“Dis­fru­to de es­tar sol­te­ra”

Des­pués de tres años ale­ja­da de la gran pan­ta­lla, re­gre­sa por la puer­ta gran­de. Su be­lle­za y su ta­len­to pa­ra los pa­pe­les dra­má­ti­cos la han lle­va­do a lo más al­to.

Tiempo - - CULTURA - POR MARÍA ES­TÉ­VEZ (Nue­va York)

las si­re­nas mi­to­ló­gi­cas can­ta­ban pa­ra se­du­cir a los ma­ri­ne­ros, que, irre­vo­ca­ble­men­te, que­da­ban pa­ra siem­pre atra­pa­dos en su ma­gia. A esa tribu de mu­je­res per­te­ne­ce Char­li­ze The­ron, que sa­le del mar, se trans­for­ma en ac­triz y, con­fun­dién­do­nos con su gla­mour, nos en­vuel­ve en una red de la que in­va­ria­ble­men­te nin­guno quie­re es­ca­par. Ta­len­to­sa, es pro­pen­sa a en­te­rrar su im­pre­sio­nan­te be­lle­za en in­ter­pre­ta­cio­nes de gran ca­li­bre co­mo la que le pro­por­cio­nó un Oscar en el fil­me Mons­ter. Su nue­va pe­lí­cu­la es Young Adult, don­de da vi­da a Ma­vis Gary, una escritora fan­tas­ma de no­ve­las pa­ra ado­les­cen­tes que re­gre­sa a su pue­blo na­tal en la ru­ral Min­ne­so­ta pa­ra atraer a su aho­ra ca­sa­do ex­no­vio. Dan­do vi­da a una mu­jer que se ha ol­vi­da­do de ma­du­rar y con ac­ti­tud psi­có­ti­ca, The­ron es mor­daz­men­te cáus­ti­ca y di­ver­ti­dí­si­ma­men­te fran­ca. En Nue­va York pu­di­mos ha­blar con ella so­bre Young Adult su pri­me­ra pe­lí­cu­la en ca­si tres años. Du­ran­te ese tiem­po, se pre­pa­ró pa­ra pro­ta­go­ni­zar Blan­ca­nie­ves y la le­yen­da del ca­za­dor y Pro­met­heus y Fury Road, una am­bi­cio­sa con­ti­nua­ción de Mad Max que se re­tra­só re­pe­ti­das ve­ces y que aún no se ha fil­ma­do. Ade­más, tra­ba­jó en pro­yec­tos en desa­rro­llo con su com­pa­ñía de pro­duc­ción, in­clu­yen­do una se­rie dra­má­ti­ca pa­ra HBO con Da­vid Fin­cher. Y ter­mi­nó su re­la­ción con el ac­tor ir­lan­dés Stuart Town­send des­pués de ca­si una dé­ca­da jun­tos. Us­ted es la an­tí­te­sis de una ac­triz di­va de­di­ca­da al gla­mour y al pre­ten­der. He apren­di­do que la vi­da no es una prue­ba de ves­tua­rio y que uno de­be vi­vir­la co­mo quie­re. No quie­ro lle­gar a los 80 años y pen­sar: “Oh Dios mío, có­mo me hu­bie­ra gus­ta­do dis­fru­tar la vi­da”. Vi­vo co­mo quie­ro. No creo en los li­bros de re­glas. Ten­go la suer­te de tener un tra­ba­jo que me gus­ta y por el que me pa­gan muy bien. No sé có­mo de­mo­nios lo he con­se­gui­do. Pe­ro vi­vo es­tu­pen­da­men­te. Ven­go de un lu­gar [Su­dá­fri­ca] don­de, evi­den­te­men­te, hay gen­te po­co afor­tu­na­da. El gla­mour for­ma par­te de su fa­cha­da, es ese pol­vo má­gi­co que de­rra­ma pa­ra con­quis­tar pe­ro que de­ja a un la­do ca­da vez que un per­so­na­je con sus­tan­cia cru­za por la me­sa de su des­pa­cho en las co­li­nas de Holly­wood . Pa­ra mí es­te tra­ba­jo es ca­tár­ti­co, mi te­ra­pia per­so­nal. Cuan­do pue­des des­pe­da­zar un per­so­na­je y en­ten­der la suer­te que tie­nes de po­der in­ter­pre­tar­lo es co­mo vol­ver al co­le­gio y ju­gar con tus amigos en el re­creo. Ten­go la for­tu­na de po­der in­ter­pre­tar personajes co­mo Ma­vis, un ser hu­mano real, con pro­ble­mas reales, y al mis­mo tiem­po des­cu­brir co­sas so­bre uno mis­mo que no sa­bía. Es­ta vez, con Ma­vis, ha ele­gi­do con­ver­tir­se en una escritora de historias ado­les­cen­tes con se­rios pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos que no sa­be, ni quie­re, cre­cer y, co­mo los personajes de sus no­ve­las, vi­ve en un pa­sa­do que aun­que ella no lo acep­te em­pie­za a ser le­jano. Es­ta­ba ob­se­sio­na­da con tra­ba­jar con Ja­son Reit­man... Él era el pri­me­ro en mi lis­ta de di­rec­to­res. De al­gún mo­do nos en­con­tra­mos en una ce­na y em­pe­za­mos a ha­blar de Young Adult. Creo que la com­bi­na­ción de Reit­man y Dia­blo Cody, co­mo guio­nis­ta, es jo­di­da­men­te sen­sa­cio­nal. Un pa­que­te

“Es­ta­ba ob­se­sio­na­da con tra­ba­jar con Ja­son Reit­man... Él era el pri­me­ro en mi lis­ta de di­rec­to­res”

com­ple­to que no es­ta­ba dis­pues­ta a de­jar es­ca­par. Sus res­pues­tas, por pre­ci­pi­ta­das y brus­cas, son de­mo­le­do­ras. Vol­ve­mos a Young Adult, a ese per­so­na­je que no acierta a adap­tar­se a lo que ocu­rre a su al­re­de­dor. Ca­da uno al­can­za la ma­du­rez de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Ma­vis se en­fren­ta a pro­ble­mas se­rios, a los que mu­chas mu­je­res en la trein­te­na tie­nen que so­bre­po­ner­se. Lo ma­lo es que se en­fren­ta a ellos con las he­rra­mien­tas de una jo­ven de 16 años. No es­ta­mos tra­tan­do de de­cir con es­te fil­me que todos de­be­mos ma­du­rar, es­ta no es la his­to­ria de Pe­ter Pan. Es­te es un cuen­to en el que, si no te en­fren­tas a la vi­da de una cier­ta for­ma, la vi­da va a ve­nir a mor­der­te en el cu­lo. No sé si yo he que­ri­do al­gu­na vez ser una per­so­na adul­ta. Sé có­mo en­fren­tar­me co­mo adul­to a las co­sas, pe­ro no quie­ro pen­sar que soy adul­ta. Sim­ple­men­te pien­so que soy vie­ja [ri­sas]. Us­ted es­tu­vo dos años sin tra­ba­jar y aho­ra re­gre­sa con tres pe­lí­cu­las a lo gran­de, Young Adult, Blan­ca­nie­ves y la le­yen­da del ca­za­dor y Pro­met­heus. Voy a ser muy ho­nes­ta: no lo echa­ba de me­nos. Es di­fí­cil ex­tra­ñar al­go cuan­do no ha­bía na­da que tu­vie­ra la chis­pa pa­ra emo­cio­nar­me. ¿Dón­de es­ta el gla­mour de Char­li­ze The­ron? Yo soy an­ti­gla­mour, cre­cí en Áfri­ca. Le ha­go un quie­bro pre­gun­tán­do­le si, igual que su per­so­na­je, sien­te la ne­ce­si­dad de for­mar una fa­mi­lia. Dios mío, no. Dis­fru­to del he­cho de que es­toy sol­te­ra. He es­ta­do muy có­mo­da vi­vien­do las re­la­cio­nes que he te­ni­do y soy una bes­tia mo­nó­ga­ma. Me sien­to en mi am­bien­te cuan­do es­toy en una re­la-

“Ten­go la suer­te de ha­ber re­ci­bi­do un mon­tón de opor­tu­ni­da­des que real­men­te no sé si me­re­cía”

ción. Pe­ro es bueno sen­tir que tam­bién es­toy có­mo­da fue­ra de una re­la­ción. Mi des­tino te­nía que desa­rro­llar­se de es­ta ma­ne­ra. Es bueno. Me va bien. Llé­va­te tu ani­llo de ca­sa­da y vuel­ve a po­ner­lo en su lu­gar, yo no lo ne­ce­si­to. ¿Es us­ted una mu­jer con sen­ti­do del hu­mor? Siem­pre he te­ni­do un sen­ti­do del hu­mor en­fer­mo, re­tor­ci­do. Pe­ro mi tra­ba­jo, por al­gu­na ra­zón, siem­pre ha es­ta­do en­fo­ca­do ha­cia el dra­ma. Creo que es por­que en reali­dad nun­ca me he sen­ti­do tan in­cli­na­da por un gé­ne­ro, sino por personajes que se sien­tan reales. Sí creo que en la co­me­dia es más di­fí­cil en­con­trar personajes que no re­sul­ten ca­ri­ca­tu­res­cos. Siem­pre di­je que me en­can­ta­ría ha­cer al­go co­mo el ti­po de co­me­dia que ha­cen los her­ma­nos Coen, que pro­fun­di­za en la psi­co­lo­gía de los personajes. Y eso es di­fí­cil de en­con­trar, y sien­to que mi ca­rre­ra apun­ta­ba en otra di­rec­ción. ¿Se sien­te li­bre aho­ra que pue­de in­ter­pre­tar personajes fan­tás­ti­cos, co­mo la bru­ja de Blan­ca­nie­ves o la es­tre­lla de Pro­met­heus, la nue­va pe­lí­cu­la de Rid­ley Scott? Sé que soy muy afor­tu­na­da. Ten­go la suer­te de ha­ber re­ci­bi­do un mon­tón de opor­tu­ni­da­des que real­men­te no sé si me­re­cía. Tam­po­co sé si al­gu­na vez voy a sen­tir­me li­bre. Du­ran­te los ocho pri­me­ros años de mi ca­rre­ra ha­cía lo que me ofre­cían por­que era lo úni­co que se me per­mi­tía. Cuan­do ne­ce­si­tas el tra­ba­jo, to­das las apues­tas son ma­las. Tie­nes que acep­tar lo que lle­ga a tus ma­nos, sea bueno o sea ma­lo. Yo tu­ve la suer­te de que una de esas ofer­tas me abrió las puer­tas a otras me­jo­res. Es­toy muy agra­de­ci­da a Patty Jen­kins, a Niki Ca­ro y a Ja­son Reit­man por ha­ber lle­ga­do a mi vi­da. Ellos real­men­te son los que me han da­do opor­tu­ni­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.