El je­fe y su di­le­ma

Bru­ce Springs­teen ha vuel­to con un dis­co com­pro­me­ti­do y ra­zo­na­ble. Una bo­la ex­tra.

Tiempo - - SELECTOR - J.M. GÓ­MEZ

es uno de los gran­des ico­nos del rock de las úl­ti­mas tres dé­ca­das y for­jó su per­so­na­li­dad con Las uvas de la ira, no el li­bro sino la pe­lí­cu­la de John Ford que na­rra las con­se­cuen­cias de la cri­sis de 1929. Bru­ce tam­bién que­ría triun­far co­mo El­vis Pres­ley. Del cru­ce de ca­mi­nos pu­do que­dar­se en ser John Fo­gerty (el ca­be­za de los Cre­den­ce) pe­ro te­nía la am­bi­ción de con­ver­tir­se en el cro­nis­ta de EEUU, ya que Dy­lan se ha­bía pa­sa­do al la­do críp­ti­co. Han he­cho fal­ta dos gue­rras en Irak, una cri­sis fi­nan­cie­ra y la muer­te de su sa­xo­fo­nis­ta, Cla­ren­ce Clea­mons, pa­ra que vuel­va a her­vir su ra­bia, re­unir a la ban­da de lle­nar es­ta­dios y ju­gar una bo­la ex­tra. El ál­bum man­tie­ne un ni­vel no­ta­ble y eso se agra­de­ce por­que no ne­ce­si­ta la ex­ce­len­cia de The Ri­ver o Born to Run pa­ra lle­nar es­ta­dios. Da la im­pre­sión de que ha es­cu­cha­do a The Po­gues, aque­lla ban­da que ma­ce­ra­ba las vie­jas me­lo­días ir­lan­de­sas con la ener­gía punk.

Bru­ce Springs­teen, ‘Wrec­king Ball’ (Sony)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.