Di­plo­ma­cia de se­da en­tre Cu­ba y El Va­ti­cano

Du­ran­te su vi­si­ta a la is­la, las pa­la­bras y los ges­tos de Be­ne­dic­to XVI se mo­vie­ron por las coor­de­na­das de la ex­qui­si­tez di­plo­má­ti­ca.

Tiempo - - MUNDO -

Unos días antes de la vi­si­ta del pa­pa Be­ne­dic­to XVI a Cu­ba, apa­re­cie­ron en las re­des so­cia­les ru­mo­res so­bre la po­si­ble con­ver­sión de Fi­del Cas­tro al ca­to­li­cis­mo. Al­gu­nos pe­rió­di­cos se­rios tam­bién se hi­cie­ron eco del ru­mor, pe­ro en todos los ca­sos con ma­ni­fies­ta des­con­fian­za. De ser verdad se­ría una au­tén­ti­ca bom­ba, una ver­da­de­ra pie­za ma­yor en el re­ta­blo de las con­ver­sio­nes. Sig­ni­fi­ca­ba la acep­ta­ción de un fra­ca­so to­tal en un hom­bre que es­tá cui­dan­do mi­nu­cio­sa­men­te su pa­so a la His­to­ria. Des­de sec­to­res fun­da­men­ta­lis­tas se po­dían leer de­li­rios mís­ti­cos so­bre los pla­nes de Dios y en los me­dios du­ros del exi­lio cu­bano se te­mía que fue­ra cier­to, y de ser­lo, sos­te­nían que Dios nun­ca po­dría per­do­nar­le, co­mo ellos tam­po­co le per­do­na­ban. La nue­va se anun­cia­ría du­ran­te el en­cuen­tro con el Pa­pa en La Ha­ba­na.

El en­cuen­tro se pro­du­jo y fue su­ma­men­te cor­dial, pe­ro de con­ver­sión, na­da. Ab­so­lu­ta­men­te na­da. Los dos ha­bla­ron de sus mu­chos años, un te­ma muy so­co­rri­do a esas al­tu­ras de la na­ve­ga­ción vi­tal, el Pa­pa, que con 85 es un año más jo­ven que Fi­del, ce­rró su re­fle­xión di­cien­do: “Soy an­ciano, pe­ro to­da­vía si­go ha­cien­do mi de­ber”. Den­tro de la di­plo­ma­cia de se­da y ha­la­go que pre­do­mi­na en­tre el Va­ti­cano y Cu­ba, el líder má­xi­mo de la Re­vo­lu­ción (uno de los tí­tu­los que man­tie­ne) le con­fe­só que le ha­bía se­gui­do por televisión des­de su lle­ga­da, ob­ser­van­do que la li­tur­gia del ce­re­mo­nial de cul­to ha­bía cam­bia­do en re­la­ción con sus tiem­pos de ado­les­cen­cia y pri­me­ra ju­ven­tud, cuan­do es­tu­dia­ba en el co­le­gio de los je­sui­tas de Belén. Se su­po­ne que Be­ne­dic­to XVI le ha­bla­ría de los cam­bios li­túr­gi­cos de­ri­va­dos del Con­ci­lio Va­ti­cano II. Fi­del, con la cu­rio­si­dad que le ca­rac­te­ri­za, le pre­gun­tó por lo que ha­cía un Pa­pa, a lo que res­pon­dió que via­jar pa­ra en­con­trar­se con el pue­blo y es­tar al ser­vi­cio de la Igle­sia uni­ver­sal. De ahí pa­sa­ron a los gran­des te­mas, en los que los dos se en­con­tra­ron muy có­mo­dos. El uno, por­que des­pués de ha­ber pa­sa­do la vi­da co­mo ar­que­ti­po de la ac­ción re­vo­lu­cio­na­ria, aho­ra, de­bi­do al re­ti­ro im­pues­to por la en­fer­me­dad, se de­di­ca a la re­fle­xión y a las me­di­ta­cio­nes so­bre los asun­tos tras­cen­den­ta­les; el otro, que siem­pre fue un re­fe­ren­te in­te­lec­tual y teó­lo­go de pres­ti­gio, aho­ra es­tá en­tre­ga­do al ac­ti­vis­mo que le exi­ge el pa­pa­do. In­ter­cam­bia­ron ideas so­bre las di­fi­cul­ta­des del mun­do mo­derno pa­ra el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad, so­bre eco­lo­gía, so­bre re­li­gión, y en con­cre­to so­bre el cris­tia­nis­mo, so­bre la fe y la ra­zón, la au­sen­cia de Dios... Va­mos, los te­mas clá­si­cos.

Li­bros y me­di­ta­cio­nes.

Es una pe­na que la con­ver­sa­ción no se ha­ya gra­ba­do, se­gún se ha di­cho, a no ser que lo hi­cie­ran los ser­vi­cios se­cre­tos cu­ba­nos. Es una pe­na no co­no­cer con exac­ti­tud las pa­la­bras que se di­je­ron los dos an­cia­nos más fa­mo­sos del mun­do. Antes de des­pe­dir­se, Fi­del le pi­dió que le en­via­ra li­bros so­bre los asun­tos que ha­bían tra­ta­do. El in­te­lec­tual Rat­zin­ger le pro­me­tió pen­sar cuá­les de­bía ele­gir pa­ra ha­cér­se­los lle­gar. Se­rá in­tere­san­te co­no­cer cuá­les le en­vía, y tal vez lo se­pa­mos por las lar­gas me­di­ta­cio­nes que Fi­del, con cier­ta fre­cuen­cia, ha­ce en las pá­gi­nas de Gran­ma.

Las cir­cuns­tan­cias en las que se pro­du­jo es­ta vi­si­ta son bas­tan­te di­fe­ren­tes a las que ha­ce 14 años lle­va­ron a la is­la a Juan Pa­blo II. Fi­del, muy ac­ti­vo en­ton­ces, tra­ta­ba de re­cu­pe­rar las esen­cias mar­xis­tas des­pués de la re­la­ja­ción a cau- sa de los pe­rio­dos es­pe­cia­les de­ri­va­dos del des­plo­me del co­mu­nis­mo en la Unión So­vié­ti­ca y los paí­ses lla­ma­dos sa­té­li­tes. El per­fil de los dos pa­pas tam­bién es muy di­fe­ren­te. Ka­rol Wojt­yła lle­ga­ba con la fa­ma de ha­ber de­rri­ba­do el co­mu­nis­mo en Po­lo­nia y ha­ber te­ni­do mu­cho que ver en el fin del co­mu­nis­mo en la URSS y en el es­te de Eu­ro­pa. Los ca­tó­li­cos cu­ba­nos y la di­si­den­cia es­pe­ra­ban que le die­ra un em­pu­jón al ré­gi­men y co­men­za­ra el prin­ci­pio del fin. Al em­pren­der aquel via­je ha­bía con­tra­pues­to la re­vo­lu­ción cris­tia­na, co­mo la re­vo­lu­ción del amor, a la re­vo­lu­ción mar­xis­ta-le­ni­nis­ta, co­mo la re­vo­lu­ción del odio, de la ven­gan­za y de las víc­ti­mas. El tiem­po de­mos­tró que las es­pe­ran­zas pues­tas en aquel via­je nun­ca se cum­plie­ron. De su pa­so por Cu­ba que­dó po­co más que una fra­se: “Que Cu­ba se abra al mun­do y que el mun­do se abra a Cu­ba”.

Rat­zin­ger no acu­dió con áni­mo de car­gar­se el sis­te­ma, aun­que afir­mó, a bor­do del avión que pri­me­ro le lle­vó a Mé­xi­co,

que la ideo­lo­gía mar­xis­ta ya no res­pon­día a la reali­dad y que el co­mu­nis­mo ya no fun­cio­na­ba en Cu­ba. Allí las co­sas fue­ron di­fe­ren­tes, re­ci­bió una cá­li­da aco­gi­da y to­da cla­se de fa­ci­li­da­des y ala­ban­zas por par­te del pre­si­den­te Raúl Cas­tro, otro vie­jo his­tó­ri­co. En es­ta oca­sión no fue­ron los del Opus Dei ni los ki­kos quie­nes le lle­va­ron a los ac­tos pú­bli­cos, en es­pe­cial a la mi­sa en la Plaza de la Re­vo­lu­ción, con cen­te­na­res de mi­les de per­so­nas, sino que lo hi­cie­ron los di­ri­gen­tes co­mu­nis­tas. La pren­sa ofi­cial, la úni­ca que exis­te, se vol­có con su pre­sen­cia. El dia­rio Gran­ma es­cri­bió so­bre la so­lem­ne ce­re­mo­nia de la mi­sa: “Des­de las tres de la ma­dru­ga­da, la ex­pla­na­da co­men­zó a ser ro­dea­da por ni­ños, jó­ve­nes, adul­tos y an­cia­nos, im­pul­sa­dos por el fer­vor o el res­pe­to, des­de po­si­cio­nes re­li­gio­sas o no, con­vir­tie­ron el si­tio en una re­afir­ma­ción de afec­to ha­cia el Pas­tor”.

Las pa­la­bras y los ges­tos del Pa­pa se mo­vie­ron por las coor­de­na­das de una ex­qui­si­tez di­plo­má­ti­ca. No re­ci­bió a los di­si­den­tes, ni a las cé­le­bres Da­mas de Blan­co que le pi­die­ron un en­cuen­tro, aun­que so­lo fue­ra de cin­co mi­nu­tos. En las di­ver­sas in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas op­tó por las gran­des pa­la­bras, co­mo las que pro­nun­ció a mo­do de sú­pli­ca an­te la Vir­gen del Co­bre: “Guía los des­ti­nos de es­ta ama­da na­ción por los ca­mi­nos de la jus­ti­cia, la paz, la li­ber­tad y la re­con­ci­lia­ción”. Al sa­lir, ma­ni­fes­tó: “He su­pli­ca­do por los que su­fren, los que es­tán pri­va­dos de li­ber­tad, se­pa­ra­dos de sus se­res que­ri­dos o que pa­san por gra­ves mo­men­tos de di­fi­cul­tad”. To­do muy su­til y aé­reo en las alu­sio­nes a los pre­sos po­lí­ti­cos, más con­cre­to al afir­mar que en Cu­ba se ha­bían da­do pa­sos im­por­tan­tes pa­ra que la Igle­sia pue­da cum­plir con su mi­sión de anun­ciar pú­bli­ca­men­te y abier­ta­men­te su fe. No fal­tó la re­fe­ren­cia ve­la­da al blo­queo es­ta­dou­ni­den­se al de­cir: “La si­tua­ción se ve agra­va­da cuan­do me­di­das eco­nó­mi­cas res­tric­ti­vas son to­ma­das des­de fue­ra del país que pe­san ne­ga­ti­va­men­te so­bre la po­bla­ción”.

La je­rar­quía de la Igle­sia cu­ba­na ha ne­go­cia­do con el Go­bierno la li­be­ra­ción de va­rias do­ce­nas de pre­sos Antes de lle­gar a la is­la el Pa­pa de­cla­ró que el co­mu­nis­mo y el mar­xis­mo ya no fun­cio­nan en Cu­ba

Por ra­zo­nes bio­ló­gi­cas Cu­ba vi­ve un am­bien­te de fin de reino que exi­gi­rá trans­for­ma­cio­nes en el sis­te­ma, no se sa­be si en la di­rec­ción del ca­pi­ta­lis­mo co­mu­nis­ta chino o ha­cia una de­mo­cra­cia más con­ven­cio­nal. Cu­ba, en es­te mo­men­to es­pe­cial­men­te im­por­tan­te de su his­to­ria, es­tá mi­ran­do ya al ma­ña­na, di­jo Be­ne­dic­to XVI en el ser­món de la gran mi­sa so­lem­ne. La Igle­sia quie­re to­mar po­si­cio­nes ha­cia el fu­tu­ro y abrir ma­yo­res es­pa­cios de li­ber­tad pa­ra la nue­va evan­ge­li­za­ción de la is­la, en don­de el ca­to­li­cis­mo ha que­da­do re­du­ci­do al 10% de la po­bla­ción. Ya ha abier­to un mo­derno se­mi­na­rio en las afue­ras de La Ha­ba­na, or­ga­ni­za reunio­nes de de­ba­te in­ter­na­cio­na­les so­bre el pa­pel que de­be tener en el pró­xi­mo fu­tu­ro y pre­ten­de que las au­to­ri­da­des abran las fron­te­ras pa­ra la lle­ga­da de cu­ras y de mon­jas ex­tran­je­ros. El ar­zo­bis­po de San­tia­go de Cu­ba, Dio­ni­sio García Ibá­ñez, ac­tual pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, re­pi­te con fre­cuen­cia que la Igle­sia se sien­te com­pro­me­ti­da con una re­pú­bli­ca prós­pe­ra, in­clu­yen­te y par­ti­ci­pa­ti­va.

Sa­be que el fu­tu­ro no es­ta­rá en los exi­lia­dos ra­di­ca­les de Mia­mi y, lo que es más cu­rio­so, tam­po­co en los di­si­den­tes más crí­ti­cos, sino en el grue­so de la so­cie­dad cu­ba­na. Con todos y pa­ra bien de todos co­mo pi­dió Mar­tí, a quien ci­ta García Ibá­ñez. La je­rar­quía cu­ba­na, y en con­cre­to el car­de­nal de La Ha­ba­na, Jai­me Or­te­ga, ha ne­go­cia­do con el Go­bierno cu­bano la li­be­ra­ción de va­rias do­ce­nas de pre­sos, pe­ro no ha con­de­na­do la muer­te por huel­ga de ham­bre del di­si­den­te Or­lan­do Za­pa­ta. Pien­sa que una di­plo­ma­cia de se­da le da­rá ma­yor pro­ta­go­nis­mo que las pos­tu­ras ra­di­ca­les. Des­pués de des­pe­dir al Pa­pa al pie del avión, el pre­si­den­te Raúl Cas­tro re­su­mió los en­cuen­tros di­cien­do: “Te­ne­mos mu­chas y pro­fun­das coin­ci­den­cias, aun­que, co­mo es na­tu­ral, no pen­sa­mos lo mis­mo so­bre to­das las cues­tio­nes”.

En­cuen­tro. El pa­pa Be­ne­dic­to XVI y Fi­del Cas­tro du­ran­te su reunión en La Ha­ba­na el 28 de mar­zo.

ALFONSO S. PA­LO­MA­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.