No eres na­die sin un blog li­te­ra­rio

¿Es un gé­ne­ro nue­vo, un desaho­go, una for­ma de man­te­ner­se ac­ti­vo (o en el can­de­le­ro) o to­do a la vez? Los blogs li­te­ra­rios se mul­ti­pli­can.

Tiempo - - CULTURA - POR JA­VIER MEMBA

Las pri­me­ras no­ti­cias de los blogs se re­mon­tan a 1997. El Ox­ford En­glish Dic­tio­nary dio ca­bi­da a la voz Web­blog en 2003. Des­de en­ton­ces, los blogs cre­cen ex­po­nen­cial­men­te. Aun­que una de las gran­des plu­mas del es­pa­ñol del si­glo XX ase­gu­ró que no to­ca­ba el or­de­na­dor por si da­ba ca­lam­bre, las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen es­tos dia­rios on-li­ne se an­to­jan per­fec­tas pa­ra un escritor.

Crí­ti­ca li­te­ra­ria apar­te, la blo­gos­fe­ra en nues­tro idio­ma tam­bién asis­te a un au­ge de la crea­ción li­te­ra­ria fir­ma­da por al­gu­nos de nues­tros más pres­ti­gio­sos es­cri­to­res. Si hu­bie­ra que da­tar el co­mien­zo de esa eclo­sión de los blogs li­te­ra­rios, bien po­dría­mos re­mon­tar­nos a 2008. Aquel fue el año en que el me­xi­cano Jorge Vol­pi pu­bli­có El jar­dín de­vas­ta­do, una su­ge­ren­te mues­tra de me­mo­rias, afo­ris­mos y fic­ción que apa­re­ció a lo lar­go de va­rias en­tra­das en su bi­tá­co­ra elec­tró­ni­ca con an­te­rio­ri­dad a la edi­ción im­pre­sa.

¿De qué son he­re­de­ros los blogs? Fé­lix de Azúa, uno de los blog­gers más in­flu­yen­tes, cons­ta­ta en ellos cier­to afán de dia­rio per­so­nal del que par­ti­cu­lar­men­te se des­mar­ca. “Me ha pa­re­ci­do ver que hay mu­cha gen­te que cuenta su vi­da. No es mi ca­so, des­de lue­go. No tie­ne tan­to in­te­rés”. In­clu­so Andrés Trapiello, que des­de ha­ce años lle­va a ca­bo un dia­rio en su se­rie Sa­lón de pa­sos per­di­dos, di­ce ale­jar­se del gé­ne­ro en He­me­ro­fle­xia, su bi­tá­co­ra. “El lec­tor aten­to aca­so ha­ya per­ci­bi­do al­gu­nas di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les en el tono y en la na­tu­ra­le­za de los asien­tos. En He­me­ro­fle­xia ni hay in­ti­mi­dad ni hay fic­ción, pe­ro eso sí ocu­rre en Sa­lón de pa­sos per­di­dos, una no­ve­la en mar­cha ba­sa­da pre­ci­sa­men­te en la in­ti­mi­dad de sus protagonistas”. La jo­ven Lu­na Mi­guel, una de las vo­ces más aplau­di­das de la poe­sía úl­ti­ma, ya es una blog­ger ve­te­ra­na. So­lo con­ta­ba 16 años cuan­do, en sep­tiem­bre de 2006, pu­bli­có la pri­me­ra en­tra­da en su bi­tá­co­ra, una de las más leí­das. Pa­ra ella, “los blogs son más he­re­de­ros de las mo­les­ki­nes que de los fan­zi­nes, sin em­bar­go, tie­nen un po­co de to­do”.

Len­gua­jes y mo­dos dis­tin­tos.

En una pri­me­ra lec­tu­ra, Fé­lix de Azúa pue­de pa­re­cer más en­sa­yís­ti­co en sus posts que en los ar­tícu­los que pu­bli­ca en pren­sa. Es el pro­pio escritor quien lo des­mien­te. “Yo di­ría que son lo mis­mo, la verdad es que no sé es­cri­bir de dos ma­ne­ras di­fe­ren­tes”.

No obs­tan­te, da­das las fre­cuen­tes cor­ta­pi­sas a las que es so­me­ti­do el pe­rio­dis­mo, aca­so sea la in­for­ma­ción la ac­ti­vi­dad por an­to­no­ma­sia de los blogs. Es­tá cla­ro que al blog­ger le es po­si­ble sor­tear to­das las ba­rre­ras que pue­den cen­su­rar la ac­ti­vi­dad in­for­ma­ti­va. No es ese, des­de lue­go, el ca­so de España. De Azúa ase­gu­ra que go­za de “la mis­ma li­ber­tad, sin du­da”, en sus co­la­bo­ra­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas que en su bi­tá­co­ra. Pe­ro el pa­pel ju­ga­do por es­tos dia­rios on-li­ne en la pa­sa­da Pri­ma­ve­ra ára­be y en los paí­ses con la pren­sa

Hay quien tie­ne va­rios blogs pe­ro, co­mo Fé­lix de Azúa, no sa­be es­cri­bir de dos ma­ne­ras di­fe­ren­tes

so­juz­ga­da nos de­mues­tra que el blog­ger pue­de sal­var las cen­su­ras que ate­na­zan a los in­for­ma­do­res tra­di­cio­na­les.

Lo que ya no es­tá tan cla­ro es aque­llo que di­fe­ren­cia al blog li­te­ra­rio del me­ra­men­te in­for­ma­ti­vo. Ale­jan­dro Gán­da­ra, res­pon­sa­ble de El escorpión, uno de los blogs de crea­ción más seguidos, sos­tie­ne que la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre li­te­ra­tu­ra e in­for­ma­ción es­tri­ba en que el post li­te­ra­rio “tie­ne que de­jar es­pa­cio al lec­tor y su­mi­nis­trar­le pre­gun­tas que el au­tor tam­bién se ha­ce. En cier­to sen­ti­do no es una pie­za, sino que es un pro­ce­di­mien­to y, con suer­te, un pro­ce­so”.

Manuel Hi­dal­go in­tro­du­ce una “pe­que­ña par­te es­pe­cu­la­ti­va” tan­to en su bi­tá­co­ra co­mo en sus co­lum­nas. Pe­ro aún así, tam­bién ha­bla de dis­tin­cio­nes en­tre am­bas. Son dos for­mas de es­cri­tu­ra que obe­de­cen a “un pro­ce­di­mien­to to­tal­men­te dis­tin­to”. La di­fe­ren­cia ra­di­ca en que “el blog es un re­cuen­to de lec­tu­ras, pe­lí­cu­las u obras de teatro en bus­ca de una fra­se que me per­mi­ta la es­pe­cu­la­ción. El blog tie­ne una es­truc­tu­ra con­sis­ten­te en des­crip­ción, ci­ta y glo­sa, bas­tan­te de­fi­ni­da, que no tie­ne na­da que ver ni con la es­truc­tu­ra ni con las mo­ti­va­cio­nes de las co­lum­nas”. Lu­na Mi­guel: “Mi blog es un cam­po de prue­bas en don­de pu­bli­co, muy a me­nu­do, fotos, re­fle­xio­nes, en­tra­das de dia­rio. En oca­sio­nes es inevi­ta­ble que al­guno de es­tos tex­tos del blog pa­se a los li­bros, tras un pro­ce­so de co­rrec­ción y de me­di­ta­ción. Sin em­bar­go, el blog es una obra en sí. Úni­ca y pu­bli­ca­da. Los que lle­va­mos años sir­vién­do­nos de es­tas pla­ta­for­mas ya los con­ce­bi­mos co­mo al­go úni­co”. En reali­dad, el len­gua­je de los blogs aún se es­tá per­fi­lan­do. “To­da­vía no

es­ta­mos muy se­gu­ros de có­mo de­be­mos es­cri­bir en la Red”, es­ti­ma Ba­si­lio Bal­ta­sar. Ade­más de blog­ger, Bal­ta­sar es el di­rec­tor de El Boo­me­ran(g), una pla­ta­for­ma en la que, jun­to a los de Fé­lix de Azúa y Jorge Vol­pi, tie­nen ca­bi­da los blogs de Pa­tri­cio Pron, Vi­cen­te Ver­dú, Rafael Ar­gu­llol y Mo­li­na Foix, en­tre otros es­cri­to­res. “He­mos re­cha­za­do la jer­ga im­pues­ta por unos me­dios ve­lo­ces, bre­ves e irre­fle­xi­vos. No ha­ce fal­ta ser breve, ni mu­cho me­nos irre­fle­xi­vo”. Pa­ra Gán­da­ra, “El blog es, co­mo sue­le de­cir­se, lo obli­cuo y tam­bién la re­fu­ta­ción (dia­léc­ti­ca) de una ma­ne­ra de re­pre­sen­tar la reali­dad, es de­cir, de lo pre­sun­ta­men­te com­par­ti­do. Es al­go per­so­nal es­tam­pa­do con­tra el fon­do de lo común. Eso pue­de pro­du­cir di­so­nan­cias, pe­ro su ob­je­ti­vo es un equi­li­brio ma­yor en­tre la in­for­ma

ción y los mo­dos de asu­mir­la”.

La cla­ve, cons­tan­cia.

En cual­quier ca­so, la re­gu­la­ri­dad en la pu­bli­ca­ción de nue­vos asien­tos es una cues­tión fun­da­men­tal pa­ra que lle­gue a dar­se esa fa­mi­lia­ri­dad ex­tra­ña –e inexis­ten­te en li­te­ra­tu­ra im­pre­sa- que pa­re­ce es­ta­ble­cer­se en­tre el au­tor y el lec­tor en la pan­ta­lla del or­de­na­dor. En lo que a Trapiello se re­fie­re, más que de pun­tua­li­dad, hay que ha­blar de ri­gu­ro­sa cons­tan­cia. Pu­so en mar­cha He­me­ro­fle­xia en mar­zo de 2011. Des­de en­ton­ces no ha fal­ta­do ni

un so­lo día a la ci­ta con sus lec­to­res. So­lo el 3% de los blogs que se abren se ac­tua­li­zan se­ma­nal­men­te y so­lo en el 55% de los ca­sos per­ma­ne­ce ac­ti­vo a los tres me­ses de su aper­tu­ra.

“Yo mis­mo es­toy sor­pren­di­do de esa pun­tua­li­dad que tie­ne que ver, su­pon­go, con al­gu­na en­dor­fi­na, la sa­tis­fac­ción del de­ber cum­pli­do, la obra bien he­cha”, co­men­ta Trapiello. Tam­bién re­co­no­ce que otro de los ali­cien­tes que en­cuen­tra en el post dia­rio es “sa­ber que la pun­tua­li­dad y la re­gu­la­ri­dad se­rán apre­cia­das por per­so­nas que tam­bién acu­den pun­tual y re­gu­lar­men­te a su en­cuen­tro”. En ese mis­mo as­pec­to vie­ne a abun­dar Bal­ta­sar, quien re­co­mien­da a todos los au­to­res de su pla­ta­for­ma “sos­te­ner la re­gu­la­ri­dad, por­que el há­bi­to sos­tie­ne el in­te­rés de los lec­to­res”. “Nos gus­ta ima­gi­nar al lec­tor de El Boo­me­ran(g) co­mo el que fre­cuen­ta a todos sus au­to­res, al­guien fa­mi­lia­ri­za­do con la po­li­fo­nía de vo­ces”, afir­ma.

Ale­jan­dro Gán­da­ra es­ti­ma que “ca­da blog tie­ne un rit­mo y en mi ca­so coin­ci­di­mos en él tan­to la di­rec­ción del pe­rió­di­co co­mo yo. Tam­bién de­pen­de de la cla­se de post. A ve­ces hay que de­jar es­pa­cio y otras exi­ge no de­jar­lo”.

La fre­cuen­cia con la que un blog es ci­ta­do por otros blog­gers en sus bitácoras cons­ti­tu­ye lo que los ex­per­tos lla­man el “ín­di­ce de au­to­ri­dad”. Y es que otra de las co­sas que más lla­man la aten­ción en es­tas pro­pues­tas on-li­ne es la par­ti­ci­pa­ción en ellas de sus lec­to­res. Las ano­ta­cio­nes que in­clu­yen al fi­nal de ca­da asien­to, al­go im­po­si­ble en la li­te­ra­tu­ra im­pre­sa, cons­ti­tu­yen una co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta y ca­si siem­pre in­me­dia­ta con el au­tor.

Ba­si­lio Bal­ta­sar: “No nos gus­ta la jer­ga im­pues­ta. En los blogs no ha­ce fal­ta ser ni breve ni irre­fle­xi­vo”

“Aho­ra los co­men­ta­rios na­ve­gan más por Twit­ter y por Facebook que por el es­pa­cio con­cre­to del blog –co­men­ta Gán­da­ra–. El en­cuen­tro di­rec­to se ha trans­for­ma­do en al­go más en­re­ve­sa­do, que exi­ge un tiem­po y un gus­to por la aven­tu­ra del que ca­rez­co. Pe­ro cla­ro que pres­to aten­ción a los co­men­ta­rios de los lec­to­res”. Y es cu­rio­so que en mu­chos ca­sos los es­cri­to­res tra­ba­jen sin re­ci­bir por ello emo­lu­men­to al­guno. Tal es el ca­so de los blogs que ope­ran des­de pla­ta­for­mas pú­bli­cas co­mo Blog­ger. “El di­ne­ro nun­ca es ra­zón su­fi­cien­te. Pe­ro es con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que pue­dan ha­cer­se las obras. El tra­ba­jo de un escritor ha de pa­gar­se. Po­co o mu­cho –con­si­de­ra Trapiello–. Sin em­bar­go, en el mo­men­to en que vi­vi­mos en In­ter­net, el del to­do gra­tis, siem­pre ha­bría gen­te que di­je­ra: por qué pa­gar al­go que pue­do dar­me gra­tis o pi­ra­tea­do. De mo­men­to me gano la vi­da con otras obras y no me plan­teo si es o no gra­tis, so­lo si lo que ha­go es­tá o no bien”. Ani­ka Lillo, que des­de su web Ani­ka

en­tre li­bros se ha con­ver­ti­do en una de las gran­des di­vul­ga­do­ras de la li­te­ra­tu­ra en la Red, sos­tie­ne que “es cues­tión de ca­da uno im­po­ner las nor­mas. Pe­ro pa­ra po­der ha­cer­lo hay que ga­nár­se­lo”.

1

2

1. Ba­si­lio Bal­ta­sar di­ri­ge ‘El Boo­me­ran (g)’, un blog de blogs en el que par­ti­ci­pan mu­chos es­cri­to­res. 2. Andrés Trapiello creó la bi­tá­co­ra ‘He­me­ro­fle­xia’ en 2011 y no ha fal­ta­do a la ci­ta con los lec­to­res ni un so­lo día. 3. Ale­jan­dro Gán­da­ra es de los que ha­ce ca­so a los co­men­ta­rios de los lec­to­res, aun­que mu­chos de es­tos se han pa­sa­do a las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.