El azar y la ne­ce­si­dad

Tiempo - - OPINIÓN -

uno de los di­chos más tris­tes e in­jus­tos que son pa­tri­mo­nio común de la es­pa­ño­li­dad nos en­se­ña que “na­die es profeta en su tie­rra”. Y otro de los tó­pi­cos de la pe­re­za men­tal tra­ta de con­ven­cer­nos de que, pa­ra que un pas­tor de los Pi­cos de Eu­ro­pa sa­que ade­lan­te al­gu­na ini­cia­ti­va aje­na a sus tra­di­cio­nes, de­be emi­grar a Mé­xi­co o a Ve­ne­zue­la pa­ra, años des­pués, des­apa­re­cer o re­gre­sar a sus raíces con la ad­mi­ra­da con­di­ción de in­diano, cons­tru­yen­do una ca­so­na so­la­rie­ga y re­ga­lan­do a sus pai­sa­nos unas obras de con­duc­ción de agua.

Lo que hoy te­ne­mos so­bre la me­sa de di­sec­ción es la pa­vo­ro­sa reali­dad de ca­si seis mi­llo­nes de pa­ra­dos, y la po­si­bi­li­dad de que al­gu­nos de ellos sal­gan a flo­te con­vir­tien­do el di­ne­ro del pa­ro en ca­pi­tal con el que se pue­da ci­men­tar una aven­tu­ra em­pre­sa­rial. Es el azar, en mu­chos ca­sos, el que de­ter­mi­na el éxi­to de la ini­cia­ti­va y pues­to que la ne­ce­si­dad no ad­mi­te apla­za­mien­tos, hay que lan­zar­se a la pis­ci­na pa­ra que el agua

FAUS­TINO F. ÁL­VA­REZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.