Gue­rra de iden­ti­da­des en Cataluña

El PP pac­tó con Ar­tur Mas los pre­su­pues­tos de 2011 y 2012, pe­ro no es­ta­ba en el guion la de­ri­va so­be­ra­nis­ta que ha em­pren­di­do CIU. Una nue­va gue­rra de ban­de­ras se ha desata­do.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO FER­NÁN­DEZ tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La lle­ga­da del Par­ti­do Po­pu­lar al po­der ha cam­bia­do mu­chas co­sas. Es­pe­cial­men­te con los na­cio­na­lis­tas, que con fre­cuen­cia se si­túan en el fiel de la ba­lan­za y pre­sio­nan al Go­bierno cen­tral con cues­tio­nes iden­ti­ta­rias. Se tra­ta de ser o no ser. De ser ca­ta­lán, es­pa­ñol o más una co­sa que la otra. La Ge­ne­ra­li­tat y los par­ti­dos so­be­ra­nis­tas ha­cen hin­ca­pié en la iden­ti­dad ca­ta­la­na. Ar­tur Mas des­ti­na cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros anual­men­te pa­ra el fo­men­to del ca­ta­lán, apli­ca la ley mul­tan­do a co­mer­cios que no ro­tu­len en es­te idio­ma o sub­ven­cio­nan­do se­lec­cio­nes ca­ta­la­nas, ca­sa­les por to­do el mun­do y gru­pos con ob­je­ti­vos in­de­pen­den­tis­tas: des­de el eti­que­ta­je en ca­ta­lán has­ta el fo­men­to de la cul­tu­ra ca­ta­la­na en los te­rri­to­rios de lo que ellos con­si­de­ran Paï­sos Ca­ta­lans (Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Ba­lea­res, co­mar­cas del sur de Fran­cia, la fran­ja con Ara­gón y el Al­guer, en Cer­de­ña).

Pe­ro el PP con­tra­ta­ca aho­ra pro­po­nien­do me­di­das pa­ra equi­li­brar la ba­lan­za. La más lla­ma­ti­va, ape­lan­do a la ley pa­ra obli­gar a que la ban­de­ra es­pa­ño­la on­dee tam­bién en todos los ayun­ta­mien­tos jun­to a la ca­ta­la­na. Unos dos cen­te­na­res de con­sis­to­rios ca­ta­la­nes no cum­plen la ley en es­te sen­ti­do (so­la­men­te tie­nen en sus fa­cha­das la sen­ye­ra, cuan­do la nor­ma exi­ge que es­tén, co­mo mí­ni­mo, la ca­ta­la­na y la es­pa­ño­la) y el PP va a apro­ve­char es­ta cir­cuns­tan­cia pa­ra mar­car per­fil pro­pio en Cataluña, echan­do mano de todos los ins­tru­men­tos a su al­can­ce y, es­pe­cial­men­te, de la De­le­ga­ción del Go­bierno cen­tral en Cataluña, cu­ya titular, Lla­nos de Lu­na, es­tá dis­pues­ta a re­cu­pe­rar un cier­to pro­ta­go­nis­mo en la vi­da po­lí­ti­ca de la co­mu­ni­dad. Es una es­tra­te­gia que rom­pe mol­des y que ha irri­ta­do a las for­ma­cio­nes más na­cio­na­lis­tas, que ven en ello un in­ten­to de “es­pa­ño­li­za­ción” de Cataluña.

El por­ta­voz de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC) en el Con­gre­so de los Dipu­tados, Al­fred Bosch, fue es­pe­cial­men­te crí­ti­co con Lla­nos de Lu­na. “No

La De­le­ga­ción del Go­bierno obli­ga­rá a que on­dee en todos los ayun­ta­mien­tos la ban­de­ra de España

es de re­ci­bo que en mo­men­tos de cri­sis co­mo los ac­tua­les la De­le­ga­ción del Go­bierno no ten­ga nin­gún pro­ble­ma en ge­ne­rar con­flic­tos ar­ti­fi­cia­les con la len­gua y las ban­de­ras, en lu­gar de re­cla­mar dé­fi­cits es­truc­tu­ra­les que pa­de­ce Cataluña, co­mo el dé­fi­cit en in­fra­es­truc­tu­ras y los in­cum­pli­mien­tos en ma­te­ria de fi­nan­cia­ción”. En el PP, lo tie­nen cla­ro: “En un país nor­mal, la gen­te cum­ple la ley. Lla­nos de Lu­na es una per­so­na dis­cre­ta, pe­ro sa­be muy bien lo que ha­ce. Lo que pa­sa es que du­ran­te los úl­ti­mos años la de­le­ga­ción es­tu­vo en ma­nos del Par­ti­do So­cia­lis­ta y no se vi­sua­li­za­ba lo que ha­cía. Con no­so­tros se­rá al con­tra­rio. Que ca­da uno desa­rro­lle sus com­pe­ten­cias, ex­pli­que lo que ha­ce y vi­sua­li­ce su ges­tión. No se tra­ta ya de un te­ma iden­ti­ta­rio, sino de que no hay que bo­rrar o es­con­der lo que ha­ce­mos”, di­ce a Tiem­po un miem- bro de la cú­pu­la del PP. De mo­men­to, la de­le­ga­da del Go­bierno ha en­car­ga­do un in­for­me a sus ser­vi­cios ju­rí­di­cos pa­ra sa­ber có­mo pro­ce­der en el ca­so de que ha­ya que di­ri­gir­se a ayun­ta­mien­tos dís­co­los. “Es lo mis­mo que ocu­rre con los le­tre­ros de las tien­das. La Ge­ne­ra­li­tat ha pues­to cen­te­na­res de mul­tas los úl­ti­mos años por no ro­tu­lar en ca­ta­lán. Es de­cir, que, en ese ca­so, jus­ti­fi­can que se apli­que la ley y en el de las ban­de­ras cri­ti­can que se to­men las mis­mas me­di­das”, aña­de la fuen­te ci­ta­da.

Ba­jar el én­fa­sis.

Una de las con­tra­pres­ta­cio­nes pa­ra apo­yar los pre­su­pues­tos de 2011 y 2012 y evi­tar que Mas con­vo­ca­ra elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas an­ti­ci­pa­das (CIU no tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta, por lo que ne­ce­si­ta un so­cio pa­ra go­ber­nar) fue que se ba­ja­ra el én­fa­sis en cues­tio­nes iden­ti­ta­rias. Por ejem­plo, apli­ca­ron una cier­ta des­po­li­ti­za­ción de las po­lé­mi­cas em­ba­ja­das ca­ta­la­nas por el mun­do. Eran seis de­le­ga­cio­nes (Ber­lín, Bru­se­las, Pa­rís, Lon­dres, Nue­va York y Bue­nos Ai­res) con un fuer­te con­te­ni­do po­lí­ti­co. En Pa­rís, el Tri­par­ti­to in­clu­so ha­bía pues­to a su fren­te a Apel·les Ca-

rod-ro­vi­ra, her­mano del vicepresidente Jo­sep Lluís Ca­rod-ro­vi­ra. Aho­ra, con la su­pre­sión de la em­ba­ja­da de Bue­nos Ai­res y el nom­bra­mien­to de je­fes de las de­le­ga­cio­nes con un per­fil más téc­ni­co, CIU con­ten­tó una de las exi­gen­cias del PP pa­ra apo­yar sus pre­su­pues­tos. Pe­ro eso no qui­ta que si­ga abier­to un fren­te iden­ti­ta­rio re­cru­de­ci­do en las úl­ti­mas se­ma­nas. El PP man­tie­ne des­de ha­ce se­ma­nas un du­ro en­fren­ta­mien­to con la en­ti­dad Òm­nium Cul­tu­ral, la aso­cia­ción cí­vi­ca más po­ten­te de Cataluña. Tie­ne 27.000 so­cios, pe­ro vi­ve de las sub­ven­cio­nes que re­ci­be de las ar­cas pú­bli­cas y que en los úl­ti­mos sie­te años han so­bre­pa­sa­do con cre­ces los 12 mi­llo­nes de eu­ros. Tan­to el Tri­par­ti­to co­mo el ac­tual Go­bierno de CIU han uti­li­za­do a Òm­nium co­mo la pun­ta de lan­za de las reivin­di­ca­cio­nes más so­be­ra­nis­tas. Fue ella, por ejem­plo, la que lla­mó a las mo­vi­li­za­cio­nes con­tra la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Constitucional so­bre el Es­ta­tu­to ca­ta­lán. El en­ton­ces con­se­ller pri­mer, el re­pu­bli­cano Jo­sep Bar­ga­lló, le dio in­clu­so 75.000 eu­ros pa­ra or­ga­ni­zar un ac­to en Ma­drid en el que de­bía de­fen­der el Es­ta­tu­to que ha­bía si­do apro­ba­do por el Par­la­men­to ca­ta­lán en sep­tiem­bre de 2005. Más tar­de, Òm­nium apo­yó los re­fe­ren­dos in­de­pen­den­tis­tas que du­ran­te año y me­dio se ce­le­bra­ron en di­ver­sos mu­ni­ci­pios de Cataluña. Y el año pa­sa­do fue la en­car­ga­da de lan­zar a la opi­nión pú­bli­ca la pro­pues­ta de la in­su­mi­sión fis­cal si Ma­drid no da el pac­to fis­cal a Cataluña. La úl­ti­ma ac­ción es la re­be­lión con­tra la sen­ten­cia que obli­ga a que el cas­te­llano sea tam­bién len­gua vehi­cu­lar en la es­cue­la ca­ta­la­na. En­tre bam­ba­li­nas, el Go­bierno ca­ta­lán aplau­de to­das es­tas ini­cia­ti­vas.

Cru­ce de re­tos.

El ri­fi­rra­fe en­tre la aso­cia­ción y el PP es du­ro. Se re­ta­ron mu­tua­men­te a pres­cin­dir de las ayu­das ofi­cia­les (el PP re­ci­be di­ne­ro pú­bli­co co­mo par­ti­do ele­gi­do con los vo­tos de los ciu­da­da­nos en las ur­nas) y el Go­bierno ca­ta­lán hi­zo un ges­to muy evi­den­te: en pleno clí­max del en­fren­ta­mien­to apro­bó otra ayu­da de 1,4 mi­llo­nes de eu­ros a Òm­nium. To­do un re­to al PP. Ello creó un cal­do de cul­ti­vo per­fec­to pa­ra una ba­ta­lla de sím­bo­los. Por­que, ade­más, se da la cir­cuns­tan­cia de que va­rios epi­so­dios se en­ca­de­nan en el tiem­po: la ban­de­ra es­pa­ño­la que on­dea­ba en el Ayun­ta­mien­to de Sant Pol fue que­ma­da por des­co­no­ci­dos, aun­que el con­sis­to­rio la vol­vió a re­po­ner. Y el ayun­ta­mien­to de Vi­las­sar de Dalt (don­de Jor­di Pu­jol tie­ne ca­sa ve­ra­nie­ga) sim­ple­men­te la des­col­gó. La con­ce­jal del PP, Lau­ra Ju­lià, pre­sen­tó una mo­ción “pa­ra que se cum­pla la ley, o sea, col­gar las dos ban­de­ras”. Pe­ro ERC la acu­só de “cris­par la con­vi­ven­cia en el pue­blo” y de ini­ciar una “gue­rra de ban­de­ras a la vas­ca”. In­clu­so CIU se mos­tró par­ti­da­ria de izar so­lo la ca­ta­la­na y la de Vi­las­sar. Otros mu­chos ayun­ta­mien­tos ni si­quie­ra tie­nen la en­se­ña es­pa­ño­la en sus de­pen­den­cias. El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ca­ta­la­na de Mu­ni­ci­pios (ACM), Mi­quel Buch, es­cri­bió a la de­le­ga­da del Go­bierno, Lla­nos de Lu­na, pi­dién­do­le que cam­bie su ac­ti­tud y que res­pe­te la au­to­no­mía lo­cal, ad­vir­tien­do al mis­mo tiem­po que con su es­tra­te­gia ge­ne­ra “una ac­ti­tud con­tra la ban­de­ra es­pa­ño­la en Cataluña”. La ACM es la aso­cia­ción que agru­pa a los al­cal­des na­cio­na­lis­tas, en con­tra­po­si­ción con la Fe­de­ra­ción de Mu­ni­ci­pios de Cataluña (FMC), que agru­pa a los pro­gre­sis­tas y que do­mi­nan los al­cal­des del PSC. Des­de el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat tam­bién se sub­ra­ya que “las prio­ri­da­des de­ben ser otras”. In­clu­so el por­ta­voz del Eje­cu­ti­vo, Fran­cesc Homs, ha ofre­ci­do ase­so­ra­mien­to ju­rí­di­co gu­ber­na­men­tal a los ayun­ta­mien­tos que lo pi­dan. Homs cri­ti­có que la prio­ri­dad de la De­le­ga­ción del Go­bierno sea vi­gi­lar “si se po­nen ban­de­ras es­pa­ño­las en el bal­cón”.

Des­de la De­le­ga­ción del Go­bierno, se de­nun­cia, en cam­bio, “una cam­pa­ña de vic­ti­mis­mo por par­te de al­gu­nos par­ti­dos”. “Lo úni­co que que­re­mos es que se cum­pla la ley en cual­quier te­ma. Si so­mos le­ga­lis­tas, he­mos de ser­lo con to­das las con­se­cuen­cias. Exi­gi­mos que, tal y co­mo pre­vé la ley, los ayun­ta­mien­tos en­víen las ac­tas de los ple­nos mu­ni­ci­pa­les, ya que una gran par­te de ellos no lo ha­ce. Y eso es obli­ga­to­rio. Por tan­to, tam­bién se exi­gi­rá. Nues­tra in­ten­ción no es se­ña­lar a na­die. Y si al­gún con­sis­to­rio no cum­ple la ley izan­do tam­bién la ban­de­ra es­pa­ño­la, se to­ma­rán las me­di­das que se con­si­de­ren convenientes, ha­blan­do antes con ellos”, di­cen a Tiem­po fuen­tes de la De­le­ga­ción. Por es­te mo­ti­vo, Lla­nos de Lu­na ha ad­ver­ti­do ya que ha­rá cum­plir la ley y de­nun­cia­rá a los con­sis­to­rios que aprue­ben mo­cio­nes ins­tan­do a des­col­gar la es­pa­ño­la o a los que sim­ple­men­te la re­ti­ren. Des­de los par­ti­dos ca­ta­la­nis­tas se po­ne el gri­to en el cie­lo. Y el Ayun­ta­mien­to de Arenys de Munt, el pri­me­ro que reali­zó un re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta, lla­ma­rá a una con­sul­ta po­pu­lar pa­ra que los ve­ci­nos de­ci­dan si on­dea la ban­de­ra es­pa­ño­la o no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.