Un jue­ves que no de­be­ría­mos ol­vi­dar

La huel­ga ge­ne­ral ha si­do efec­to de una cri­sis que co­men­zó en lo eco­nó­mi­co y que se ha trans­for­ma­do en el que­bran­ta­mien­to mo­ral de la so­cie­dad.

Tiempo - - CULTURA -

Xuan ce­rró el chi­rin­gui­to el miér­co­les, a eso de las diez de la no­che, y no le vol­vi­mos a ver el pe­lo has­ta el vier­nes. Me hi­zo la cus­qui. Me ha­bía que­da­do sin tó­ni­ca y él es mi pro­vee­dor ha­bi­tual; de eso, de pa­pel de co­ci­na y de chi­cles, que me re­ga­la con su más res­plan­de­cien­te son­ri­sa ca­da vez que me gas­to en su tien­da más de diez eu­ros. A mí no me gus­tan los chi­cles pe­ro có­mo le vas a de­cir eso a Xuan, el chino de la tien­de­ci­ta de mi ca­lle, que evi­den­te­men­te no se lla­ma Xuan pe­ro que se au­to­bau­ti­zó así, a la as­tu­ria­na, cuan­do se dio cuenta de que le iba a lle­var años lo­grar que los clien­tes me­mo­ri­zá­se­mos el enig­má­ti­co nom­bre si­la­bea­do que le pu­sie­ron en China.

El ca­so es que Xua­nín hi­zo huel­ga el 29-M. Siem­pre lo ha­ce. El hom­bre echa más ho­ras en el ta­bu­co que las que yo he echa­do o echa­ré en to­da mi vi­da en cual­quier par­te, pe­ro él, su mu­jer y sus dos hi­jos -el pe­que­ño, de 3 años, es lo más gua­po y lo más tras­to que se ha vis­to en el mun­do- vi­ven de mi­la­gro, con­tan­do los cén­ti­mos y tra­tan­do de fi­de­li­zar a los clien­tes a ba­se de chi­cles, y le ate­rra que un cha­la­do em­bra­ve­ci­do de los pi­que­tes le des­gra­cie la lu­na de un la­dri­lla­zo. O se la pin­te. O le ti­re las es­tan­te­rías. O le pe­gue fue­go al edi­fi­cio. Eso es lo que me di­jo (al me­nos lo in­ten­tó, por­que el es­pa­ñol de Xuan... en fin) des­pués de la úl­ti­ma huel­ga ge­ne­ral, la de sep­tiem­bre de 2010. To­do eso es lo que le ase­gu­ran que su­ce­de­rá los in­des­ci­fra­bles y se­ve­ros lo­cu­to­res de la televisión ofi­cial china que Xuan ve siem­pre, y que cons­ti­tu­ye su úni­co me­dio de en­te­rar­se de lo que ocu­rre en el pla­ne­ta Tie­rra. Lo mis­mo les pa­sa a todos los chi­nos de las in­me­dia­cio­nes, ca­da cual con su tien­de­ci­ta. Ce­rra­ron todos el jue­ves, cla­ro es­tá. Y yo sin tó­ni­ca. Es la una y diez de la ma­dru­ga­da del 29. Comienza a oír­se la in­so­por­ta­ble ma­tra­ca de los he­li­cóp­te­ros, que creen que es­tán pa­ra vi­gi­lar­nos a todos pe­ro que en reali­dad son el mé­to­do más efi­caz pa­ra con­se­guir que ab­so­lu­ta­men­te to­do el mun­do se en­te­re de que hay huel­ga y gen­te por la ca­lle. Veo que la per­sia­na me­tá­li­ca del pub que hay jus­to en­fren­te de mi por­tal es­tá a me­dio echar, y que den­tro hay luz. No me gus­ta ese si­tio: de­ma­sia­do pi­jo, de­ma­sia­do os­ten­to­so y de­ma­sia­do ca­ro, pe­ro ne­ce­si­to tó­ni­ca, así que me cue­lo. Soy el úni­co, apar­te de los tres ca­ma­re­ros de pa­ja­ri­ta y del due­ño, un ti­po gran­dón y re­pei­na­do que me ob­ser­va de tra­vés. Ex­pli­co mi pro­ble­ma, les pi­do el fa­vor. Mien­tras uno de los chi­cos bus­ca las bo­te­llas, tra­to de mos­trar­me ama­ble: –¿No cie­rran us­te­des? El ti­po re­pei­na­do se vuel­ve y me cla­va los ojos. Le lle­va unos se­gun­dos de­ci­dir que, a pe­sar de mi as­pec­to des­ali­ña­do, no pa­rez­co de­ma­sia­do pe­li­gro­so, así que se en­cam­pa­na:

-A mí me van a de­cir lo que ten­go que ha­cer esos la­dro­nes de sin­di­ca­lis­tos.

Lo de sin­di­ca­lis­tos lo suel­ta con una son­ri­sa de des­pre­cio y a la vez de se­gun­da in­ten­ción, co­mo si di­je­se: eh, tú, prin­gao con pin­ta de sa­bi­di­llo, que ya ves que yo leo pren­sa de la bue­na.

El sen­ti­do común.

Son­río, pa­go, le doy las gra­cias (tam­bién la mano) y me voy. En tu bar no hay na­die, pien­so, pe­ro no por la huel­ga sino por­que nun­ca hay na­die, so­lo los fi­nes de se­ma­na tie­nes gen­te. Y eso a lo me­jor su­ce­de por­que me aca­bas de co­brar 12 eu­ros por cua­tro bo­te­llas de tó­ni­ca pa­ra dar­le pos­tín a tu mier­da de si­tio, o por­que eres un ti­po des­agra­da­ble, por­que tus em­plea­dos te odian y te te­men, y se les no­ta. Si es­to si­gue así, ca­ma­ra­da, qui­zá pron­to ten­gas que tras­pa­sar tu chi­gre pre­sun­tuo­so y bus­car tra­ba­jo, co­mo tan­tos, en el bar de otro al que le va­ya me­jor. Ese otro te con­tra­ta­rá, si tie­nes suer­te, a tiem­po par­cial, y por la mis­ma mier­da que pa­gas a los tres po­bres de la pa­ja­ri­ta. Y a lo me­jor se te ba­jan los hu­mos. Y a lo me­jor, oja­lá, ne­ce­si­tas de la ayu­da de esos “la­dro­nes sin­di­ca­lis­tos”. Y qui­zá en­ton­ces apren­das a lla­mar­les de otra ma­ne­ra. Im­bé­cil.

En el fon­do del co­ra­zón me da pe­na es­cri­bir aho­ra que la huel­ga ge­ne­ral ha si­do un éxi­to. Es verdad que lo ha si­do. Pe­ro es co­mo fe­li­ci­tar a un en­fer­mo por­que la ampu­tación de su pier­na ha sa­li­do es­tu­pen­da­men­te. De acuer­do, pe­ro sin du­da ha­bría si­do mu­cho me­jor que no hu­bie­se ha­bi­do que ampu­tar, ¿no? Del mis­mo mo­do, he vis­to de­ce­nas, cien­tos de mi­les de per­so­nas en la ca­lle gri­tan­do es­ló­ga­nes que ya eran vie­jos cuan­do yo na­cí; he vis­to pan­car­tas, ban­de­ras, ga­vi­llas de gen­te de as­pec­to eu­fó­ri­co. Un éxi­to, sí, di­je­ra lo que di­je­se la pren­sa pa­leo­fran­quis­ta y pa­leo­cris­tia­na (en mu­chos ca­sos, las dos co­sas a la vez), que a las do­ce y cin­co de la no­che ya cla­ma­ba en In­ter­net que la mo­vi­li­za­ción era un fra­ca­so. No lo fue, pe­ro no de­jo de pen­sar que ha­bría si­do mu­cho me­jor pa­ra todos que no exis­tie­sen mo­ti­vos pa­ra ha­cer huel­ga. Y los mo­ti­vos no son co­mo los pul­go­nes, que se re­pro­du­cen por par­te­no­gé­ne­sis. Los mo­ti­vos los po­ne ahí al­guien.

Sé po­co de economía, pe­ro creo que no me fal­ta sen­ti­do común. No en­tien­do una re­for­ma la­bo­ral que pro­me­te crear empleo me­dian­te el as­tu­to sis­te­ma de ha­cer que el des­pi­do sea ca­si gra­tui­to y de per­mi­tir que, con un le­ve for­ma­lis­mo le­gal, te ba­jen el suel­do. Si nos lo te­ne­mos que ba­jar todos por­que los mer­ca­dos es­to y Mer­kel lo otro, pues que así sea. Pe­ro lo que se es­tá es­ti­mu­lan­do, que no crean­do, es, en pri­mer lu­gar, la co­di­cia; e in­me­dia­ta­men­te des­pués el ren- cor, la in­qui­na en­tre quie­nes con­tra­tan y quie­nes son con­tra­ta­dos.

Mi pa­dre es em­pre­sa­rio. Ha di­ri­gi­do un la­bo­ra­to­rio du­ran­te me­dio si­glo. Des­de el pri­mer mo­men­to tuvo cla­rí­si­mo que su em­pre­sa so­lo sal­dría ade­lan­te si sus em­plea­dos es­ta­ban sa­tis­fe­chos y sen­tían es­tí­mu­los pa­ra tra­ba­jar. Así lo hi­zo: les pa­gó de­cen­te­men­te, les ayu­dó a for­mar­se, in­clu­so les ani­mó a es­ta­ble­cer­se por su cuenta. Hoy es un ju­bi­la­do fe­liz al que la gen­te quie­re. Mi her­mano Pa­co, sin em­bar­go, es ase­sor la­bo­ral. Me ex­pli­ca, ate­rra­do, có­mo clien­tes su­yos de to­da la vi­da, “em­pre­sa­rios”, le pi­den ayu­da pa­ra pa­gar­le a Pé­rez la mi­tad de lo que le pa­gan por ha­cer lo que ha­ce. O có­mo des­pe­dir­lo y con­tra­tar en su lu­gar a un cha­val que les ha­ga el avío por tres pe­rras. Pa­co sue­le de­cir que, pa­ra eso, que se bus­quen a otro. La gen­te se le ríe en la ca­ra, por de­trás le lla­ma ro­jo (¿?) y, efec­ti­va­men­te, se bus­can a otro: los hay a pa­ta­das.

Es­ta ca­tás­tro­fe que te­ne­mos en­ci­ma es, sin du­da, eco­nó­mi­ca. Pe­ro no so­lo. Es una gra­ví­si­ma cri­sis mo­ral. Se es­tá fo­men­tan­do le­gal­men­te la in­fe­li­ci­dad de los de­más, la des­truc­ción de su au­to­es­ti­ma, el mie­do y la ley de la sel­va. Es­ta huel­ga, que ya ve­re­mos pa­ra qué sir­ve en reali­dad, ha si­do un es­pas­mo na­cio­nal con­tra eso. Un jue­ves que, tal y co­mo ha sa­li­do, con­ven­dría no ol­vi­dar. Lo mis­mo que com­prar­le tó­ni­ca a Xuan.

Puer­ta del Sol. Ma­ni­fes­ta

ción en Ma­drid el 29-M, con­vo­ca­da al tér­mino del

día de huel­ga ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.