ETA.

En es­te sen­ti­do, Ba­ta­su­na ad­mi­te que el tras­va­se de vo­tos des­de Ge­roa Baia ha­cia la coa­li­ción di­ri­gi­da por la iz­quier­da aber­za­le se­rá es­ca­so, “por­que es un gru­po muy plu­ral tan­to en la vi­sión in­de­pen­den­tis­ta y na­cio­nal de Eus­kal He­rria co­mo en lo que a su aná­li­sis de mo­de­lo so­cial se re­fie­re”. De cual­quier ma­ne­ra, una vez re­for­za­da Amaiur, se tra­ta­ría de “cons­truir una al­ter­na­ti­va po­ten­te a la ex­tre­ma de­re­cha que re­pre­sen­ta la Unión del Pue­blo Na­va­rro”, el par­ti­do que go­bier­na en coa­li­ción con los so­cia­lis­tas en Na­va­rra.

En es­ta te­si­tu­ra, la iz­quier­da aber­za­le car­ga to­das las tin­tas con­tra el his­tó­ri­co PNV, par­ti­do al que re­co­no­cen “una gran maes­tría” a la ho­ra de tra­ba­jar tác­ti­ca­men­te a cor­to y lar­go pla­zo. Acu­san a su prin­ci­pal ri­val en las ur­nas, en­ca­be­za­do en la ac­tua­li­dad por Íñi­go Ur­ku­llu, de mo­ver­se “sin ha­cer una ofer­ta es­tra­té­gi­ca pa­ra Eus­kal He­rria”, al pre­ten­der “re­na­cer vie­jas es­pe­ran­zas” con la pro­me­sa de un nue­vo Es­ta­tu­to de au­to­no­mía pa­ra el año 2015.

“To­man­do a la iz­quier­da aber­za­le co­mo úni­co ad­ver­sa­rio, ade­más de ne­gar­se a cual­quier ti­po de tra­ba­jo en común con no­so­tros y dar­nos mu­cha le­ña, se apro­pia­rá de al­gu­nas par­tes de nues­tro dis­cur­so que re­sul­tan agra­da­bles a los oí­dos de cual­quier aber­za­le”, se ad­vier­te en el do­cu­men­to de Ba­ta­su­na.

Tam­bién asu­men que el Es­ta­do es­pa­ñol y los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos man­ten­drán blo­quea­das las reivin­di­ca­cio­nes po­lí­ti­cas de la iz­quier­da aber­za­le que han aflo­ra­do, fru­to de la de­rro­ta de ETA. En esa si­tua­ción de es­tan­ca­mien­to, Ba­ta­su­na ac­ti­va­rá en los pró­xi­mos me­ses a la “ma­yo­ría so­cial de Eus­kal He­rria y, con la ayu­da de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal”, reivin­di­ca­rá la au­to­de­ter­mi­na­ción y la in­de­pen­den­cia del pue­blo vas­co co­mo prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos.

La iz­quier­da aber­za­le quie­re ser en Na­va­rra una “al­ter­na­ti­va po­ten­te” al bi­no­mio UPN-PP Ba­ta­su­na ad­mi­te que su pro­yec­to de in­de­pen­den­cia so­lo se ali­men­ta con la “ac­ti­va­ción po­pu­lar”

Ahon­dan­do en es­te as­pec­to, la iz­quier­da aber­za­le pre­ten­de pre­sio­nar a los ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les que im­pul­sa­ron la De­cla­ra­ción por la Paz de Aie­te (San Se­bas­tián) pa­ra pro­mo­ver las con­ver­sa­cio­nes en­tre los Es­ta­dos es­pa­ñol y fran­cés con ETA así co­mo el diá­lo­go po­lí­ti­co en­tre los par­ti­dos vas­cos, in­clui­da Ba­ta­su­na. Pa­ra con­se­guir es­te es­ta­dio, ade­más de nor­ma­li­zar por su cuenta “las re­la­cio­nes con el res­to de las fuer­zas po­lí­ti­cas”, se su­ma­rán a “to­das las di­ná­mi­cas en­ca­mi­na­das a im­pul­sar el diá­lo­go po­lí­ti­co”.

Fo­ros pa­ra una so­lu­ción.

Pa­ra am­pliar su in­fluen­cia en la so­cie­dad vas­ca, su in­ten­ción es crear fo­ros ciu

da­da­nos pa­ra la so­lu­ción, con los que “sa­ca­rán el pro­ce­so de las se­des de los par­ti­dos y lo ex­ten­de­rán a otros ám­bi­tos”. Un eu­fe­mis­mo, en de­fi­ni­ti­va, que es­con­de elu­dir el de­ba­te en las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas.

Pe­se a es­te op­ti­mis­mo, re­co­no­cen que da­da la fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos pa­ra abor­dar ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas y sus­cri­bir la ho­ja de ru­ta tra­za­da por la iz­quier­da aber­za­le y mar­ca­da por ETA tras el fi­nal de la vio­len­cia, de­ben “ali­men­tar el ca­rril po­lí­ti­co del pro­ce­so me­dian­te la ac­ti­va­ción po­pu­lar”. Es de­cir, una vez con­so­li­da­da la uni­dad de ac­ción de las for­ma­cio­nes so­be­ra­nis­tas e in­de­pen­den­tis­tas, am­plia­rán su ra­dio de ac­ción con cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal, tan­to en las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas de Ga­li­cia y Cataluña co­mo en todos los pue­blos de Eus­ka­di y Na­va­rra.

Lo que bus­ca la iz­quier­da aber­za­le es, en es­pe­cial, su­mar ad­he­sio­nes pa­ra fre­nar los acuer­dos que so­bre el fi­nal de ETA y el pro­ce­so de pa­ci­fi­ca­ción han ru­bri­ca­do re­cien­te­men­te el Par­ti­do Po­pu­lar, el PSOE, el PNV y la ma­yo­ría de los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos vas­cos y es­pa­ño­les. To­do ello con la mi­ra­da pues­ta en los co­mi­cios vas­cos que se ce­le­bra­rán den­tro de un año.

Can­di­da­to La iz­quier­da aber­za­le man­tie­ne la op­ción de pre­sen­tar a Ote­gi (se­gun­do por la iz­quier­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.