Con­tra la verdad

Nos gus­ta pen­sar que hay una verdad, que es la nues­tra, pe­ro un mun­do con una úni­ca verdad es un to­ta­li­ta­ris­mo.

Tiempo - - VISIONES -

Pa­ra Ja­net Mal­colm, “to­do pe­rio­dis­ta no de­ma­sia­do es­tú­pi­do sa­be que lo que ha­ce es mo­ral­men­te in­de­fen­di­ble”

a todos nos ha pa­sa­do: te­ne­mos una dis­cu­sión con nues­tra pa­re­ja y nos echa­mos en ca­ra epi­so­dios pa­sa­dos. Pe­ro re­sul­ta que no son los mis­mos epi­so­dios. Nues­tro pa­seo ro­mán­ti­co fue pa­ra ella una en­ce­rro­na. Ese re­ga­lo tierno, un desa­tino mo­nu­men­tal. Aque­lla bro­ma inocen­te, una ver­güen­za pú­bli­ca. En su me­mo­ria, nues­tra his­to­ria común tie­ne otro sig­ni­fi­ca­do, en su­ma, es otra me­mo­ria. Si no po­de­mos afe­rrar­nos a una verdad só­li­da ni si­quie­ra en nues­tra vi­da per­so­nal, ¿có­mo po­dre­mos ha­cer­lo fren­te a una op­ción po­lí­ti­ca, la his­to­ria de un país, o in­clu­so un cri­men?

Esa es la pregunta que se ha­ce Ja­net Mal­colm en su úl­ti­mo li­bro, Ifi­ge­nia en Fo­rrest Hills (De­ba­te). A par­tir del jui­cio con­tra Ma­zol­tuv Bo­ru­jo­va por el ase­si­na­to de su exes­po­so, Da­niel Ma­la­kov, es­ta re­por­te­ra del New Yor­ker ana­li­za los ar­gu­men­tos a fa­vor y en con­tra de la acu­sa­da. Pri­me­ro nos mues­tra que Bo­ru­jo­va es ne­ce­sa­ria­men­te inocen­te. Des­pués em­pe­za­mos a sos­pe­char que es cul­pa­ble. Y fi­nal­men­te com­pren­de­mos que nun­ca lo sa­bre­mos. Pe­ro la Jus­ti­cia no pue­de es­ca­quear­se de sa­ber­lo. De to­do jui­cio de­be sur­gir una sen­ten­cia, aun­que no se ten­ga to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra sus­ten­tar­la. Ja­net Mal­colm en­tre­vis­ta a tes­ti­gos del ca­so, ju­ra­dos y fun­cio­na­rios pú­bli­cos pa­ra des­bro­zar pa­so a pa­so el pro­ce­di­mien­to que im­pli­ca sal­var o con­de­nar a al­guien. Y así nos en­se­ña el cú­mu­lo de pre­jui­cios, ideo­lo­gías y, en al­gún ca­so, psi­co­pa­tías in­di­vi­dua­les que con­du­ce a una de­ci­sión del sis­te­ma ju­di­cial. El re­sul­ta­do da mu­cho mie­do: si tan so­lo un asis­ten­te pú­bli­co hu­bie­se si­do di­fe­ren­te, si el ju­ra­do es­tu­vie­se com­pues­to por más mu­je­res, o si el juez no tu­vie­se que sa­lir de va­ca­cio­nes, el ve­re­dic­to va­ria­ría sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. En su­ma, que la verdad ju­di­cial de­pen­de de un mon­tón de cho­rra­das. No es la pri­me­ra vez que Mal­colm nos de­ja con es­ta po­co ami­ga­ble con­clu­sión. En reali­dad, es­ta re­por­te­ra ya se ha en­sa­ña­do con ca­si to­das las áreas del sa­ber: La mu­jer en si­len­cio era una de­mos­tra­ción de que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, es im­po­si­ble es­cri­bir una bio­gra­fía de al­guien sin re­pro­du­cir un mon­tón de men­ti­ras in­tere­sa­das. Y El pe­rio­dis­ta y el ase­sino co­men­za­ba con las si­guien­tes pa­la­bras: “To­do pe­rio­dis­ta que no sea de­ma­sia­do es­tú­pi­do o de­ma­sia­do en­greí­do pa­ra no ad­ver­tir lo que en­tra­ña su ac­ti­vi­dad sa­be que lo que ha­ce es mo­ral­men­te in­de­fen­di­ble”. Alen­ta­dor, ¿verdad?

Pe­ro en reali­dad, ¿po­dría ser de otro mo­do? Nos gus­ta pen­sar que hay una gran verdad, que siem­pre, por ca­sua­li­dad, es la nues­tra. Lee­mos los pe­rió­di­cos que con­fir­man que te­ne­mos ra­zón y nos ro­dea­mos de amigos que pien­san co­mo no­so­tros. Na­die va por ahí pen­san­do que es­tá equi­vo­ca­do o que es de­ma­sia­do ton­to pa­ra en­ten­der las co­sas. Y sin em­bar­go, si al­guien es­tu­vie­se en po­der de to­da la verdad, no ha­ría fal­ta la de­mo­cra­cia, en la que se es­co­ge por vo­ta­ción qué par­ti­do tie­ne ra­zón. Tam­po­co ha­ría fal­ta la li­ber­tad de ex­pre­sión, ya que bas­ta­ría con el pe­rió­di­co que di­je­se la verdad. Y de pa­so, to­da la his­to­ria de la fi­lo­so­fía se­ría in­ne­ce­sa­ria. Un mun­do con una úni­ca verdad es, sim­ple­men­te, un to­ta­li­ta­ris­mo. Así que la obra de Mal­colm, en el fon­do, es de lo más op­ti­mis­ta. De verdad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.