Así ope­ran las agencias pri­va­das de es­pio­na­je

Son po­co co­no­ci­das y muy her­mé­ti­cas. Bus­can da­tos que pue­den ser de­ci­si­vos pa­ra un ne­go­cio y pa­ra ello uti­li­zan a pres­ti­gio­sos es­pías y ge­ne­ra­les in­flu­yen­tes.

Tiempo - - ESPAÑA - POR FER­NAN­DO RUE­DA

La úl­ti­ma fil­tra­ción de Wi­ki­leaks no ha si­do co­rres­pon­di­da con el mis­mo des­plie­gue de in­for­ma­ción que en ca­sos an­te­rio­res, co­mo cuan­do se pu­bli­ca­ron los ca­bles de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de EEUU y de sus em­ba­ja­das por to­do el mun­do. Los do­cu­men­tos, cer­ca de cin­co mi­llo­nes, sa­ca­ban a la luz las ac­ti­vi­da­des de una agen­cia de in­te­li­gen­cia glo­bal, Strat­for, que ac­tua­ba co­mo “la CIA en la som­bra”. Mu­chos pen­sa­ron que eso de una agen­cia pri­va­da de es­pio­na­je no era tan im­por­tan­te. Sin em­bar­go, la reali­dad es bien dis­tin­ta.

Las gran­des em­pre­sas es­pa­ño­las que tie­nen pre­sen­cia en el ex­tran­je­ro han re­cu­rri­do siem­pre a la pro­pia Strat­for o a otras em­pre­sas si­mi­la­res cuan­do pre­ten­dían asen­tar­se en un nue­vo país y ca­re­cían de in­for­ma­ción es­tra­té­gi­ca. “Lo que bus­can es el ca­mino por el que tie­nen que orien­tar su em­pre­sa pa­ra ce­rrar ne­go­cios en de­ter­mi­na­dos paí­ses com­pli­ca­dos, co­mo ha po­di­do ser el ca­so de Ar­ge­lia”, ex­pli­ca Vi­cen­te Fer­nán­dez, uno de los prin­ci­pa­les es­pe­cia­lis­tas es­pa­ño­les, de la em­pre­sa SAI (Se­cu­rity Analy­sis In­te­lli­gen­ce).

Las ne­ce­si­da­des de las mul­ti­na­cio­na­les es­tán di­ri­gi­das a iden­ti­fi­car la com­pe­ten­cia de otras em­pre­sas en su nue­vo des­tino, los ries­gos que pue­den co­rrer con el go­bierno de turno, los pro­ble­mas la­bo­ra­les a los que se po­drían en­fren­tar o los pe­li­gros de se­gu­ri­dad que pue­den co­rrer sus tra­ba­ja­do­res e ins­ta­la­cio­nes. Las res­pues­tas, ne­ce­sa­ria­men­te, se las tie­ne que dar una agen­cia que ten­ga es­pe­cia­lis­tas en la zo­na, que co­noz­ca per­fec­ta­men­te la si­tua­ción. Pa­ra ello, na­die me­jor que an­ti­guos es­pías que ha­yan tra­ba­ja­do en el país, que co­noz­can el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma y que una vez re­ti­ra­dos de la cen­tral de es­pio­na­je si­gan man­te­nien­do a sus in­for­man­tes en la zo­na. Es­to es una par­te de lo que ofre­ce la agen­cia Strat­for y que en España es un bien es­ca­so.

Du­ran­te años, una de las per­so­nas que me­jor ase­so­ró des­de su em­pre­sa fue Jo­sé An­to­nio Sainz de la Pe­ña, que ha­bía es­ta­do des­ti­na­do en el nor­te de Áfri­ca co­mo de­le­ga­do del Cesid (aho­ra CNI) y co­no­cía la zo­na co­mo la pal­ma de su mano. Aho­ra, la em­pre­sa es­pa­ño­la más pa­re­ci­da a Strat­for es el Gru­po Ate­nea, ubi­ca­da en Ma­drid, que se de­di­ca a con­sul­to­ría es­tra­té­gi­ca en de­fen­sa, in­te­li­gen­cia eco­nó­mi­ca y se­gu­ri­dad.

El Gru­po Ate­nea, con­ti­nua­dor en al­gu­na ma­ne­ra de la em­pre­sa con­sul­to­ra I2V, es­tá for­ma­da por un pres­ti­gio­so equi­po de per­so­nas del que so­lo des­ve­la que son “ex­per­tos que han tra­ba­ja­do en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en los dis­tin­tos es­ta­men­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción, de los ejér­ci­tos, de la se­gu­ri­dad in­te­rior y de em­pre­sas pri­va­das”.

La ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de una par­te im­por­tan­te de su per­so­nal es ha­ber per­te­ne­ci­do al ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia, em­pe­zan­do por su pre­si­den­te, Jo­sé Luis Cor­ti­na, que a fi­na­les de la dé­ca­da de los 70 y prin­ci­pios de los 80 man­da­ba la uni­dad ope­ra­ti­va del ser­vi­cio se­cre­to. Tam­bién des­ta­ca que la in­men­sa ma­yo­ría de los di­rec­ti­vos son an­ti­guos al­tos man­dos de las Fuer­zas Ar­ma­das: Jo­sé An­to­nio García Gon­zá­lez, je­fe del Es­ta­do Ma­yor del Ejér­ci­to; Juan Or­tu­ño, te­nien­te ge­ne­ral; Rafael Lorenzo, al­mi­ran­te; o Fer­nan­do Mos­que­ra, te­nien­te ge­ne­ral del Ai­re.

Su im­por­tan­cia es tal que en una de las fe­rias mi­li­ta­res ce­le­bra­das el año pa­sa­do, el di­rec­tor del CNI, Fé­lix Sanz, se pa­ró a char­lar con ellos y el 13 de mar­zo fue­ron re­ci­bi­dos por el mi­nis­tro de De­fen­sa, Pe­dro Mo­re­nés.

Una ex­ten­sa red de tra­ba­jo.

El Gru­po Ate­nea ha tra­ba­ja­do pa­ra nu­me­ro­sas em­pre­sas en sec­to­res co­mo ener­gías re­no­va­bles, far­ma­céu­ti­co, ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das y fun­da­cio­nes, cons­truc­ción, in­dus­tria del jue­go, ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, in­dus­tria tex­til, mo­da, co­mu­ni­ca­cio­nes, pu­bli­ci­dad, tec­no­lo­gía, de­fen­sa o ma­qui­na­ria pe­sa­da. La strat­for es­pa­ño­la, se­gún fuen­tes de la em­pre­sa, tra­ba­ja pa­ra or­ga­nis­mos y em­pre­sas de EEUU, Mé­xi­co, Mer­co­sur, Eu­ro­pa (Fran­cia, Ita­lia, Be­ne­lux, Reino Uni­do, Sui­za, Ale­ma­nia), paí­ses del Es­te (Bulgaria, Po­lo­nia, Ru­sia y Ucra­nia), Asia (China, Hong Kong y Ja­pón), Oriente Pró­xi­mo (Is­rael, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos) y pa­raí­sos fis­ca­les.

An­ti­guos agen­tes del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia es­pa­ñol, el CNI, tra­ba­jan des­de ha­ce años a tí­tu­lo in­di­vi­dual pa­ra gran­des em­pre­sas en la­bo­res de in­te­li­gen­cia y se­gu­ri­dad. Al­gu­nos de ellos fue­ron con­tac­ta­dos cuan­do to­da­vía es­ta­ban en ac­ti­vo y se les ofre­ció aban­do­nar la Ca­sa a cam­bio de un suel­do más al­to pa­ra ocu­par­se de esas ta­reas en de­ter­mi­na­dos paí­ses con­flic­ti­vos. El tra­ba­jo que rea­li­zan es si­mi­lar al de Strat­for: con­se-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.